Economía

El ‘Nadal’ de Salamanca, hijo de ‘Invencible’

Emilio Ortega, ganadero salmantino, rinde así homenaje a uno de sus mejores sementales

Hablar de Nadal es hacerlo de fuerza, entrega, sacrificio, lucha, pelea… pero también de calidad, clase y categoría. Podríamos decir hasta que a veces parece invencible.

Precisamente ‘Invencible’ y ‘Nadal’ son dos palabras que guardan mucha relación en esta historia, con el campo de Salamanca como gran protagonista de todo.

El ganadero salmantino de Santa Olalla de Yeltes, Emilio Ortega, ha protagonizado una entrañable historia, con sus animales como protagonistas. A primer ahora de este 28 de octubre, nacía un becerro de la raza charolesa, hijo de ‘Divina’ e ‘Invencible’, después de un parto muy bueno y sin ninguna complicación.

Nadal
Emilio Ortega, junto a ‘Nadal’

A partir de ahí, tocaba ser original y ponerle nombre a este nuevo semental, para lo que Ortega animó a sus amigos en las redes sociales a que le ayudaran a elegir el más adecuado. La ‘N’ es la letra que marca el nombre de todos los animales durante 2020, ya que la asociación nacional tiene fijado en su libro genealógico que cada año (1 de enero – 31 de diciembre), todos los nombres de los becerros nacidos deben empezar por la misma letra, siguiendo el orden del abecedario.

Y, de entre todos los nombres propuestos, hubo uno que sobresalió para este animal por encima del resto: ‘Nadal’; pero su elección no ha sido casualidad y tiene una bonita historia detrás.

“Este becerro es el primero nace este año de su padre ‘Invencible’, al que tuvimos que sacrificar, muy a mi pesar, hace dos semanas. Era un toro espectacular, al que le tenía especial cariño por su morfología, genética y su vitalidad, era nuestro mejor semental. Pero, hace unas semanas, el toro de un vecino saltó a nuestra finca y tuvo una pelea con ‘Invencible’, que quedó muy dañado de un menudillo de su mano derecha”, explica con tristeza Emilio Ortega.

Invencible
‘Invencible’, padre de ‘Nadal’

A partir de ahí, todo fueron cuidados y tratamientos para ‘Invencible’. “Hicimos todo lo posible para que mejorase y poder curarle de todo, pero es una lesión muy complicada y el toro estaba cojo, además de poder ser un foco de infecciones. Sufría él y sufría mucho más yo por verlo de esta manera, y no nos quedó más remedio que sacrificarlo”, recuerda Ortega.

La verdad es que con los hijos de ‘Invencible’ siempre me he sentido más identificado, los he visto de otra manera, porque era un gran ejemplar; y con ‘Nadal’ pasa lo mismo porque desde que nació ha mostrado gran vitalidad. Enseguida se puso a mamar y con menos de 24 horas de vida ya corre y salta todo el rato; eso lo ha heredado de su padre, que era igual”.

No obstante, el legado de ‘Invencible’ aún no ha terminado, porque pese a que ‘Nadal’ es el primer hijo de este 2020, cuenta con muchos más sementales con su sello por las cubriciones realizadas; además, han extraído semen para otras 100 cubriciones mediante inseminación artificial.

Nadal

El nombre de ‘Nadal’ es por hacer un homenaje a su padre, y quién mejor para ser ejemplo que el mejor deportista español de todos los tiempos; este becerro tiene la vitalidad y la morfología de su padre, su sello, y eso hace que le tenga un sentimiento especial”, indicó Ortega.

‘Nadal’ nació en torno a las 08.30-09.00 horas de este 28 de octubre y pesó 52 kilos y ya ha demostrado ser ‘Invencible’… para que luego digan que hay maltrato animal.

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba