fbpx
Economía

«Con esta política sanitaria, lo único que logra la Junta es herir a los ganaderos»

El frente ganadero de Salamanca protesta por el sistema de control de tuberculosis de Vitigudino

El frente ganadero de Salamanca ha dicho basta ante el sistema de control de tuberculosis impuesto por la Junta en la comarca de Vitigudino.

Y este jueves 6 de mayo lo ha vuelto a demostrar en una comparecencia conjunta en Villar de Peralonso en la que han estado presentes organizaciones profesionales agrarias, asociaciones, cooperativas, alcaldes de más de 50 municipios afectados por el sistema de control de tuberculosis implantando en la zona de Vitigudino y tres representantes elegidos por ganaderos directamente afectados.

Esta unión ejemplifica que el sector productor está más unido que nunca y pretende solicitar a la Junta de Castilla y León un cambio de rumbo y un diálogo “que se les ha negado”.

Desde la Dirección General de Producción Agropecuaria se ha convocado a diversas reuniones con las distintas entidades que forman el frente ganadero. Sin embargo, la sensación que tienen los profesionales es que se les ha intentado separar y que ninguno ha sido escuchado. “No ha habido diálogo nunca”, afirman los afectados. “Por eso, exigimos a la Junta de Castilla y León que tome en consideración nuestras propuestas; que han sido estudiadas y propuestas por expertos en la materia, no son fruto del capricho de unos ganaderos que no quieren restricciones; y trabajemos conjuntamente para mejorar la situación de Salamanca y, concretamente, la de Vitigudino”.

“La gota que ha colmado el vaso ha sido el borrador con las normas que se pretendían aplicar en la comarca de Vitigudino sin contar con el grupo de trabajo”, señalan.

“En esta unión de todos los agentes implicados que formamos el frente ganadero, somos conscientes y los primeros interesados en conseguir que la positividad (prevalencia) de la tuberculosis sea lo más baja posible, pero también estamos convencidos que la actual política sanitaria no sirve, ha fracasado”, aseveran. “Con la política sanitaria, llevada a cabo durante tantos años, lo único que se ha conseguido es herir profundamente a los ganaderos, al mundo rural en general y se ha conseguido un preocupante deterioro genético”.

“En ganadería extensiva, no podemos hablar de erradicación de la tuberculosis, ya que no hay un control de todos los factores que intervienen al aire libre como se pudiera realizar con ganado estabulado. Por ello, hay que hacerse a la idea de que solo se podrá controlar la enfermedad, que se hará todo lo posible ya que no queremos tener vacas enfermas, pero hay que ser realistas y hay que hablar de control, no de erradicación”. “Y, además, las medidas que se implanten para este control de la tuberculosis deben ser lo menos lesivas para los ganaderos, pues si no, lo único que se conseguirá es que no se avance para disminuir la prevalencia y que se arruine a un sector que ya está suficientemente ahogado; incluso que deje de ser una profesión atractiva para los jóvenes, que no haya relevo intergeneracional y que la principal fuente de economía de nuestros pueblos, así como sus habitantes, desaparezca”, indican.

No podemos ignorar la situación en la que se encuentra la fauna salvaje y que agrava y extiende la tuberculosis entre los animales domésticos, como la sobrepoblación de jabalíes, por poner un ejemplo, principales trasmisores de la tuberculosis. Estos campan a sus anchas sin control y se cuelan en las explotaciones a beber y comer del mismo sitio que nuestros animales, orinan y defecan en nuestras fincas y así contagian a nuestro ganado. Y no se está haciendo un verdadero control de la fauna silvestre”.

Frente ganadero

El frente ganadero nació en 2016, ante el malestar de varios productores de ganado bovino que sufrían la desinformación y unas medidas incomprensibles, con una burocracia llevada al extremo. Los ganaderos aprovecharon que pertenecían a diversas asociaciones y organizaciones profesionales agrarias y decidieron llevar un mensaje unificado ante las administraciones competentes.

Así, 16 asociaciones formaron el frente ganadero y tras diversas reuniones consiguieron llevar el 9 de marzo de 2017, a la Conserjería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León un decálogo de propuestas. En abril, de ese mismo año, la Junta ponía en marcha una página web de consulta para ganaderos donde podrían ver los pasos a tomar y qué ocurriría con su explotación.

En 2019, el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Manueco, se comprometió a formar una mesa de trabajo y, durante un año, se mantuvieron diversas reuniones en la Consejería de Agricultura, que se plasmó en un documento en 2020.

En la actualidad, el frente ganadero está formado por: Asaja Salamanca, UPA Salamanca, UCCL, Ternera Charra, Ugavan, Federación Española de Criadores de Limusín, Asociación de Criadores de Limusín de Castila y León, ABACYL, Dehesa Grande, Abaduero, ARBECYL, Asociación de Ganaderías de Lidia, Asociación de Ganaderos de Reses de Lidia, UCHAE, Asociación Raza Morucha, 19 de abril, Asoprovac. Y cuenta con el apoyo de los más de 50 alcaldes, tres representantes de los ganaderos directamente afectados, el Consorcio de Promoción del Ovino S.Coop., Fuentevacuna S.Coop., Ganavaex S.Coop., Carne Natural de Ledesma S.Coop., Campo Vacuno S.Coop. y Vacuno de Béjar S.Coop.

Más de 30 años de saneamiento

Después de 30 años de saneamiento, el sentir de los productores es que sólo importan las cifras de la disminución de la prevalencia de la tuberculosis bovina y no se tiene en cuenta el malestar que sufren los ganaderos.  Esta situación de descontento y de alarma existe desde entonces y no solo se debe a la política sanitaria llevada a cabo, sino también a la falta de consideración sobre los profesionales del campo.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba