Provincia

Los buitres matan a una novilla y su becerro en Hinojosa

La alianza UPA-COAG de Salamanca denunció este viernes un ataque de buitres a una explotación ganadera de nuestra provincia. Como consecuencia de este percance ha muerto una novilla primeriza y su becerro recién nacido en el término municipal de Hinojosa de Duero, en pleno Arribes, en las proximidades del río Huebra.

En el lugar de los hechos hay muchos signos de que se trata de un ataque de buitres, que por otro lado no resulta nada extraño si tenemos en cuenta que estas aves necrófagas cuentan con una importantísima población en esta zona de la provincia.

La alianza UPA-COAG lleva denunciando desde hace tiempo el peligro real que corren las explotaciones ganaderas, sobre todo ovejas y vacas durante el parto cuando los animales son más vulnerables, debido a la proliferación de estas aves en muchas zonas de Castilla y León.

Los restos del becerro.

«Nuestra organización ha exigido a la Junta de Castilla y León que deje de mostrarse contemplativa con los ataques cada vez más frecuentes de buitres, y que de una vez por todas se adopten todas las medidas necesarias para que estos animales dispongan de alimento necesario y así el ganado vivo no se convierta en su principal objetivo. De igual modo exigimos la indemnización pérdidas que a los ganaderos les están ocasionando estos ataques», indica la alianza a través de un comunicado.

No tener que recoger los cadáveres

UPA-COAG ha pedido en «infinidad de ocasiones que no se pongan tantas trabas para que las explotaciones ganaderas, siempre que cumplan unos requisitos (aprovechamiento ganadero extensivo, calificadas sanitariamente, en determinados ámbitos territoriales…), no tengan que recoger los cadáveres de animales, y así permitir que sean alimento de especies necrófagas como los buitres, lo que aliviaría los ataques de estas aves en las ganaderías de zonas especialmente sensibles».

La Junta de Castilla y León, y más en concreto la Consejería de Medio Ambiente (responsable del cuidado de la fauna salvaje), «no puede pasar por alto episodios cada vez más frecuentes en nuestra región, ya que de un tiempo a esta parte se han multiplicado los ataques de buitres con la muerte de varias novillas, becerras y ovejas, ante la impotencia de los ganaderos, que nada pueden hacer para evitarlo», según explica la alianza.

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba