Cultura

Jesús Cimarro, en las jornadas de la imagen del Rodríguez Fabrés

El presidente de la Academia de las Artes Escénicas de España reflexiona sobre la crisis del sector

Jesús Cimarro ha sido uno de los ponentes del día de hoy, en las VII Jornadas de la Imagen del Rodríguez Fabrés. Cimarro es el presidente de la Academia de las Artes Escénicas de España y presidente de la Asociación de Productores y Teatros de Madrid. En su charla, que se ha celebrado a través de videoconferencia, por las restricciones sanitarias, ha analizado las características del sector de la producción y la distribución teatral.

 

El empresario y distribuidor ha reflexionado, en esta séptimas Jornadas de la Imagen, sobre los efectos de la pandemia y la forma en la que las empresas de espectáculos han afrontado la crisis. En este sentido, se ha felicitado por la unión de las empresas del sector en España, que en marzo del 2020 tomaron la decisión de agruparse y platear a la Administración Central un documento denominado “Las 52 medidas extraordinarias para afrontar la crisis sanitaria provocada por el COVID-19 en el sector de las artes escénicas y de la música”.

A partir de este documento, “se ha conseguido que la administración tuviera en cuenta muchas reivindicaciones y además ha permitido presentarnos como un espacio seguro que, puede permanecer abierto al público. Por eso no entendemos los cierres en muchas comunidades autónomas, porque el impacto económico es inmenso”.

En su misma empresa, Pentation Espectáculos no se ha cerrado en ningún momento, aunque ha habido ERTES y el año 2020, que se presentaba como uno de los mejores, ha sido muy crítico. “Lo que la pandemia ha conseguido es que se paralice la expansión de las empresas de espectáculos, todas las empresas han retrocedido, han frenado su expansión, y la recuperación llegará en 2022 y el 2023. Ahora la lucha está en los fondos europeos, en conseguir que lleguen al sector de la cultura”.

Además, Jesús Cimarro ha hablado de su gestión al frente del Festival de Teatro de Mérida, del que se hizo cargo hace nueve años, cuando la situación del festival era crítica y se arrastraban deudas de cinco millones de euros. El plan de Cimarro para relanzar un festival de este tipo, hoy único en Europa, consistió en bajar la media de edad del público, que en aquellos momentos estaba en sesenta años. El empresario teatral, considerado una de las cien mentes más creativas, por la revista Forbes en el año 2018, propuso una nueva imagen que uniera lo contemporáneo a lo clásico.

Además, comenzó a representar adaptaciones de textos clásicos que hicieran más accesible el teatro de factura grecorromana. Jesús Cimarro defiende esta popularización del teatro, que algunos puristas han criticado, porque prefiere, según sus propias palabras, “…que el grueso de la gente disfrute de las obras a que lo haga una minoría y porque el impacto económico de una gran cantidad de público en la economía de la zona es enorme”

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba