Local

El lunes abrirán centros comerciales, gimnasios y bares

"Indignación" ante el nuevo cambio de criterio de la Junta para la desescalada

El consejero de Presidencia de la Junta de Castilla y León, Ángel Ibáñez, insistió este martes en que la Comunidad iniciará la desescalada el próximo lunes, lo que permitirá la reapertura de algunos servicios, como los centros comerciales, los espacios deportivos o el interior de bares y cafeterías.  La Junta prevé que en esa fecha, la ocupación total de las unidades de cuidados intensivos que este martes se encuentran en torno al 39 por ciento, haya descendido al 35 por ciento y, por lo tanto, pueda comenzarse a relajar las medidas, tal y como se decidió en el Consejo de Gobierno del lunes. Por su parte, el secretario general del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca, expresó su “absoluta sorpresa e indignación”, como muchos sectores económicos de la Comunidad, ante el nuevo criterio fijado ayer por la Junta para la desescalada en el 35 por ciento de ocupación de las UCI.

 

Ical.- “En la Junta de Castilla y León tenemos el convencimiento de que estamos en el camino correcto desde que empezamos a luchar contra la pandemia, y confiamos también en el proceso de vacunación”, valoró Ibáñez, recordando que la comunidad es “la segunda en el conjunto del país en porcentaje de población vacunada”.

Ibáñez quiso sumarse así al mensaje del presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, agradeciendo “el esfuerzo de los ciudadanos”, desde que hace ya casi un año irrumpiera la propagación del virus, aunque advirtió de que “hay que seguir dando pasos firmes”. En este sentido, expresó su cercanía a «todas las familias castellano y leonesas» y, en especial, «a los sectores más afectados por la crisis económica».

El consejero de Presidencia explicó que, una vez se haga efectiva la primera fase de desescalada, se evaluará la incidencia cada 14 días y, “si la evolución es favorable”, la provincia irá bajando escalones “en función del nivel de riesgo”.

Ibáñez, defendió este martes los “buenos resultados” obtenidos por la administración autonómica en cuanto a la gestión de la tercera ola en la pandemia del COVID-19. El consejero aludió a “tres indicadores” que, en su opinión, respaldan estos resultados favorables. Entre ellos, que el impacto económico está siendo “menor” que en otras comunidades autónomas del conjunto del país. Por otro lado, situó “en la tabla media” a Castilla y León respecto a «la modulación de las restricciones» que se están aplicando en el territorio, antes de resaltar que “la mortalidad es sensiblemente inferior a la de otras comunidades autónomas”, en lo que se refiere a la tercera ola.

Según Ibáñez, esos tres indicadores “afianzan el trabajo permanente de la Junta de Castilla y León” para combatir la pandemia y sus efectos, tanto sanitarios como económicos. El consejero visitó Salamanca para explicar el reparto de fondos extraordinarios en los municipios de la provincia de menos de mil habitantes que asciende a 2,1 millones de euros.

Indignación de Tudanca

El secretario general del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca, expresó su “absoluta sorpresa e indignación”, como muchos sectores económicos de la Comunidad, ante el nuevo criterio fijado ayer por la Junta para la desescalada en el 35 por ciento de ocupación de las UCI.

Durante una rueda de prensa tras reunirse con sindicatos y patronal, Tudanca recordó que el viernes por la mañana, el presidente Mañueco anunció una cosa, su vicepresidente Igea, lanzó otra por la tarde, ayer se modificaron los criterios, y hoy el consejero de la Presidencia anunció las medidas que se adoptarán el próximo lunes.

En este sentido, arremetió contra los cambios constantes de criterio de las autoridades y exigió de nuevo un plan de desescalada consensuado con los sectores, objetivo, coherente, seguro y sin cambios de criterios, con certezas y con ayudas.

El dirigente socialista lamentó que el Ejecutivo regional justifique sus vaivenes sobre las carencias en las infraestructuras sanitarias, cuando es responsabilidad de sus decisiones durante las últimas décadas al frente de la Comunidad. “Parece que tenemos que pagar los errores de su política sanitaria de las últimas décadas”, dijo, para insistir en la necesidad de diseñar un plan de desescalada que prime la seguridad y la salud, pero sobre la coherencia, con unos criterios objetivos que den certeza a los sectores y con apoyos. “Sigue sin haber nada”, concluyó.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba