fbpx
LocalPortada

El carril bici de Salamanca no cuenta ni para la OCU

El de Salamanca no merece ni el nombre por sus carencias

Salamanca lleva dos décadas construyendo a retazos un carril bici, que todavía hoy sigue siendo un proyecto inacabado y con unas carencias que, por descarte, incluso la Organización de Consumidores y usuarios (OCU) no lo considera como un carril bici.

Se ha convertido en una coartada del equipo de gobierno municipal, del PP que lleva décadas dirigiendo los designios de la ciudad, para salir recurrentemente a la palestra para presumir de su apuesta por el transporte sostenible y alternativo al tráfico.

La realidad es bien distinta, porque no solo no se ha completado un carril bici que permite moverse sobre dos ruedas por toda la ciudad, sino que en los tramos donde entra en conflicto con el tráfico a motor, por falta de espacio, el Ayuntamiento apuesta por quitar espacio al peatón y pintar algunos tramos del carril en las aceras, como en Federico Anaya y ahora, en el puente Felipe VI, según el nuevo proyecto del equipo de gobierno.

De momento, este es el plano del carril bici salmantino, circular, pero ni siquiera cerrado en algunos puntos. Con todo, el mayor problema es que luego no tiende una malla tupida de vías hacia adentro, de forma que la movilidad en bicicleta sea real por la ciudad.

Plano del carril bici de Salamanca, que es una circunvalación incompleta.

La OCU acaba de valorar las redes ciclistas de 14 ciudades. Vitoria, Sevilla, Valencia y Barcelona son las mejores ciudades para circular en bicicleta, mientras Madrid, La Coruña y Córdoba tienen las peores redes de vías ciclistas, según nuestro estudio sobre las infraestructuras para ciclistas en 14 ciudades españolas. «Los ayuntamientos deben acelerar la transformación de los espacios urbanos para cambiar hacia una movilidad más sostenible», concluye en su informe.

Una red bien diseñada promueve el uso de la bici, según la OCU
«La bicicleta solo se percibirá como un medio de transporte cuando resulte seguro usarla sin miedo al tráfico y permita llegar de forma cómoda a cualquier lugar de la ciudad. Las vías ciclistas específicas bien diseñadas evitan que los ciclistas hagan maniobras raras y que se salten las normas de tráfico», indica.

¿Cómo debe ser una buena red ciclista, según la OCU?
«Una red ciclista útil debe cumplir siete criterios: que sea completa, continua, uniforme, directa, reconocible, tupida y que pase por vías principales. Si es una red útil, también será más segura, porque no hay nada que aporte más sensación de seguridad a los ciclistas que la presencia de más bicicletas». El de Salamanca no reúne ni un solo criterio, lo que lo convierte en un carril bici solo de boquilla.

Falta conectividad y diseño uniforme de los carriles bici
«Los resultados han mejorado en general respecto a los del anterior estudio realizado en 2013. Sin embargo, en muchas ciudades todavía se aprecia escasa conectividad y unas redes poco tupidas: para llegar a centros neurálgicos, es preciso dar rodeos. Además, faltan criterios unitarios en el diseño de los propios carriles bici, pues la apariencia y señalización de esos carriles bici cambian mucho de un lugar a otro de una misma ciudad, lo que hace difícil reconocerlos», señala la OCU.

Ejemplos carriles bici bien diseñados, según la OCU, nada que ver con el de Salamanca.

Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Y así seguimos, cada vez menos ciudad para vivir, cada vez más obsoleta, con menos cultura, con menos gente. Una ciudad a la que están dejando morir poco a poco. ¡Qué pena!

Deja una respuesta

Botón volver arriba