fbpx
Opinión

El centro del barrio

 

Cuando hago fotografía en mi ciudad, dejo que los pies caminen hacia el centro Histórico, allí donde todo es familiar, incluso los turistas me parecen los mismos de otros días y realmente puedo ser un turista más con la máquina colgada al cuello, pasando desapercibido.

Son paseos aprendidos pero agradecidos, pues siempre me encuentro con personas conocidas con las que comparto un saludo. En este itinerario fotográfico de café con churros y saludos, las cámaras son aceptadas como un elemento más del entorno urbano, pues relacionamos Casco Histórico con fotografía y no llama la atención ver a paseantes con una cámara en mano.

Con cierta frecuencia me gusta buscar otro destino lejos del centro, buscar otra cara de la ciudad, allí donde no es tan habitual ver a alguien haciendo fotografía, donde el contexto fotográfico es diferente.

Hacer fotografía en los barrios, siempre es una experiencia enriquecedora. Además, desde el punto de vista documental, si quieres hacer un archivo de la evolución urbana y social de Salamanca, los barrios son el referente ideal.

En ellos encontramos construcciones originales de los años sesenta o anteriores perfectamente rehabilitadas, en contraste con edificaciones posteriores que van marcando los diferentes estilos arquitectónicos hasta nuestros días, en ellos conviven generaciones en armonía social y cultural.

El clasicismo y la modernidad se conjugan aportando riqueza vital a sus calles, a sus parques, sus plazas y locales. Este conjunto hace que la fotografía de los barrios sea el medio idóneo para documentar gráficamente el paso de los años de nuestra ciudad.

Pero hacer fotografía en un entorno que no es monumental tiene un registro emocional totalmente diferente, porque los barrios, aunque sean populosos, respiran intimidad en cada esquina, en cada ventana con ropa tendida, en cada plaza de tertulia compartida, en cada bar donde eres el desconocido.

Hoy acompaño el texto con algunas fotografías de diferentes barrios de Salamanca.

El Blog de Pablo de la Peña, aquí.

 

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba