Economía

Iberdrola invertirá 75.000 millones hasta 2025

La compañía espera elevar su beneficio neto hasta los 5.000 millones

Iberdrola anunció este jueves el lanzamiento de un plan de inversión de 75.000 millones de euros para el período 2020-2025, con el objetivo de adelantarse y aprovechar las oportunidades de la revolución energética que afrontan las principales economías del mundo.

 

Así se recoge en la actualización del plan estratégico de la eléctrica remitido este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) coincidiendo con la celebración del día del Accionista.

El 90 por ciento de este volumen de inversión, unos 68.000 millones de euros, será orgánico e irá dirigido a consolidar su modelo de negocio, basado en más energías renovables, más redes, más almacenamiento y más soluciones inteligentes para sus clientes. El resto, 7.000 millones de euros corresponden a la adquisición recientemente anunciada de la compañía americana PNM Resources.

Este ritmo inversor representará una inversión media de 10.000 millones de euros al año, entre 2020 y 2022, y de 13.000 millones de euros anuales en el período de 2023 y 2025.

El plan supone un incremento del 60 por ciento de las inversiones en España. Así, alcanzarán los casi 14.300 millones de euros, un 21 por ciento del total del grupo. A renovables se destinarán más de 7.000 millones y, a redes, más de 4.500 millones de euros.

Por otro lado, el grupo prevé obtener un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 15.000 millones de euros a 2025, lo que supone incrementar en 5.000 millones de euros el obtenido en 2019, registrando un crecimiento medio anual acumulado del 7 por ciento. El beneficio neto, por su parte, se elevaría a 5.000 millones de euros, tras crecer anualmente durante el período entre un seis y un siete por ciento.

Antes, en 2022 el beneficio neto se situará en el rango entre 4.000 millones y 4.200 millones de euros, frente a los 3.700-3.900 millones previstos para ese año en el plan 2018-2022. Las inversiones brutas se elevarán un 35 por ciento y alcanzarán los 50.000 millones y las eficiencias se elevarán a unos 1.600 millones, superando los 1.200 millones de euros previstos en el anterior plan.

El plan permitirá a Iberdrola realizar compras a 22.000 proveedores, que contribuirán al sostenimiento de alrededor de 500.000 puestos de trabajo en 2025 en el mundo. Asimismo, prevé cerca de 20.000 nuevas contrataciones en el grupo durante el mismo periodo (a 2022, serán más de 10.000 contrataciones e impulsará la creación de hasta 30.000 puestos de trabajo).

La compañía, que en 2019 contribuyó a la fiscalidad de los países donde opera con 8.200 millones de euros, espera que su esfuerzo fiscal aumente en 2025, hasta los 12.000 millones de euros, siendo la media anual del periodo [2020-2025] de 10.300 millones de euros, consecuencia de la mayor actividad que implica el desarrollo del nuevo plan.

Sube el dividendo

En un escenario de crecimiento de inversiones, la retribución al accionista aumentará en línea con los resultados y se establece un suelo creciente de entre 0,40-0,44 euros por acción a 2025. El grupo continuará ejecutando su programa ‘Iberdrola Retribución Flexible’ con sus correspondientes programas de recompra, que evitan la dilución de los accionistas. La política de dividendos se mantiene y sitúa el ‘pay out’ entre el 65 por ciento y el 75 por ciento.

El plan de inversión de Iberdrola para el período 2020-2025 irá destinado principalmente a renovables, que representarán más de la mitad (un 51 por ciento) de las inversiones orgánicas, unos 34.680 millones de euros- y a redes, que coparán un 40 por ciento, unos 27.200 millones. El área de clientes recibirá un 9 por ciento.

Junto a España, Estados Unidos y Reino Unido concentran gran parte de la inversión. Acapararán 34.000 millones de euros, un 50 por ciento del total. Además, crece la apuesta por otras áreas internacionales con inversiones por más de 11.000 millones de euros.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba