fbpx
Local

La construcción de la perrera municipal comienza con más de un año de retraso

La instalación se edificará en la finca La Salud, en dirección a la localidad de Florida de Liébana

A mediados de junio de 2020, el Ayuntamiento de Salamanca anunció la construcción de un nuevo centro de protección animal en la ciudad, lo cierto es que se iniciarán las obras un año y medio después

El fin de esta edificación es la de albergar a los animales abandonados que son encontrados en Salamanca. La perrera municipal estará ubicada en la finca de La Salud, situada detrás de Mercasalamanca en dirección a la localidad de Florida de Liébana.

Esta previsto que el centro que comienza a urbanizarse ahora tendrá una superficie de 2.664 metros cuadrados y dará respuesta a la necesidad de disponer de instalaciones adecuadas para cubrir el servicio de recogida de animales abandonados, tal y como marca la Ley 5/1997 de Protección de Animales de Compañía de Castilla y León, así como la Ordenanza Municipal de Animales de Compañía del Ayuntamiento de Salamanca, segñyb informó el Consistorio salmantino en junio de 2020.

El proyecto contempla un total de 80 cheniles individuales para perros y una zona de alojamiento para 40 gatos. Su desarrollo se ejecutará en varias fases y, en la primera estaba programada para el segundo semestre del 2020, pero las obras no se llevaron a cabo, se contemplaba la construcción de un módulo principal con capacidad para 30 cheniles para perros, con bebedero automático en cada uno de ellos, una tolva dispensadora de pienso y un patio individual, así como dos cheniles para gatos con un enrejado en su zona superior.

En esta fase también se debía de construir una zona de hospitalización, un lavadero canino, parques de esparcimiento y juego vallados en el perímetro de los cheniles, además de las zonas destinadas a gestión, almacenes, instalaciones sanitarias y eléctricas y un aparcamiento.

El plazo de la obra estaba prevista que durara unos cuatro meses, por lo que concluirá con casi dos años de retraso sobre el tiempo previsto.

También se anunció en junio del 2020 que el servicio de recogida de animales abandonados de la ciudad pase a ser gestionado a través de un contrato reservado a las empresas de economía social, de manera que al beneficio de contar con un servicio en el que prime el bienestar animal y que cubra las necesidades de la ciudad en materia de animales abandonados, se sume el valor de la generación de empleo entre los colectivos con mayores dificultades de inserción laboral.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba