LocalPortada

Seis quirófanos de Salamanca se reconvierten en UCI

El director regional del servicio pronostica dos semanas "muy complicadas"

El hospital de Salamanca ya ha cerrado seis de los veinticinco quirófanos que tiene para convertirlos en UCI con el fin de ampliar las camas disponibles de cuidados intensivos para pacientes covid, según informó este martes la consejera de Sanidad, Verónica Casado.

 

Pese a reducir la capacidad quirúrgica, la consejera señaló que «tenemos una situación muy similar a la que había el 26 de marzo, pero ahora se puede mantener la actividad programada y la ordinaria», aunque el responsable regional de las UCI, Blanco Varela, matizó que «pese a la detracción de recursos de otras especialidades se seguirán atendiendo las patologías no prorrogables», como las oncológicas.

Blanco Varela pronosticó que «las próximas dos semanas serán complicadas en Castilla y León, muy duras, con la necesidad de más camas UCI, pero no se espera que se llegue al colapso, porque la capacidad de camas UCI extendidas (como las que se ponen en los quirófanos) aún es muy alta y no esperamos que no se pueda atender a ningún paciente», señaló.

Salamanca tiene a fecha de hoy una incidencia acumulada de 943 positivos por cada 100.000 habitantes, casi doscientos menos que unos diez días, cuando éramos la segunda provincia de la región en peor estado. Ahora ocupamos el quinto puesto.

Verónica Casado indicó este martes que la tendencia en la provincia es descendente, a pesar de que seguimos en niveles elevados, lo que permite deducir que las restricciones empiezan a surtir efecto.

La consejera destacó que toda la región, excepto Segovia, supera el umbral de los 500 casos por cada 100.000 habitantes, y todas las provincias están por encima de la cota de los 250 positivos de incidencia acumulada que nos hace estar en nivel 4 de alerta, en riesgo extremo y, por lo tanto, con restricciones duras para la movilidad y la actividad económica. «La tendencia ha remitido, pero no podemos relajarnos. Vemos pequeñas luces, pero si no cortamos los contagios, que son la fuente de la enfermedad, tendremos problemas en los hospitales y más fallecidos. Hagamos un confinamiento inteligente, intentemos quedarnos en casa y evitar contactos con otras personas. Vamos a salir de esta. La segunda fase es distinta, reaccionamos mejor y mantenemos la actividad no covid, pero tenemos que evitar los contagios y eso es responsabilidad individual: usar la mascarilla, lavado de manos, distancia de 1,5 metros y ventilación de espacios cerrados», concluyó.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba