LocalPortada

Fiestas a 500 euros en los pisos de Salamanca

Los jóvenes parecen despreciar las multas que se imponen por cada juerga en la capital

Las fiestas en los pisos de estudiantes llevan siendo una constante desde hace muchos años en Salamanca debido a su tradición universitaria.

 

Las multas por exceso de ruido son la tónica habitual cada año, pero entonces no estábamos inmersos en una pandemia que está dejando muchas vidas por el camino y causando dolor a muchas personas y familias.

Pero, esto no parece ser impedimento para que las fiestas (algunas de ellas ilegales) en pisos sigan estando a la orden del día en una ciudad como Salamanca, aunque la cuantía de las sanciones ha aumentado hasta los 500 euros solo por los ruidos y molestias a los vecinos, no por saltarse la normativa contra la Covid-19.

«Resultando que por Resolución de Alcaldía de fecha 3 de noviembre de 2.020 se incoa expediente sancionador contra el/la interesado/a, por la presunta comisión de una infracción administrativa de carácter leve contemplada en la Ordenanza Municipal sobre Protección de la Convivencia Ciudadana y consistente en producir o emitir ruidos que alteren la convivencia, en cuanto cualquier otra infracción u omisión que vulnere lo dispuesto en dicha Ordenanza y no esté tipificada expresamente como una infracción grave o muy grave, en particular, realizar una fiesta en una vivienda particular con la asistencia de varias personas, en cuanto falta de respeto al descanso de los vecinos y producción de ruidos que alteren la convivencia, circunstancia acaecida y puesta de manifiesto por la Policía Local el día 2 de octubre de 2.020, a las 04,05 horas, en una vivienda del número 15 de la calle Doctor Jaime Vera de Salamanca, infracción que podría ser sancionada con multa de hasta 750 euros, según contemplan los artículos 13.1, 22.1.i y 23.1.a de la referida Ordenanza Municipal».

«Vistos los antecedentes mencionados, las disposiciones citadas y las demás normas de general y pertinente aplicación, el Jefe del Servicio de Policía y Actividades Clasificadas que suscribe propone a la Alcaldía-Presidencia que adopte el siguiente acuerdo: declarar la existencia de una infracción de carácter leve contemplada en los artículos 13.1, 22.1.i y 23.1.a de la Ordenanza Municipal sobre Protección de Convivencia Ciudadana, imputable al/a la interesado/a, en relación con la Resolución de Alcaldía de fecha 3 de noviembre de 2.020, imponiéndole como sanción una multa por importe de 500 euros«.

Éste es solo un ejemplo de las cientos de multas que se coleccionan cada año en una ciudad como Salamanca, que vive en plena pandemia y que no solo multa el exceso de ruido como en este caso, también el incumplimiento exagerado de las normativas contra la Covid-19.

Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Está claro, por lo que se ve a diario es que la juventud no es consciente de lo que ha pasado, en términos generales. Solo hay que ver las terrazas, donde los jóvenes tiene la mascarilla de babero. Por tanto, yo creo que mejor que las multas es, al que sea universitario expulsión de la Universidad por varios meses y si reincide con pérdida del año. Al que trabaje, si es por cuenta ajena, comunicación al empleador para que sepa el tipo de perfil de trabajador insolidario que tiene trabajando en su negocio y el peligro que conlleva. Al que tenga su propio negocio multa de ejecución inmediata, así según sea el tipo de infractor. Lo que está claro que a un joven insolvente la multa le vale para limpiarse el ojete!!

Deja un comentario

Botón volver arriba