Castilla y León

Todavía existe transmisión comunitaria

La consejera de Sanidad recuerda que una cuarta ola sería “terrible como sociedad y como sistema”

Las cifras vuelven a confirmar hoy que el ritmo de contagios por COVID-19 cae y que se ha instalado en una meseta en las dos últimas semanas en Castilla y León. La Comunidad anota esta jornada 199 nuevos casos, por debajo de los 241 de ayer, dentro de la horquilla de los 200 en los que se mueve desde hace 15 días.

 

Ical.- Así lo avanzó la consejera de Sanidad, Verónica Casado, en su comparecencia ante la Comisión de Sanidad de las Cortes de Castilla y León para explicar la situación epidemiológica en la Comunidad por el COVID-19, donde precisó que hay que seguir siendo precavidos porque “todavía existe transmisión comunitaria”. “No deseamos una cuarta ola, que sería terrible como sociedad y como sistema”.

En estos momentos hay 600 pacientes COVID-19 ingresados en los hospitales de Castilla y León, de los que 406 están en planta y 194 en las unidades de críticos, lo que supone uno de cada dos pacientes con coronavirus. Además, precisó, las altas en críticos siguen siendo mucho más lentas que en planta, aunque la lenta mejoría de la situación permitirá el lunes rebajar las medidas restrictivas, al haber alcanzado hoy una ocupación del 34 por ciento, un punto por debajo del tope del 35 por ciento fijado por la Junta para comenzar a desescalar. Además, hay dos provincias, Ávila y Salamanca, que tienen sus ucis por debajo del 25 por ciento, también otro de los requisitos para que las provincias comiencen a levantar medidas.

Esta situación permite volver a reabrir quirófanos y programar intervenciones. En concreto, se alcanza ya el 70 por ciento de la actividad quirúrgica programada y las prioridades 1 siguen operándose en su gran mayoría, en más de un 95 por ciento, antes de 30 días.

«Aplanamiento de la bajada»

La consejera explicó que los contagios caen, pero a menor ritmo, como también está ocurriendo en otras autonomías. En concreto, Castilla y León que ocupa el séptimo puesto en tasa de incidencia por cada 100.000 habitantes a siete y 14 días, con 60,05 y 147,57 casos, cuando la media del país se sitúa en los 63,8 y los 153,28, respectivamente.

Esa meseta en la que parece haberse instalado la transmisión del COVID-19 se observa en la evolución de las dos últimas semanas, “con un aplanamiento de la tendencia de la bajada” y que, con datos de ayer y a falta de tres días, arroja una incidencia semana de 36,7 casos pro cada 100.000 habitantes. Por lo que respecta a la evolución de las provincias, en todas bajan las incidencias, tanto a siete como a 14 días.

Así, a siete días, las más elevada se encuentra en Soria, con 173,26 casos por cada 100.000 habitantes, seguida por Burgos, con 99,82 casos. En León también se encuentra por encima de la media autonómica, con 64,41, mientras que las cifras más bajas las arrojan Zamora, con 18,17, y Ávila, con 24,1. Valladolid, por su parte, suma 46,29 casos; Palencia, 59,88; Salamanca, 51,33, y Segovia, 51,47.

Por lo que respecta la incidencia en 14 días, con una media de 139,34 casos en la Comunidad, sólo Soria supera el umbral de los 250 casos -cifra en la que se considera que existe transmisión comunitaria-, con 335,27. Cerca de los 200, con 191,81 se encuentra Burgos, y la situación es mejor, aunque con cifras todavía elevadas, en León, con 173,74; así como en Palencia, con 149,08; Segovia, con 1431,61, y Salamanca, con 126,05. Por debajo de los 100 casos están el resto de provincias, es decir, Ávila (62,79); Valladolid (96,99) y Zamora (58,62).

El índice reproductivo, repunta

En cuanto al índice reproductivo, la consejera alertó que tras mantenerse estable, desde hace diez días ha comenzado a crecer, hasta situarse en 0,85, con provincias que ya se acercan al 1, como Soria (0,97) y Valladolid (0,91) y otras, como Burgos, que ya lo superan (1,07). El resto se mueven entre el 0,81 de Palencia y el 0,64 de Zamora. Ávila está en 0,75; León, en 0,71; y Segovia alcanza el 0,7.

Casado explicó que a nivel de municipios, se observa cómo algunos están viendo crecer sus tasas, a los siete y a los 14 días, lo que significa “disminución de la velocidad de descenso”.

En cuanto a los brotes, con 331 activos hoy y 2.219 casos vinculados, la consejera insistió en que los más comunes siguen siendo familiares y mixtos, con una media de 6,4 casos por brote activo, por lo que pidió a la población que no se relaje. Esta “franca mejoría” es la constatación del esfuerzo de todos, que permite que el mapa autonómico abandone el color granate, con más de 960 casos, y sea azul, con cero casos.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba