fbpx
LocalPortada

El pelotazo del Bretón

Lo proyectado supone un desastre medioambiental, urbanístico y patrimonial protagonizado por el gobierno municipal de Salamanca en el solar del antiguo Teatro Bretón

Lo proyectado supone un desastre medioambiental, urbanístico y patrimonial protagonizado por el gobierno municipal de Salamanca en el solar del antiguo Teatro Bretón; y todo ello a pesar de estar protegido y declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad y justamente, cuando el alcalde, Carlos García Carbayo, preside el grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad.

La asociación Comité Antinuclear y Ecologista acusa al Ayuntamiento de Salamanca de cometer graves irregularidades urbanísticas, con impacto medioambiental y patrimonial, al conceder la licencia ambiental a un proyecto claramente ilegal.

«Recordemos que sobre el solar se quiere construir un edificio con una altura considerablemente superior a la del antiguo y entrañable Teatro Bretón, así como varias plantas de sótanos dedicadas a aparcamientos», matizan desde la asociación.

Al proyecto se presentaron numerosas alegaciones realizadas por asociaciones y vecinos; «alegaciones que no han sido contestadas a pesar de que es obligatorio», puntualizan.

Al contrario, en lugar de tener en cuenta dichas alegaciones y las denuncias sobre la ilegalidad del proyecto, «el Ayuntamiento ha concedido la licencia ambiental a un proyecto que daña gravemente ese espacio en lo que es una parcela dotacional (definida así en el Plan General de Ordenación Urbana) y que está protegida incluso por la UNESCO. Pese a la obligación de que se mantenga como tal, en su lugar se permite un gran edificio con más plantas que el anterior y produciendo un impacto notable en las perspectivas de los monumentos y edificios protegidos de la plaza del Bretón, adyacentes y la plaza de San Román», apuntan desde la asociación.

El edificio prevé un uso destinado a residencia de estudiantes, «pero mañana, la empresa quizás lo destinará a otro uso, pues el proyecto ya se ha modificado tropecientas veces. El gobierno municipal tiene la obligación de exigir y garantizar a la empresa la justificación de un uso educativo, que saben, que tampoco ahora cumple», aclaran.

El Comité Antinuclear y Ecologista ha presentado recurso de reposición contra dicha licencia ambiental para denunciar el desastre que esto supondría y pedir que se anule la misma, pues no se cumple con el Plan General de Ordenación Urbana, con las normas medioambientales de la Comunidad Autónoma y con los compromisos internacionales.

«No sabemos cuánto pagó la empresa por el solar del antiguo Teatro Bretón, pero podemos imaginarnos que poco, porque su valor como dotacional hace difícil, por no decir imposible, transformarlo en un gran negocio. Y ahí es donde entra el papel de un Ayuntamiento, que no vela por los intereses generales, sino por los de una particular empresa de construcción. Y no lo hace, porque da licencias (de momento, la ambiental) y bendiciones a un pelotazo urbanístico al transformar un espacio dotacional en residencial, que, repetimos, está expresamente prohibido por el Plan General de Ordenación Urbana», concluyen desde la asociación.

Edificio proyectado en el solar del Teatro Bretón. Imagen. Comité Antinuclear y Ecologista de Salamanca.

 

Noticias relacionadas

Un comentario

Deja una respuesta

Botón volver arriba