Cultura

Y Paula está en cada cuadro

Las obras que se exponen en el III certamen de pintura Paula González Gajate se pueden ver hasta el 11 de octubre en La Salina

 

Conocí a Paula González Gajate cuando estudiábamos BUP en el Amor de Dios. Han pasado más de 30 años de aquello y Paula ya no está aquí, pero al pasear por los cuadros que se han presentado a la tercera edición del certamen de pintura que lleva su nombre, se desdibuja y se enfatiza en muchas de las obras que hay expuestas en La Salina hasta el 11 de octubre, y eso, que casi podría asegurar, que ninguno de los artistas la conocieron.

Quizá no son las obras las que recuerden a Paula, sino mi recuerdo, que al ver las pinturas, me llevan a buscar en cada pincelada o expresión, a la joven del ‘Escarabajo’ rojo, que siempre tenía prisa.

Estoy convencida de que a Paula le hubiera gustado la selección de obras que han competido por el premio, porque en los cuadros se ve mucho de cómo era ella: despistada, dispersa, oculta, curiosa, culta, trabajadora..

Por eso, la podemos imaginar sumergida como en el cuadro de Ana Marcos Sitcha o atrapada como en el de Eva María Lobato. También divertida y saltarina como en el de María Luz Martin Santos. A veces se antojaba enigmática como en la obra de Eduardo Valera. Por supuesto, infantil como la niña del tiovivo de Carmen Lupión. Pero, siempre salmantina como en las muchas obras que reflejan la Salamanca que ella amaba y paseaba.

Además, y esto le hubiera encantado, porque le gustaba vivir el presente, en la muestra ya se plasma el tiempo que vivimos, donde hay cuadros con mascarillas o personas que miran tras la ventana.

En esta edición, el primer premio es para el manso rio del ‘Atardecer en el antiguo hospital del Espíritu Santo. Nuremberg’, de Francisco Escalera. Junto al cuadro hay otro lienzo, un perfil de una sonriente Paula.

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba