DeportesPortada

El balonmano salmantino recuerda a Juan de Dios Román

Los entrenadores salmantinos, Jenaro Félix y Juan García, rinden un homenaje al hombre que puso al balonmano español en lo más alto

 

Juan de Dios Román ha muerto y los entrenadores de balonmano salmantino, Jenaro Félix y Juan García, lo recuerdan y le renden un homenaje sentido, cariño y repleto de anécdotas compartidas con el gran entrenador de balonmano y excelente presidente de la Federación. Juan de Dios Román llevó al balonmano español a lo más alto

El primer contacto que tuvo Jenaro Félix con Juan de Dios Román fue por los años noventa, cuando Román daba conferencias por España y Félix lo iba a escuchar. Después vendría el Curso Nacional de Entrenadores y allí tomaron contacto más directo, ya que Juan de Dios fue su profesor de Defensa. “Siempre dicen de mí que era mejor entrenador de defensa que de ataque, así que algo tendría que ver que fuera mi profesor”.

La relación entre Jenaro y Juan de Dios se estrecha cuando es nombrado presidente de la Federación Española de Balonmano. No obstante, la admiración entre ambos ya había germinado, porque siempre que Juan de Dios hablaba de Jenaro, ya fuera en Córdoba, Salamanca o Valladolid, era con elogios. Lo mismo que ocurría con su pupilo.

Tanto es así, que cuando Juan de Dios se postulaba para ser presidente, llamó a Jenaro para contar con él como entrenador del equipo Juvenil femenino. “Se lo agradecí y cuando fue presidente lo llamó para decirle que sería entrenador nacional”, explica Jenaro Félix.

Desde ese momento, la relación de Juan de Dios y Jenaro Félix se hace cercana, “entrañable y maravillosa. Iba a todos los torneos que jugábamos en España y a muchos que lo hacíamos fuera. Siempre me ayudó, defendió,… todo muy bien”.

Jenaro Félix recuerda en un torneo disputado en Suecia que le ganaron a Noruega y durante la cena le dijo: “He visto el mejor momento defensivo del balonmano femenino español en muchos años, si llegaras a ser tan buen entrenador de ataque como eres en defensa, estarías capacitado para llevar la selección absoluta”.

La contestación de Jenaro fue que tenía tiempo de sobra, porque Jorge –Dueñas- lo estaba haciendo muy bien, “así que cuando decida Jorge irse, estaré preparado para llevar la absoluta”.

Después… más amigos

Lo curioso de la relación entre Jenaro y Juan de Dios es que se estrecha cuando deja de ser presidente. Se llamaban cada mes, han quedado para comer todos los años y “ha sido una relación casi de padre a hijo. He estado encantado de esa relación y de recibir sus consejos. Charlábamos de cualquier cosa… hijos, vino y, por supuesto, balonmano”.

De hecho, hace dos semanas Juan de Dios le envió una caja de vino a Jenaro, porque lo había probado y le había gustado mucho. “Intercambiamos regalos, pero sobre todo cariño”.

“Para mí lo más entrañable fue que me invitara a la ceremonia cuando lo nombraron Honoris Causa en Extremadura. Me produjo una sensación de orgullo increíble, porque no me esperaba que alguien tan importante, me llamara a mí, para un acto tan especial. No pudimos ir porque llegó el confinamiento. Me da mucha pena no haberlo visto y sobre todo, que haya muerto”, cuenta emocionado Jenaro Félix.

Lo define como la persona más culta con la que ha estado compartiendo mesa, mantel y sesiones de trabajo. “No sé si es la persona que más sabe de balonmano de España, pero desde luego es el pionero del balonmano español y es el ‘culpable’ de que haya cuarenta o cincuenta técnicos por el mundo diciendo que son los mejores; es el ‘culpable’ de las medallas de oro en los mundiales,… es muchas cosas en el balonmano. Aunque decía que el salmantino Domingo Bárcenas era más importante que él, que fue muy importante, pero para mí, Juan de Dios Román, fue mucho más”.

Juan García y Juan de Dios

Juan García recuerda que su relación con Juan de Dios comienza como alumno y profesor, pero después han compartido muchos momentos de trabajo y en los últimos años ha sido una relación de cordialidad y amistad.

“Cuando Juan de Dios dejó la presidencia de la Federación, todas las primaveras venía a Salamanca a comer con Jenaro y conmigo. Le encantaba venir y nos emplazábamos para el siguiente año”, cuenta Juan García.

Su primer encuentro con Juan de Dios fue en el Inef de Madrid en 1989-90 le dio clase de Balonmano y “cuando estaba en 5º de carrera, me dio la posibilidad de entrenar a un equipo cadete del Atlético de Madrid. En ese momento, él era el entrenador absoluto”.

Juan García y Juan de Dios compartieron muchos espacios cuando ambos eran profesores, uno en el Inef de Cáceres y el otro en el de Madrid. “Mi relación más destacada con él fue cuando Juan de Dios era presidente de la Federación y me dio la posibilidad de dirigir el plan nacional de tecnificación deportiva de la Federación y ser seleccionador de un equipo nacional. Ese grado de confianza siempre lo he agradecido. Por encima de todo, al margen de su calidad profesional, que es indiscutible, conmigo siempre ha sido un caballero, para mí ha sido una persona cercana, honesta al que consideraba un amigo muy valorado. Espero que Juan de Dios tenga el reconocimiento que se merece y su legado como profesor y estudioso del balonmano es infinito”.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba