Más noticias

Diversión a raudales en Madrid en medio del colapso

Unos pasan la noche atrapados bajo la nevada y otros salen a esquiar, hacer guerras de bolas de nieve o a bailar la Macarena

Madrid ha sido la comunidad más afectada por el paso de la borrasca Filomena, dejando una nevada histórica que colapsó la ciudad a media tarde del viernes.

 

Cientos de vehículos se quedaron atrapados nada menos que en la M-40, la segunda vía de circunvalación de la capital, y pasaron la noche en sus coches pasándolo francamente mal.

Mientras ellos estaban en esas condiciones, otros aprovecharon la nevada para salir a esquiar por las calles blancas por la Gran Vía

O por Conde de Peñalver

Incluso haciendo esquí acuático con un coche en lugar de una lancha y sobre la nieve en lugar del agua.

 

Otros salieron con el trineo de perros husky siberianos por el bario de Hortaleza.

También aprovecharon para participar en una guerra de bolas de nueve hasta que legó la policía.

 

Y por la tarde otra en Callao

 

El aeropuerto de Barajas suspendió sus vuelos, porque las pistas y los aviones estaban enterrados en nieve. otro motivo de celebración

Antes de comer, se organizó un baile multitudinario de la Macarena en la Puerta del Sol.

Todo esto en medio de la pandemia. Por cierto, la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, llegó una hora tarde a la reunión del gabinete de crisis organizado para analizar la situación, después de estar desaparecida desde el inicio de la nevada.

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba