Castilla y León

Multan a un anciano con alzheimer que se saltó el confinamiento

Con el agravante de desobediencia, porque salió dos veces en el mismo día

Un anciano de 89 años con alzhéimer ha recibido una multa de 601 euros por saltarse el confinamiento en abril de 2020 en el pueblo zamorano de Vilardeciervos.

Según informa La Opinión de Zamora, el hombre está ausente de la realidad “vive en su mundo”, un mundo ajeno a las noticias y la realidad de la pandemia. No oye bien y muchas veces “no entiende lo que le estás diciendo, se ríe y no te hace caso”, dicen sus familiares al diario zamorano.

Ahora acaba de llegarle la notificación con l propuesta de sanción desde la Subdelegación del Gobierno, seis folios que no entiende, como tampoco entendía en abril de 2020 que no se podía salir a la calle a pasear y tomar el sol.

La Guardia Civil expidió el acta de infracción donde recoge que a “las 18:40 del día 3 de abril de 2020 D. “Manuel” se encontraba en la vía pública en la carretera ZA-912 de Villardeciervos (Zamora) sin hallarse comprendido en ningún supuesto de los permitidos” contemplados en el Real decreto de alarma para la gestión de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19. Los agentes hacen constar que “ha incurrido presuntamente en un acto de desobediencia de las limitaciones acordadas”. Los agentes, tras identificarle en la vía pública, le requirieron para que de forma inmediata regresara a su domicilio, señala La Opinión de Zamora.

En ese momento no formularon ninguna denuncia atendiendo a su edad avanzada y a la dificultad que conllevaba para esta persona cambiar de costumbres. Unas horas más tarde, Manuel volvió a salir a la calle para dar un paseo desobedeciendo a los agentes. Los hechos fueron calificados de “constitutivos de una infracción grave” por desobediencia.

Es su esposa, de 88 años, quien ha contestado a la denuncia con una declaración jurada y quién vigila a Manuel. Ese día “en pleno estado de alarma, mi marido sale a la calle sin mi conocimiento. Cuando me doy cuenta de su ausencia, me asomo a la ventana y me percato de que está siendo interpelado por unos agentes de la Guardia Civil”. De inmediato “salgo a la vía pública y me dirijo a los agentes para preguntar si hay algún problema con mi marido”. Los agentes le comunican que no puede estar en la vía pública por el estado de alarma y el confinamiento domiciliario, informa La Opinión.

Noticias relacionadas

Un comentario

  1. estoy seguro que el denunciante no tiene padres o al menos estaran en el cielo porque personas asi es mejor no conocerlos

Deja un comentario

Botón volver arriba