fbpx
LocalPortada

Los Sucesos de Salamanca de 1937

Cuando se creó el Partido Único del Movimiento

Uno de los hechos que marcó gran parte del siglo XX en España se fraguó en Salamanca en el contexto de la Guerra Civil. Conocidos como los ‘Sucesos de Salamanca de 1937’, fueron una serie de acontecimientos que finalizaron con la creación del partido único del Movimiento.

Uno de los problemas que hacían peligrar el triunfo del bando sublevado en la Guerra Civil, iniciada en julio de 1936, eran los enfrentamientos entre las diferentes facciones. Estas pugnas se produjeron desde el principio de la contienda, especialmente en el ámbito de Falange. Además, con la detención y posterior fusilamiento de José Antonio Primo de Rivera, Jefe nacional de Falange, el proceso se agravó.

Tras la creación de la Junta Técnica del Estado y el ascenso al poder de Francisco Franco, desde el entorno del Generalísimo se empezó a considerar la idea de establecer un partido único. Esta idea se vio reforzada con la llegada a Salamanca de Ramón Serrano Súñer, en febrero de 1937. El objetivo era proporcionar al nuevo Estado una organización y coherencia de las que carecía. Por ello, el establecimiento de un partido único daría legitimidad al Jefe del Estado, convirtiéndose en el máximo dirigente de la organización.

Para ello se tomó como referente el modelo italiano, con el Partido Fascista Republicano como única formación legal del régimen. En el caso español se pretendió hacer lo mismo con Falange, una organización que estaba ganando mucha fuerza a medida que avanzaba la contienda. En este sentido, ya contaba con más de 130.000 milicianos y un millón de simpatizantes. Esta gran importancia e influencia también fueron claves para que desde el Cuartel de Franco en Salamanca se dieran cuenta de la necesidad de hacerse con el control de la organización.

Desde el entorno de Franco y Serrano Súñer comenzaron a promover las luchas internas, que ya se estaban produciendo desde hacía tiempo. Esta situación acabó dando lugar a una grave crisis política entre los días 12 y 15 de abril. Lo que provocó que la situación en Salamanca en la noche del 16 al 17 fuera dramática. La tensión acabó desembocando, el día 17, en el enfrentamiento armado entre las facciones, que se saldó con dos muertos.

Finalmente, con el pretexto de los enfrentamientos y las muertes, Franco tuvo vía libre para justificar la intervención de Falange. El día 19, el Generalísimo publicó el Decreto de Unificación, que en su primer artículo decía: “Falange Española y Requetés, con sus actuales servicios y elementos, se integran, bajo mi jefatura, en una única entidad política de carácter nacional, que, de momento, se denominará Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S”.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba