fbpx
LocalPortada

La hostelería salmantina anuncia una subida de los precios

El presidente de los hosteleros dice que hay 2.000 profesionales del sector apuntados al paro "y no tenemos personal", porque en su mayoría "la gente prefiere seguir cobrando ayudas "

La hostelería salmantina afronta la campaña de verano de manera positiva, pero con incertidumbre. Con el fin de la práctica totalidad de las restricciones impuestas por la pandemia, este será el primer verano ‘normal’ desde la llegada del coronavirus. Sin embargo, el sector debe hacer frente a otras cuestiones que amenazan el normal desarrollo de la actividad en los establecimientos. 

Este año 2022 está trayendo consigo tanto luces como sombras. En primer lugar, las altas tasas de vacunación e inmunidad frente al coronavirus han supuesto el fin de casi todas las restricciones impuestas desde marzo de 2020. Así pues, este verano será el primero sin mascarillas en interiores, límites de aforo y demás medidas anti-COVID, lo que hace esperar unos meses estivales muy positivos en los ámbitos turístico y hostelero.

Sin embargo, también estamos viviendo un encarecimiento de los precios como hace mucho que no se producía, con la inflación situándose en niveles de 1985. A estas cuestiones se le añaden otras que vienen lastrando al sector de la hostelería desde hace tiempo, como los problemas para encontrar profesionales que trabajen en los establecimientos.

Así lo reconoce a este diario Jorge Carlos Moro, presidente de la Asociación de Empresarios Hosteleros de Salamanca (AEHS), quien expone que en el sector son “positivos respecto a la campaña de verano”. Pese a ello, también recalca que están “con la incertidumbre que genera el tema de la falta de personal, que venimos sufriendo desde hace tiempo”.

Falta de trabajadores

Los problemas para cubrir los puestos laborales vienen afectando a los establecimientos hosteleros desde hace tiempo. Sobre esta cuestión, Moro explica que actualmente hacen falta profesionales “de todo en general, desde gente de sala, ayudantes de cocina, cocineros…”. No obstante, como viene siendo habitual, “el puesto más demandado es el de camarero”. Desde la AEHS, están “buscando alternativas y soluciones junto con el ECYL” para tratar de solventar esta cuestión. A pesar de ello, el dirigente lamenta que, “tenemos 2.000 personas apuntadas en las listas del paro y mientras, nosotros necesitando personal”.

Los puestos de trabajo que no se cubren se deben, según Moro a que, “en la mayoría de los casos, la gente está cobrando ayudas y hay muchas personas que no les interesa trabajar. Prefieren cobrar la ayuda porque les sale más rentable”. Frente a esta postura, hay quienes plantean que sería necesaria una mejora de las condiciones salariales para hacer más atractivos estos trabajos y así, solventar el problema de la falta de personal. Desde el lado empresarial, el presidente de la AEHS indica que, “ahora mismo somos de los convenios más altos que hay a nivel de todos los sectores. Creo que está muy bien pagado”.

En muchos de los establecimientos que sufren la falta de personal tienen que apañarse con las plantillas que tienen para afrontar la campaña veraniega. Eso sí, algunos se ven obligados a “cambiar los horarios completamente, incluso cerrando antes y reduciendo los horarios en que los establecimientos están abiertos”.

Las soluciones

Preguntado por el modo de terminar con este problema, el dirigente de los hosteleros salmantinos cree que “la solución está muy clara. Que la hostelería se haga un lugar atractivo, igual que cualquier otro sector. Yo creo que hay problema en todos los sectores, porque empresarios malos, los hay en todos los sectores. Lo que sí creo que se debe hacer es un trabajo basado sobre todo en la convivencia con el trabajador. Es decir, que tenga una vida social y con su familia, y que pueda disponer de su tiempo libre. Incluso que, en épocas que no sean de temporada, puedan descansar algún fin de semana”.

Para conseguir estos objetivos, lo que debería hacerse, expone Moro, es “ampliar las plantillas y que la Administración eche una mano a los hosteleros, con bonificaciones en Seguridad Social o por contratación. Por ejemplo, que se nos bonifique la contratación de tipo fijo o fijo discontinuo. Nosotros haríamos plantillas más grandes y así podríamos poner mejores horarios, y así los empleados podrían disfrutar de algún fin de semana”.

Escalada de precios

El otro gran problema que deben afrontar los hosteleros es el descontrolado incremento de los precios, tanto de los productos como de la electricidad. Esta cuestión, que está afectando “muchísimo”, es un “varapalo bastante importante. Estamos viendo casos en que las subidas son casi del 100% respecto a lo que pagábamos anteriormente”, reconoce Jorge Carlos.

Con el fin de paliar este encarecimiento, los establecimientos se verán obligados a subir los precios de las consumiciones. “Es que, si no, no van a salir los números. No solo han subido los suministros, en hostelería ha subido absolutamente todo, la materia prima, el alcohol, la cerveza, etc. Entonces, para que salgan las cuentas hay que subir los precios entre un 7% y un 8%”. La subida de las consumiciones ya se ha producido en muchos establecimientos, “y los demás, según vayan viendo sus números tendrán que darse cuenta”.

Finalmente, todas estas circunstancias pueden suponer un riesgo importante para los negocios, poniendo en peligro la propia supervivencia de los mismos. “El que no ande bien de cuentas y de números, evidentemente no va a sacar ni para cubrir gastos”, concluye Moro.

Noticias relacionadas

3 comentarios

  1. Os habéis enterado de que hay más negocios a parte de la hostelería? Y que a todos nos han subido los gastos? Y que también tenemos que comer? Lo que ocurre es que no estáis acostumbrados a tener que acatar la ley, a tener a los empleados como es debido, a declarar todo lo que entra en caja, ni a vivir como toca ahora

Deja una respuesta

Botón volver arriba