Castilla y LeónPortada

Las restricciones se prorrogan hasta el 23 de febrero

La Comunidad sigue en riesgo extremo

La Junta de Castilla y León se reunirá en Consejo de Gobierno este lunes, 8 de febrero, con el fin de prorrogar, a la vista de los indicadores epidemiológicos, asistenciales, sociales, económicos y de movilidad recogidos en el conjunto de la Comunidad durante los últimos días, las medidas extraordinarias vigentes para la contención de la COVID-19 en toda Castilla y León, actuaciones que refuerzan el actual nivel 4 de alarma sanitaria.

 

Este régimen fue prorrogado el pasado 25 de enero por un plazo de catorce días, situación que finaliza a las 23.59 horas del próximo martes, 9 de febrero.

La actual evolución de los indicadores pandémicos el territorio castellano y leonés mantiene a la Comunidad en situación de riesgo extremo, con transmisión comunitaria no controlada y sostenida de la infección por SARS-CoV-2 que excede las capacidades del sistema sanitario, lo que hace necesaria la prórroga de la vigencia de esas medidas extraordinaria en todas y cada una de las provincias de Castilla y León y en el conjunto castellano y leonés.

La prórroga que se aprobará este próximo lunes entrará en vigor a las 00.00 horas del miércoles, 10 de febrero, por un plazo inicialmente previsto de catorce días; es decir, hasta las 23.59 horas del 23 de febrero.

Además de todas estas medidas, tanto las de carácter general para toda la Comunidad como las centradas en ámbitos municipales, hay que sumar la continuidad de las limitaciones a un máximo de cuatro personas de la permanencia en lugares tanto de uso público como privado y del aforo de los lugares de culto a un tercio de su capacidad, con un máximo de veinticinco asistentes.

Por otro lado, la Administración autonómica mantiene la limitación indefinida de la entrada y la salida de personas del conjunto del territorio castellano y leonés y entre todas y cada una de sus provincias -con las excepciones indicadas en los correspondientes Acuerdos de la Presidencia de la Junta y el toque de queda entre las ocho de la tarde y las seis de la mañana-.

Los ciudadanos tienen la obligación de cumplir con las medidas sanitarias preventivas establecidas para la contención de la pandemia, pudiendo, en todo caso, ser sancionados los incumplimientos.

El seguimiento y control de las intervenciones que supone el nivel 4 de alerta sanitaria por la COVID-19 en la Comunidad se desarrolla en el marco del Plan Territorial de Protección Civil de Castilla y León (PLANCAL), correspondiéndoles a las autoridades estatales, autonómicas y locales competentes, según el régimen de distribución competencial previsto, la vigilancia, inspección y control de su cumplimiento.

Además, la Junta de Castilla y León recaba la cooperación y colaboración de la Delegación del Gobierno, de las subdelegaciones y de los ayuntamientos castellanos y leoneses para el control y aplicación de las medidas adoptadas a través de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y de las policías locales.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba