Economía

Iberdrola pone en marcha su mayor parque eólico

Se llama East Anglia y está en Reino Unido

Iberdrola, a través de su filial ScottishPower Renewables, ha puesto en marcha la que hasta ahora es la mayor instalación eólica de su historia y una de las del mundo de su clase: el parque eólico marino East Anglia ONE, en aguas británicas del Mar del Norte. Con una potencia instalada de 714 megavatios (MW), las 102 turbinas que lo conforman ya están operativas, produciendo energía limpia para 630.000 hogares británicos.

 

East Anglia ONE ha arrancado dentro de los plazos previstos inicialmente, a pesar del complejo entorno generado por la pandemia de la Covid-19. De hecho, alrededor del 20% de la instalación de las turbinas se realizó durante el periodo de confinamiento en el Reino Unido, lo que obligó a la compañía y a sus profesionales a cambiar su operativa de trabajo: se habilitaron embarcaciones más pequeñas para reducir al máximo las tripulaciones, se crearon espacios de convivencia entre profesionales para evitar contacto con personas ajenas al proyecto y se desarrollaron protocolos de salud específicos, evitando cambios en los equipos.

East Anglia ONE opera a pleno rendimiento, después de destinar a su desarrollo una inversión total de 2.500 millones de libras y emplear durante su construcción a 3.500 profesionales. A estos se añaden los 100 puestos de trabajo fijos y cualificados generados para las labores operación y mantenimiento del parque, en la base Lowestoft, en la costa este del Reino Unido, a unos 200 kilómetros de Londres.

Iberdrola se anticipa así al modelo energético del futuro. La puesta en marcha de East Anglia ONE refuerza el liderazgo de Iberdrola en el desarrollo de energía eólica marina, tecnología en la que cuenta con una cartera de 12.000 MW en todo el mundo, a los que se añaden 9.000 MW de opciones de desarrollo en Suecia.

Tecnología española

Esta nueva instalación se convierte en un nuevo ejemplo de recuperación verde como motor de economía y empleo, tanto local como de empresas colaboradoras de Iberdrola procedentes de otros países.

En concreto, la española Navantia ha fabricado en sus instalaciones de Puerto Real (Cádiz) la subestación del parque, bautizada como Andalucía II. Esta gran infraestructura es la encargada de recoger la electricidad producida por los aerogeneradores y transformar la tensión para poder trasladarla a la costa, de lo que se encargan dos cables de exportación en el fondo del mar, cada uno de un largo de cerca de 85 kilómetros.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba