fbpx
Más noticias

El cambio que helará Europa

El colapso de la Corriente Atlántica amenaza al viejo continente con largas sequías y un invierno helado permanente

La Corriente Atlántica marina traslada las aguas cálidas del trópico hasta el Atlántico norte, se está frenando y podría colapsar este mismo siglo, lo que alteraría de forma irreversible el clima en Europa, sumiendo la mayor parte del continente en un invierno helado permanentemente y con sequías muy largas, según un estudio publicado por la revista Nature.

 

La corriente atlántica regula la temperatura en la zona meridional del Atlántico, lo que permite observar diferentes temperaturas y fenómenos atmosféricos simultáneamente en sitos como Madrid y Nueva York.

Esta corriente lleva las aguas frías y profundas desde la zona de Groenlandia hasta el sur al tiempo que las aguas cálidas y superficiales del Atlántico se desplazan hacia el norte, lo que permite elevar su temperatura e impedir que se hiele.

En la última década esa corriente ha perdido fuerza y se cree que se debe al deshielo de Groenlandia debido al cambio climático, lo que ha ralentizado esa circulación y el intercambio de agua fría por agua caliente, porque son los hielos del norte de Europa los que permiten que funciones esa corriente de la que dependemos.

Si la situación persiste, el Atlántico norte dejaría de recibir aguas cálidas del trópico con lo que se convertirán en aguas más frías e influirán de manera determinante en el clima de la región.

Esto, unido a la densidad que adquieren las aguas superficiales debido a la profundización del cambio climático, ha provocado que el sistema esté a un paso de colapsar totalmente. Una vez ocurra, el clima de esa zona no volverá a ser el mismo.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba