Castilla y León

Los hosteleros de Burgos protestan

Los manifestantes piden la dimisión de Mañueco, Igea y Casado

Cientos de hosteleros se manifestaron este miércoles en la capital burgalesa ante el “olvido y la humillación” de la Junta de Castilla y León con este sector en la capital burgalesa donde no se permite abrir al público desde el próximo viernes como en el resto de provincias de la Comunidad, salvo ofrecer el servicio de terraza.

 

Ical.- Durante más de dos horas, los manifestantes, entre los que se encontraban empresarios y trabajadores, gritaron consignas, entre otras, pidiendo la dimisión del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, del vicepresidente, Francisco Igea, y de la consejera de Sanidad, Verónica Casado, y que “finalice el olvido y la humillación” a la que están siendo sometidos.

La salida tuvo lugar a la altura de la Iglesia Real y Antigua de Gamonal discurriendo por la calle Vitoria hasta llegar a la sede de la Delegación territorial de la Junta de Castilla y León en Burgos. Durante el trayecto, pitos y silvidos contra las restricciones de la Administración autonómica y gritos de dimisión a sus dirigentes.

Convocada por la hostelería de Burgos, la Federación Provincial de Empresarios de Hostelería apoyó esta movilización con su presidente al frente, Fernando de la Varga. Más de 400 establecimientos hosteleros, cerca de un centenar de empresas de distribución, taxistas, comerciantes, así como diversos colectivos de diferentes sectores apoyaron la manifestación.

El acto culminó con la lectura de un comunicado frente a la Delegación Territorial de la Junta y la entonación del Himno a Burgos. El encargado de poner voz al manifiesto fue el empresario Ricardo Temiño, del restaurante ‘La Fábrica’, quien reivindicó “el orgullo de ser hostelero”, al tiempo que exigió a la Junta y al resto de autoridades que “de manera inmediata, desde hoy mismo, finalice el olvido y la humillación a la que estamos siendo sometidos”.

También se refirió a que “con la vista fijada en el artículo 35 de la Constitución, se nos deje trabajar”. “Trabajar en unas condiciones dignas, que permitan garantizar la viabilidad económica de nuestros establecimientos hosteleros y los de todos nuestros proveedores, distribuidores, repartidores, siempre, respetando la salud y los derechos de todos nuestros clientes a disfrutar de su ocio, en un entorno seguro y controlado como el que ofrece, desde el primer día, la hostelería burgalesa”, manifestó.

Asimismo, el comunicado hizo referencia a que los políticos han demostrado que “lo único que saben hacer es dar palos de ciego, exigirles el pago de impuestos y cerrar sus bares”. Además, se preguntan “¿dónde están las ayudas prometidas que están llenas de exigencias y requisitos?” y que “dejan fuera de las mismas a un porcentaje altísimo de la hostelería”.

“No podemos trabajar con tantas restricciones, ni podemos aceptar las decisiones del presidente Mañueco, ni del vicepresidente Igea, cuando comprobamos que en el Comunidad de Madrid no se ha obligado a cerrar a la hostelería en ningún momento y las cosas marchan bien”, sostuvo. “La hostelería no genera el virus, ni su actividad fomenta contagios, pero nos estamos muriendo”, lamentó.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba