fbpx
Más noticias

Vuelven las restricciones duras a Europa

Para frenar la nueva ola de coronavirus

El aumento de la incidencia del Covid ha obligado a numerosos gobiernos europeos a implantar nuevas medidas restrictivas con el fin de contener la expansión del virus. Además, a la situación complicada que se está atravesando, hay que añadirle la variante ómicron, está disparando los contagios.

El primer país en establecer un confinamiento estricto ha sido Países Bajos. A partir de este domingo y hasta el 14 de enero estarán en vigor las medidas restrictivas. Estas contemplan el cierre completo de hostelería y actividades culturales, y solo podrán abrir hasta las 8 de la tarde los servicios esenciales. Además, para las comidas y cenas de Navidad sólo se permitirá recibir a cuatro personas mayores de 13 años. Sin embargo, por el momento no se ha planteado la posibilidad de establecer un toque de queda. Por otra parte, también se tratará de que la población mayor de 18 años reciba la tercera dosis antes de que finalice el mes de enero.

Bélgica, por su parte, ha establecido la obligatoriedad de mostrar el pasaporte Covid para entrar en bares y restaurantes. Además, ha decretado el cierre de la hostelería a las 23 horas y limitar a 200 personas el aforo de eventos que se celebren en espacios cerrados. En el país, alrededor del 75% de la población ha recibido la pauta completa de la vacuna, y su incidencia se sitúa en 1.600 casos. En Alemania, las autoridades no contemplan rebajar las restricciones, sino todo lo contrario. Esto se debe a que el país bávaro tiene una de las tasas más bajas de vacunación en Europa occidental. Además, el número de fallecidos oscila entre los 400 y 500 diarios.

En Reino Unido, los expertos califican la situación como “extremadamente preocupante”. Por ello, según The Times, se está barajando la idea de activar tras las Navidades un “plan cortocircuito”. Esta medida duraría dos semanas y prohibiría las reuniones de distintos grupos en interiores. Además, obligaría a la hostelería a mantener exclusivamente su servicio en el exterior.

Italia y Francia todavía no han aplicado aún medidas duras para frenar el número de contagios. El país transalpino ha establecido la obligación de presentar una prueba de antígenos para entrar en el país. Además, están valorando la idea de establecer un confinamiento total para los no vacunados. Por su parte, Francia ha prohibido celebrar eventos públicos durante las fiestas navideñas.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba