Deportes

Opinión / El Salamanca CF disfruta en el caos

El equipo del Helmántico sigue tomando unas decisiones absolutamente incomprensibles

Hablar del Salamanca CF es hacerlo de la ‘casa de los líos’; no hay momento para la tranquilidad y estabilidad en un club que parece que disfruta con el caos. O más bien, se refocila en él…

“Confusión, desorden” es una de las acepciones del diccionario de la RAE para definir a este vocablo (caos) que parece que se ha convertido en el sinónimo del Salamanca CF.

Podríamos hablar de la lista innumerable de entrenadores que ha pasado por el banquillo de este club, el número infinito de jugadores, los problemas en los cobros o las situaciones deportivas más que complicadas… pero mejor centrar el foco en la última y más grave situación, que no es otra que la salida de Lolo Escobar del Salamanca CF.

Negro, muy negro estaba el futuro del club cuando llegó el técnico pacense con la ilusión por bandera y unas ideas muy claras de lo que quería hacer, y a fe que lo hizo. Pasó de tres puntos a 35 en apenas unos meses para lograr la salvación en la 2ª RFEF, que era el objetivo que le había puesto el club tras no conseguir de nuevo cotas mayores.

Pero, más allá de los resultados (que fueron muy buenos), Lolo Escobar había logrado unir al grupo, crear una sintonía con la afición y calmar las aguas con el asunto de los impagos y la dramática situación deportiva que se encargó de apaciguar con trabajo.

La mayoría de los jugadores y trabajadores del club alucina con la nueva decisión del club de no dejar libertad de actuación a un entrenador que había arreglado la tecla que tantas veces había fallado en el Salamanca CF; mientras tanto, el club le ha dado un ‘martillazo’ para volver a las andadas y no ser razonable, lógico e inteligente para mantener una idea y dar ESTABILIDAD y COHERENCIA a este proyecto.

Desde fuera, y por incompresible que resulte, parece que hay alguien dentro del club al que le desilusiona que las cosas vayan bien, que el equipo gane y que haya un entrenador válido para dirigir el proyecto.

Eso o que los que mandan en el Salamanca CF disfrutan con el caos, con el ‘jaleo’ y con unos aficionados que están muy cerca de decir basta de una manera definitiva; muchos de ellos están al límite. Y si el club sigue jugando con fuego, puede llegar a quemarse de verdad.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba