Opinión

¿Qué hace un/a director/a de cine?

 “Soy director de cine”. “Ah, que guay, ¿no? ¿Y qué haces?” 

Hoy vengo a hablar de ese ser mitológico de la cinematografía, la figura más reconocible en el cine por parte del público, aquella sobre la que recae casi todo el peso de una producción, la que llena junto al reparto las alfombras rojas y el último premio que suele otorgarse en las galas y festivales. Hoy en Cinema Perpetua hablamos del director/a de cine y su verdadero y a veces desconocido cometido en el proceso de creación.

Podríamos decir de una manera resumida, que principalmente la dirección se encarga de traducir un guion en imágenes, dirigir que todo siga su proceso correcto en el rodaje y en la postproducción, y ser la cara representante del proyecto en su distribución.

Sin embargo solamente con eso sería un análisis muy superficial y menospreciativo de esta figura. Lo primero de todo sería definir las etapas que tiene el desarrollo de un proyecto audiovisual, que serían principalmente cuatro: preproducción, producción (que viene a ser el rodaje), posproducción y distribución. La directora o director tiene influencia y competencias en todas ellas, vamos a verlo.

Pre-producción

Esta etapa del trabajo se emplea en planificar y conseguir todas aquellas necesidades que requiera el proyecto y la producción del mismo, desde conseguir al reparto hasta las localizaciones donde se va llevar a cabo. Durante esta fase son muchísimas las labores de dirección.

Y el primer paso para poder planificar es tener un guion. En este punto hay que diferenciar si el director es el guionista también del proyecto o si se trata de un encargo y ha participado en dicho proceso. Si es el primer caso, como suele ser habitual en el cine de autor, sería el que pone la primera piedra, el autor del guion literario. Posteriormente tendría que traducir en imágenes dicho guion elaborando lo que se denomina como guion técnico, y ahí es donde entra la principal labor creativa.

Al igual que un/a pintor/a escoge qué lienzo utilizar y cómo dibujar en él, o un compositor/a escoge qué tipo de instrumentación tendrá una obra y escribe posteriormente su creación en un pentagrama, el director o directora vendría a hacer lo mismo en su guion técnico convirtiendo las palabras en imágenes, con un estilo, intencionalidad y valor del plano.

Y como todavía no tenemos nada filmado, el resto del equipo debe entender cómo son los planos que propone la dirección. Para ello existen documentos distintos, como el storyboard, una traducción del guion técnico en una lista de bocetos sobre cómo serían dichos planos. De esta manera es más fácil imaginarlos, y puede ser la propia dirección quien lo elabore aunque suele ser más normal que se encargue a un profesional.

Ejemplo de storyboard de “No es país para viejos” de los Hermanos Coen y de una planta de cámara. 

Además de lo anterior, tendrá que visitar las posibles localizaciones de rodaje; elaborar en base a ellas las plantas de cámara junto al equipo de fotografía; labores de casting y ensayar con el reparto (aunque no siempre hay tiempo para ello desgraciadamente); y estar en constante comunicación con el equipo de producción y dirección para elaborar el calendario de rodaje y las necesidades presupuestarias del proyecto.

Producción

Iciar Bollaín dirigiendo a la actriz Candela peña en su última película “La boda de Rosa”.

 

Una vez termina la preproducción y todas aquellas labores burocráticas, comienza el rodaje. Durante semanas o incluso meses el director o directora tendrá que encargarse de guiar a todo el equipo técnico y a los actores para conseguir sacar de todos su mejor versión y llevar a la cámara lo que en un principio estaba en su cabeza y en el papel.

En este tiempo tendrá que responder a miles de preguntas y tomarmuchasdecisiones importantes cadadía, que afectan a todos los departamentos, mientras intenta que la eficacia del rodaje sea máxima, cumpliendo con los tiempos establecidos para que no se pierda dinero.

Un poco estresante, no nos vamos a engañar, aunque también contará con un departamento de dirección formado como mínimo por un ayudante y un script, aunque puede contar con más ayudantes y auxiliares. Este equipo se encargará de responder parte de esas preguntas y organizar al resto de departamentos para que no todo recaiga sobre el director/a y se mantenga atento a la actuación y la composición de las secuencias. 

Postproducción y distribución 

Una vez termina el rodaje, comienza la postproducción, es decir, el montaje de vídeo y sonido de todo el material grabado. A esto hay que sumar una fase de etalonaje (corrección del color) y efectos especiales o VFX, en caso de que los hubiese, y por supuesto la elaboración y grabación de la banda sonora. Y durante todo este proceso estará presente la figura del director/a para supervisar y ayudar a que se lleve a cabo de la manera correcta.

Y una vez ha terminado todo lo anterior y tenemos nuestra preciada película, comenzará el periodo de promoción y distribución del film, periodo en el que evidentemente el director/a tiene que estar en primera fila, como valuarte del trabajo realizado para recibir críticas o premios.

Evidentemente cada producción es un mundo y cada director puede utilizar distintas formas de trabajo y asumir más o menos funciones, pero por todo lo anterior podemos tener na idea más aproximada de lo que esta figura  cinematográfica aporta.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba