fbpx
CulturaPortada

“Se aprovechan del mundo del arte, porque puede generar mucho dinero”

Miguel Ángel Rego, profesor de escultura de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Salamanca

Decían que Van Gogh no era tan malo cuando se murió de hambre, ni tan bueno cuando por sus cuadros se pagan millones de euros. Ahora, además de las obras físicas, también hay un auge en las digitales. Sobre la venta de estas obras digitales –NFT- y los millones que mueven en criptomonedas, de las redes sociales y de los futuros artistas va la charla con Miguel Ángel Rego, profesor de escultura de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Salamanca.

¿El mercado del arte cotiza al alza?
Creo que lo que está ocurriendo a día de hoy es un boom dentro de la economía especulativa de las denominadas criptomonedas. Muchas compañías tecnológicas están apostando por un nuevo lugar dentro de Internet para generar economía, que en este caso sería el metaverso.

Las propias empresas tecnologías están buscando crear su propio mundo digital, donde también se encontraría ‘la decoración’ de ese mundo en obras de arte digitales…
Algo así. Lo que ocurre es que la producción artística es subjetiva. El tema de las NFT -(Certificado digital único, que se utiliza para registrar la propiedad de un activo como una obra de arte o un objeto de colección)- está dando un halo de originalidad a algo que puede reproducirse. Creo que se están aprovechando del mundo del arte, porque creo que pueden generar mucho dinero.

Un ejemplo de esto. Hace casi un año, una creación digital del artista Beeple se vendió por casi 60 millones de euros. ¿Es un boom?
Beeple no es un mal artista, dentro de un campo específico controla bastante lo que es el cinema 4D y el sofware 3D,… Parte de su obra me gusta mucho. Muchas de sus piezas son muy buenas. Pero, en esta subasta fueron 60M€, pero no fueron 60M€, porque está pagado en una moneda Ethereum….

La obra de Beeple vendida en Christie’s por 60 millones de euros.

El mercado está ahí…. Se anima a hacer una obra NFT…
Por mí podemos hacer la prueba, pero creo que esto va a ser otro boom como lo que ocurrió hace una década con Google Earth. Los propios usuarios creábamos los contenidos. Veo algo parecido, se está intentando generar por parte de los prosumidores -productores y consumidores a la vez- se habla de cómo en términos de precariedad, lo que hace una persona en las redes sociales es consumir y también producir. Está generando economía mediante sus publicaciones. En su momento lo pensé con Google Earth generar contenidos, crear mi propia obra artística,…

¿Qué pasó?
Mucha gente que se metió a hacer su modelo, no fue remunerado a pesar de estar produciendo para una multinacional como Google.

¿Cree que está pasando lo mismo?
Puede. Se está viendo a un futuro cercano el tema del metaverso como introducir un montón de contenidos visuales y que sean los consumidores y usuarios los que generen esos modelos. ¿Qué es lo que pasa? que le viene muy a Google decir que una NFT se ha vendido por 60M€ y que eso ocurra.

Los artistas seguirán siendo pobres…
(Risas) Lo bueno y lo malo del mundo del arte es que hay muchos mercados. Veo muy loable que haya personas que se metan o no. No voy a meterme en lo que hagan mis compañeras profesionales, pero yendo más a mi terreno, que es la academia, es que aquí -en la Facultad de Bellas Artes- se intenta ver técnicas, formas de creatividad y nuevos mundos desconocidos por el alumnado para que generen esas ideas y no nos metemos tanto en lo que es la generación de dinero. Se da a conocer, pero no es el fin último, creo que hay que potenciar ser un elemento creativo para una empresa, hacer tu propia marca, ser escultora,… lo bueno que tiene Bellas Artes es que tiene infinidad de salidas.

Miguel Ángel Rego, profesor de escultura de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Salamanca.

Una curiosidad, ¿con los NFT se terminaría los falsificadores de obras?
Seguiría habiéndolos. El poner un código a un archivo digital no es nada nuevo, lo más novedoso es ponerle un código para hacerlo único, pero dentro del terreno de la economía, eso lo lleva el sistema Blockchain. Hace unos años vendí una obra de vídeo que se puede reproducir infinitamente, pero puse una tirada de tres copias. Así acotaba el número de copias que se podían reproducir de una obra mía. Eso ya existía, pero ahora es muy jugoso. Volviendo al tema de la subasta, 60M€ de euros pero en criptomoneda. Es muy confuso las noticias que se dan, hay que indagar mucho en ese mundo, sobre todo porque lleva a malos entendidos.

¿A qué se refiere?
A una persona, ¿qué le llega? Que yo puedo hacer una obra digital, entro en la subasta de Sotheby’s, y se vende por 60M€. Pero, no son euros, son criptomonedas y ese es un mercado muy especulativo. Creo que es algo similar a lo que ocurrió hace una década con la burbuja inmobiliaria.

En Bellas Artes también enseñan arte digital.
En mi campo, que es la escultura, hay varias asignaturas destinadas al sofware 3D, técnicas de Cinema 4D,… Algunos programas se llevan utilizando desde hace mucho tiempo, otros son más nuevos. Hay que dotar de herramientas al alumnado para que tenga una versatilidad que luego puede o no utilizar.

En Escultura… ¿Cómo sería?
Cuando trabajas en sofware trabajas con tres ejes X-Y-Z y vas haciendo un modelo visual, que a pesar de ser una pantalla, se puede mover. Dicho de manera coloquial, con el ratón o teclado puedes ir girando los ejes y ver todo el volumen.

Miguel Ángel Rego, profesor de escultura de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Salamanca.

¿Lo digital suplantará lo analógico?
Creo que no. Son diferentes capas de conocimientos que se van superponiendo y pueden convivir ambas. Una puede tener más difusión en determinado momento de la historia, pero una técnica no surge y reemplaza a la otra, las técnicas se van superponiendo a lo largo del tiempo y se van complementando.

A principios del siglo XX llegaron las vanguardias. ¿Qué traerá el XXI?
(Silencio) Los nuevos movimientos artísticos no van a estar completamente determinados por lo que es el medio digital. Lo digital no va a ser sine qua non para que surja la vanguardia, tiene que ir complementado de otras muchas cosas. Tanto nuevos medios como nuevas formas de pensamiento tienen que ir de la mano.

¿Se está primando la identidad o la esencia en los artistas del momento?
Es un tema muy peliagudo y un melón muy grande.

Tiene la suerte de enseñar y compartir espacios con artistas en ciernes…
Sí. Soy el que más aprendo aquí. (Silencio) El tema de la identidad y la esencia es un tema de debate. El arte a partir de la era moderna ha bebido de lo marginal, de lo externo,…se ha apropiado de situaciones marginales, no vistos, externalidades,… y las ha traído a una mirada actual.

Ahora eso está muy mal visto…
Sí.

¿Qué pasa con la inspiración? ¿Nos puede llegar de muchas partes o vivencias?
La inspiración surge de donde te surge. Lo cotidiano tiene menos poder de sorprender que lo exótico. Artistas como Matisse o Picasso se han nutrido de lo exótico para traerlo a la vanguardia. A día de hoy con el tema de la esencia y la identidad se está primando la identidad, que a mí no me produce ningún rechazo, siempre y cuando vaya de la mano de una buena obra. Lo que no puede ser es que sea premisa fundamental, el que sea una externalidad, una identidad diferente,… Lo veo bien en el sentido de que se les está dando voz a quién no la tenía antes, incluso viéndome perjudicado por ser blanco, heterosexual y occidental. Por delante de mí está mi profesión y el arte y si vela por esas vías, es una postura inteligente y se genera a partir del conocimiento colectivo.

Miguel Ángel Rego, profesor de escultura de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Salamanca.

¿Cree que los jóvenes artistas se están autocensurando y no publican todo en las redes sociales por los comentarios que puedan tener?
Las redes sociales tienen mucha fuerza. Hablo por mí, yo sí me he autocensurado. Antes era muy político en las redes sociales y ahora cuido lo que digo. Me acuerdo en el inicio de las redes sociales de tener broncas con personas, con las que no había tenido nunca una discusión y había hablado con ellas de temas políticos cara a cara.

Lo que se suele decir es que jamás tendrías esas palabras subidas de tono en la barra de un bar…
Exacto. Es otro tono, otro ambiente.

¿Tiene dos perfiles, uno para el artista y otro para la persona?
Ahora no. Hace tiempo, sí, para discernirlo. Cada vez somos más conscientes de que las redes sociales son plataformas de acumulación de datos, que todo lo que vayas a poner está a la vista, se está recolectando y no es que te vaya a influir a ti directamente, pero se están haciendo estudios de big data que pueden influir en tu percepción y tu dependencia a la hora incluso de votar.

¿Han influido las redes en su obra?
No. He tenido varias etapas en mi obra artística, una más política y otra menos, y no ha sido por las redes sociales, sino porque no me interesaba tanto que lo político ilustrativo estuviera presente en mi obra. Ha sido un cambio de dirección.

¿Y a los jóvenes artistas le da miedo subirlas?
No he visto ninguna obra subida de las que se hacen en clase. Cierto que doy a primero y segundo y soy muy cauto con esto.

¿En qué sentido?
Es por el tema de seguridad. Lo que les planteo es que no piensen que las obras que están haciendo en la carrera son obras de arte, sino ejercicios, porque estarán buscando la obra genuina, lo mejor, y van a tener episodios de bloqueo que no son buenos. Lo que hacen en clase son ejercicios que van a dar pie a otros mejores. Puede que esos ejercicios pasen a ser obras si en un momento dado se presentan a un concurso, eso perfecto, pero que quiten de la mente el término obra de arte que está muy contaminado o mistificada. Esto es como todo, el primer día tienen que aprender cosas y cuando vaya pasando el tiempo serán mejores, pero no vas a crear en primero o segundo, una obra genuina. Hay mucho mito en el mundo del arte y hay que bajar al suelo.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba