Economía

Un oficio que dice adiós: las ovejas se despiden de Salamanca

Los últimos datos muestran que desde 2007, la provincia ha reducido a la mitad su censo de ovino

Salamanca y el campo van de la mano; resulta imposible entender lo que significa esta provincia sin la agricultura y la ganadería.

Pero, por desgracia, el paso del tiempo está dejando una losa muy difícil de levantar, especialmente en un sector como es el del ovino, con el oficio de pastor, casi completamente perdido y sin un relevo generacional.

Las causas son varias, sí: falta de rentabilidad, trabajo esclavo y sacrificado y el abandono al que someten las administraciones al mundo rural, lo que provoca que nadie quiere heredar el trabajo de generaciones anteriores.

Por ello, sí hay un dato tan demoledor como real, ése es el que se refiere a los datos del censo de ovino publicados por el Ministerio, que vuelven a golpear a la provincia de Salamanca. La catástrofe llega a tal punto, que desde 2007 hasta la actualidad, la cifra de animales se ha reducido a la mitad… un 50% de la cabaña ganadera de ovino ya se ha despedido de Salamanca.

Las últimas cifras disponibles revelan que el censo de ovino a fecha de noviembre de 2020 se ha reducido hasta los 340.731 animales, 21.793 menos (-6%) en comparación con el mismo periodo del año 2019, y con una tendencia negativa con el paso de los años.

Más preocupante y alarmante es la comparativa con diciembre de 2007, cuando la provincia de Salamanca contaba con 675.113 cabezas de ganado ovino, casi el doble de las actuales (340.731), dejando en evidencia la crisis de un sector destinado a ser residual en un medio plazo.

De los 340.731 animales de noviembre de 2020, 58.855 son corderos, 9.322 sementales, mientras que el número de hembras para vida asciende a 272.554 cabezas, de las que 190.427 no son para ordeño y 59.495, sí.

Evolución del censo de ovino en España:

Nv20 Nv19 Nv18 Nv17 Nv15 Nv14 Nv13 Nv11 Nv10 Nv08 Nv07
340.731 362.524 390.319 406.403 413.782 416.774 429.055 464.339 533.640 631.482 675.113

Por su parte, esta situación es totalmente extrapolable a los ámbitos regional y nacional, donde la caída del censo también es muy abultada; en el caso de Castilla y León, los últimos datos de noviembre de 2020 dejan en 2.501.976 la cifra de cabezas, por las 4.398.450 del mismo periodo del año 2007.

En España, esta misma comparativa deja también datos demoledores, al pasar de los 22,4 millones de animales de 2007 a los 15,4 millones de la actualidad.

Juan Rodríguez Ovino

“Yo estoy aquí porque me gusta y disfruto con las ovejas”

Con esta situación, es raro y complicado de ver a gente joven que quiera y pueda dedicarse de manera profesional a este sector… pero la hay.

Uno de esos valientes pastores en extinción es Juan Rodríguez, ganadero salmantino de solo 26 años, y que ha heredado la profesión de su padre (que siempre le echa una mano) y de su abuelo en su explotación en Pelabravo.

“La verdad es que apenas queda gente joven en el campo, y menos en este sector; de hecho, yo solo conozco a uno más en Salamanca. Yo estoy aquí y me dedico a esto porque me gusta y disfruto con las ovejas, creo que es lo correcto para mí”, señala alguien que se entrega en cuerpo y alma a su trabajo.

No en vano, entiende que haya gente que tire la toalla; “los precios no acompañan y nuestros políticos, en lugar de ayudarnos, nos ponen más trabas. No te dejan tener la explotación donde quieres, hay muchos trámites burocráticos, todo se complica, además de la realidad actual de este sector”, asegura.

Todo esto ocurre también por la despoblación del mundo rural: “Lo que pasa es que si en una zona en la que hay cuatro pastores, se jubilan tres, solo queda uno y no hay ningún tipo de relevo. Creo que este sector no va a desaparecer del todo porque siempre habrá quien se dedique a ello, pero puede quedar reducido a una cifra irrisoria”, concluye Juan Rodríguez.

Un oficio que poco a poco dice adiós en Salamanca; igual que los animales…

Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Así que, los rebaños de ovejas, millones de ovejas, desaparecen por culpa del lobo.
    ¡¡ qué bien le viene a la Junta de Mañueco el tema del lobo !!

Deja un comentario

Botón volver arriba