LocalPortada

Así incumple la empresa del autobús municipal las medidas de seguridad contra la Covid

CGT denuncia que a los conductores se le dan dos mascarillas para cien días, si piden una buena se les expedienta, se rellenan los botes de gel hidroalcohólico y duda de la desinfección de los vehículos

Salamanca de Transportes, la empresa del Grupo Ruiz que explota los autobuses municipales de Salamanca ha recibido una advertencia de la Inspección de Trabajo por incumplir algunas medidas de seguridad para empleados y usuarios del transporte público en la pandemia.

 

El sindicato CGT denuncia que la empresa solo da a los empleados dos mascarillas higiénicas lavables y reutilizables cada cien días y si alguno pide alguna o una FFP2 que evitan el contagio, le expedienta. Los autobuses llevan como mampara de separación entre el conductor y los pasajeros un plástico de film transparente (los seis nuevos estrenados esta semana ya vienen con mampara, pero hay 62 en la flota) y duda de las desinfecciones de los vehículos que la empresa dice que realiza cada día. Además, la empresa ha traído a Salamanca las mascarillas que un juez de Murcia le prohibió utilizar allí.

Durante el estado de alarma la empresa colocó unas “barreras protectoras” consistentes en unos plásticos de film trasparente. No se optó por materiales que fueran lavables, persistentes en el tiempo, indeformables, seguros para la conducción o para la seguridad.

La dotación de hidrogeles se hace en botes pequeños que resultan insuficientes, lo mismo que los guantes o mascarillas. En este sentido las primeras mascarillas que se entregan, aunque escasas son del tipo FFp2, puesto que ahora les dotan de mascarillas higiénicas.

En la actualidad la CGT de Salamanca dice que siguen utilizándose como barreras protectoras, para proteger la salud de los conductores de autobuses urbanos, los mismos plásticos que, a su juicio, “son no solo inadecuados para la protección de la salud de las personas trabajadoras, sino que suponen un aumento del riesgo de accidentes por la mala conservación de los mismos”.

Estos plásticos fueron colgados con una cuerda, grapados a la cuerda, con dificultad para correrlos hacia un lado u otro al entrar y salir el conductor. Si se levanta el conductor quedan al nivel del cuello, se opacan a los pocos días, impiden la visibilidad de las personas que suben o bajan del autobús, o la visión de la puerta derecha, así como dificultan la visibilidad del espejo derecho, importante para conocer del tráfico o ver a las personas cercanas al autobús….

A su juicio, «tampoco suponen una modernidad estética conforme a lo que la ciudad y sus ciudadanos se merecen» y le parecen más adecuados materiales de calidad como metacrilatos, pvc, más o menos rígidos, con una altura superior a la que tienen y con sistemas de anclaje más seguro para los trabajadores y para los usuarios.

CGT denuncia que las mascarillas que en estos momentos proporciona la empresa son mascarillas higiénicas reutilizables de 2 capas apta para 50 lavados. Ya Advierte el propio envase que “este dispositivo no es un producto sanitario en sentido de la directiva europea ni un equipo de protección individual en sentido del reglamento de la UE”.

“Estas mascarillas fueron retiradas por mandato de la Inspección de Trabajo de Murcia de la empresa de autobuses de esa Ciudad y como es la misma empresa, las han traído a Salamanca”, denuncia el sindicato.

Recuerda que es obligatorio el uso de las mascarillas en los autobuses al no poderse garantizar la distancia de separación de dos metros y deben tener una protección importante para las personas trabajadoras: no contagiar a los demás y no ser contagiados y esto sólo lo garantiza unas mascarillas tipo Nk95 o FFp2.

Al principio fueron mascarillas tipo FPP2 las que se dotaron a los trabajadores y ahora son unas mascarillas higiénicas. Denuncia que si se rompen, pierden, o se les olvidan no se les proporcionan otras. Es más, la empresa facilita 2 mascarillas para 100 días.

Los guantes solo existen de talla pequeña y no hay disponibilidad suficiente. Señalan desde CGT que los botes de hidrogeles que se proporcionan a los trabajadores son rellenados desconociendo la  composición de ellos y por lo tanto no pueden prevenirse posibles alergias, intolerancias, etc.

En relación a otras medidas de tipo colectivo que la empresa ha tomado, la CGT entiende que «no se está haciendo la desinfección adecuadamente». Así, señala que la empresa “Salamanca de transporte S.A.” desinfecta por la noche los autobuses sin que el sindicato sepa fehacientemente como se hace, cuáles son los productos que se usan y como se realiza y si hay que adoptar alguna media específica antes del manejo del vehículo.

No hay un aumento de plantilla para la realización de estas tareas por lo que recaen sobre personas que ya estaban saturadas con las tareas que venían haciendo por lo que a la CGT “no nos cuadran las cuentas”.

Afirma que tampoco se desinfectan los puestos de trabajo cada vez que se produce un cambio de turno y dice que es incierta la afirmación que hace la empresa de que desinfectan varias veces al día los autobuses.

CGT comenta que en cambio lo que sí hacen es pagar publireportajes sobre lo ejemplar que es la empresa y los reconocimientos que obtienen, publicitar dotación de hidrogeles que luego no existen…

Añade el sindicato que cuando se exige que se cumplan con las medidas de protección de la salud de los trabajadores, la empresa “Salamanca de Transporte S.A.” abre un expediente disciplinario a quien pide estos equipamientos.

Como le ocurrió a un empleado el pasado 1 de julio cuando pidió que se le facilitara una mascarilla para empezar su jornada y se le sancionó con dos días de suspensión de empleo y sueldo.

El sindicato a la empresa Salamanca de transportes «que proteja la salud de sus trabajadores, que cumpla con la normativa de seguridad y salud laboral dotando de los medios obligatorios y recomendados como mascarillas, geles, y guantes en cantidad suficiente. Que proteja a todas las personas con una desinfección adecuada de los vehículos adecuadas y con la frecuencia suficiente. Que coloque mamparas de protección en los autobuses conforme a unos mínimos estándares estéticos y de seguridad para los usuarios y las personas conductoras».

Y que retiren la sanción impuesta al trabajador por haberse negado a trabajar sin los medios de protección adecuados.

CGT comunicó estos hechos a la inspección de Trabajo de Salamanca en mayo de 2020 quien hizo un requerimiento advertencia a la empresa “en orden al cumplimiento  de lo dispuesto en la normativa de prevención de riesgos laborales en relación a las guías elaboradas por el Ministerio de Transporte, movilidad y Agenda Urbana: actualización de la guía elaborada por el SPRL, que incluya las medidas de protección organizativas, técnicas y de protección individual que deben garantizar y proteger adecuadamente al personal trabajador de aquellos riesgos para la salud o su seguridad, en especial los puestos de trabajo de los conductores con atención a usuarios y sin garantías de la distancias mínimas de seguridad (dos metros)” .


Noticias relacionadas

5 comentarios

      1. Con mentalidad como la tuya, poco va a prosperar la sociedad. No es cuestión de ir picando de empresa en empresa. Es cuestión de hacer las cosas bien.
        O a ti los organismos oficiales no te lo exigen? Por esa regala de 3, cambiate de país.
        Por favor, hay que pensar antes de escribir

  1. Que sucios están los autobuses urbanos salmantinos, en los tiempos que corremos necesitan una buena limpieza

Deja un comentario

Botón volver arriba