fbpx
Local

Los padres, contra la jornada continua en septiembre

Denuncian el cambio del calendario escolar introducido por la Junta

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Fedampa) denunció este martes que el día 5 de mayo se publicó el calendario escolar para el curso 2021-2022 y en él aparece una decisión «unilateral de la Administración ninguneando la posición de las familias y sin tener en consideración ninguna de sus propuestas en el Consejo Escolar de Castilla y León».

 

En concreto, la Orden publicada el 5 de mayo que hace oficial el calendario escolar para el curso 2021/2022, «impone una jornada continua para el mes de septiembre de cuatro horas. Hasta ahora esa reducción de jornada escolar, hasta las 13 horas, se venía practicando durante el mes de junio. Esta situación obliga a las familias –para poder conciliar su vida laboral y familiar- a tener que organizarse por su cuenta y pagar a empresas privadas para que sus hijos e hijas puedan permanecer en el centro escolar con un coste económico que quizá muchas de éstas no puedan permitirse», explican los padres.

Fedampa considera que «esta falta de sensibilidad con las familias se hace más plausible todavía al comprobarse que la Orden que aprueba el calendario escolar para el próximo curso es jurídicamente cuestionable porque contradice descaradamente la Orden  de 2017 que dice que «los centros que impartan segundo ciclo de educación infantil, educación primaria y educación especial, durante el mes de septiembre desarrollarán las actividades lectivas en horario matinal sin modificar el cómputo de horas lectivas diarias y durante el mes de junio realizarán jornada continua de cuatro horas, en horario matinal».

Este artículo, junto a la orden en su conjunto, establece las pautas generales que se deben cumplir en la publicación anual del calendario escolar; «pero esto parece que es intencionadamente obviado por la Administración, que se contradice a sí misma. La sorpresa aún es mayor cuando escuchamos a la consejera Rocío Lucas, justificar la modificación horaria del mes de septiembre como regalo al profesorado por su labor educativa en situación de pandemia. Ni en la Orden, ni en la publicación del calendario, ni ante el Consejo Escolar, la consejería expone nunca principios pedagógicos para el diseño de los tiempos escolares; pero esta razón esgrimida por nuestra consejera roza la caricatura», agrega.

Los padres afirman que la mejor manera de reconocer el trabajo al profesorado «no es reduciendo unas horas de docencia en el mes de septiembre y, con ello, perjudicando seriamente la situación laboral y familiar de padres y madres».

Consideran que si la consejera quiere ser consecuente y agradecer el trabajo prestado por el profesorado durante la pandemia, le aconsejamos que adopte otras medidas y así, de paso, beneficiará a toda la comunidad educativa, como contratar a más profesores y sustituyendo en tiempo las bajas, reforzando los apoyos de profesionales a los niños y niñas que más lo necesitan, reduciendo la ratio alumnos/profesor y adoptando medidas que garanticen su estabilidad laboral y logren reducir la precariedad y temporalidad de sus contrataciones.

Desde Fedampa piden que se revoque el calendario escolar aprobado para el curso 2021-2022, anulando la reducción horaria del mes de septiembre «ya que carece de toda justificación pedagógica y escolar desatendiendo con ello un principio básico de conciliación. Exigimos a la Administración que organice los tiempos escolares siguiendo criterios educativos y que gestione coordinadamente los mismos sin olvidar la necesidad de respetar la conciliación familiar a la que todos tenemos derecho», concluye.

Noticias relacionadas

2 comentarios

  1. ¿Regalo a los profesores de “una hora menos en septiembre de hacer su trabajo” por su labor educativa durante la pandemia? ¿En serio? Pero… ¿Que labor educativa? Pero si cuando en marzo 2020 nos confinaron ellos ni fueron declarados trabajadores esenciales ni tenian que cumplir un horario de trabajo por mucho que dijeran que “teletrabajan”, si muchos se limitaban a mandar “tareas” a los padres para que fueramos los padres los que enseñáramos a los niños los contenidos, osea, que la labor educativa fue la nuestra, no la suya…

    ¿Que nos va a regalar la Consejera de Educación a los padres por sustituir gratis a los profesores entre marzo y junio de 2020 mientras muchos de ellos dormian hasta las 11h de la mañana?

    ¿O que quieren? ¿Darles un premio por haber vuelto a SU trabajo en septiembre a pesar de que muchos no querían volver y pretendian que se les considerara profesion de riesgo cuando se ha confirmado que no? ¿Que labor educativa han tenido desde septiembre más allá de la de hacer “su” trabajo? Su trabajo con mascarilla si, pero igual que todos los trabajadores, que es obligatoria ¿A que labor se refiere entonces? Porque que los niños se pusieran la mascarilla, se lavaran las manitas, y tuvieran distancias se lo enseñamos los padres en casa, que les llegaron bien enseñaditos y bien educaditos pese a la mucha sombra de la duda que se empeñaron en extender sobre los padres… y aparte si le damos un premio a los profesores, ¿Entonces? ¿Que premio les damos a los sanitarios? ¿Y a las cajeras de los supermercados? ¿Y a los repartidores? ¿nada?

    Que coherente todo ¿no?

    Los profesores NO se merecen un regalo por que en la pandemia no han sido ni heroes ni víctimas, pero menos aun cuando ese inmerecido reconocimiento perjudica a los niños, porque les quitan horas de su derecho a la educación. Y menos también porque no se está dando ningún regalo ni parecido a ningún colectivo cuya labor si que ha sido y sigue siendo determinante en la pandemia.

    Esto seria como si nos dieran un premio a todos por cruzar el semaforo en verde durante la pandemia. Cruzar en verde es nuestra obligación y coincide que estamos en pandemia, pero no cruzamos ni mas ni mejor por estar en pandemia, del mismo modo que los profesores no han ejercido una mejor labor educativa por estar pandemia. Como mucho habrán ejercido su labor educativa aunque estemos en pandemia, igual que el panadero ha seguido haciendo pan, y el fontanero ha seguido arreglando tuberías… Los profesores no son mejores ni mas que el resto de trabajadores por el hecho de haber trabajado durante la pandemia.

  2. No necesitamos ni premios, ni palmaditas en la espalda. Con que los padres vierais que tengamos en el mismo barco para formar a vuestros hijos estaríamos satisfechos. Se nota que no tuviste buenas experiencias con tus profes, o qué para ti es una profesión frustrada. Sí solo se nos valora como «conciliación familiar» cuando son el resto de empresas las que deberían hacer eso, mal vamos… O ya se les olvidó a todos cuando sin padres y madres que de niños teníamos el mismo horario junio y septiembre y nos vemos de perlas…ah se nos olvidó que fuimos niños una vez. Pues qué triste. Fin de la cita.

Deja una respuesta

Botón volver arriba