LocalSucesos

Tres años por tráfico de drogas y agredir a los agentes que lo detuvieron

El acusado manifestó además que iba a quitarles la pistola

La Audiencia Provincial de Salamanca ha condenado a tres años y tres meses de prisión a un hombre por tráfico de sustancias estupefacientes y por un delito de resistencia a la autoridad tras agredir con golpes y patadas a los dos agentes de la Policía Nacional de Salamanca que procedieron a realizar su detención.

 

ICAL / Los hechos se remontan al 19 de septiembre de 2019, cuando los agentes, que realizaban labores de prevención de la delincuencia en las inmediaciones de la calle Las Paces de Salamanca, identificaron a un varón que tenía pendiente una reclamación policial de la Comisaría de Alicante como presunto autor de un delito de robo con fuerza en el interior de un domicilio, que se produjo el 25 de octubre de 2018.

Al detenerle y trasladarle hasta el vehículo policial, el hombre se giró, dio un empujón a uno de los agentes y echó a correr. Los agentes lograron interceptar al acusado, que sin embargo comenzó a forcejear de forma agresiva para evitar su detención, dando golpes y patadas contra los policías e incluso llegando a morderles en las manos, que estaban protegidas con los guantes de dotación.

El acusado manifestó además que iba a quitarles la pistola y, al ver que no desistía de su actitud, tuvieron que pedir el apoyo de otros agentes para completar la detención. Como resultado de ello, uno de los agentes sufrió contusiones con erosiones en ambos antebrazos y en ambas rodillas, mientras que el otro sufrió contusiones con hematomas en ambos antebrazos.

Además, durante el forcejeo, se cayeron al suelo las pertenencias del acusado, entre las que se encontraban varios envoltorios que contenían 15,89 gramos de cocaína con una pureza del 83,96 por ciento, 5,32 gramos de cocaína con una pureza del 81,68 por ciento, 0,6 gramos de cocaína con una pureza del 82 por ciento, 5,36 gramos de heroína con una pureza del 24,62 por ciento, y 82,54 gramos de cannabis con una pureza del 33,58 por ciento.

Por todo ello, la Audiencia Provincial de Salamanca condenó al hombre, de 54 años de edad, a una pena de tres años y tres meses de prisión por los delitos contra la salud pública y de resistencia a la autoridad, además de al pago de una multa de 3.500 euros y a la indemnización de 500 euros a cada uno de los agentes.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba