fbpx
Opinión

Cruzar los dedos

Para mí, julio y agosto son meses de selección fotográfica en busca de imágenes para presentarme a dos de los cuatro concursos más relevantes de Salamanca, uno es el concurso nacional de fotografía agrícola y ganadera de la Diputación Provincial de Salamanca y el otro es el concurso convocado por la Junta de Cofradías de Semana Santa de Salamanca.

Los otros concursos a los que hago referencia son el de la San Silvestre salmantina a primeros de año, al cual me he presentado tres veces y he conseguido un segundo premio, y el del Museo del Comercio de Salamanca que es el único de los cuatro donde nunca he participado. Espero hacerlo próximamente.

El concurso de la Diputación es sin duda el más abierto, pues no restringe las fotografías al entorno o a las costumbres de la tierra salmantina. Pueden presentarse trabajos realizados en cualquier rincón del mundo, realmente podría decirse que es internacional. Este año se celebra la trigésimo tercera edición.

Este año participo por segunda vez. Una de las cosas que más me gusta es que lo tengo presente durante todo el año, ya que los trabajos no están acotados a unas fechas concretas. La verdad es que da mucho juego ir buscando diferentes propuestas en las salidas al campo a lo largo del año.

Por el contrario, los trabajos presentados al concurso de Semana Santa de Salamanca deben ceñirse a las procesiones en Salamanca capital del año en vigor. La imagen ganadora será el cartel oficial para promocionar la Semana Santa salmantina. Este concurso tuve la fortuna de ganarlo en una ocasión y de quedar segundo en otra, calculo que me he presentado unos siete u ocho años.

Selecciono previamente diferentes momentos procesionales, para no darme el atracón fotográfico de los primeros años en los que iba de procesión en procesión como pollo sin cabeza. He de reconocer que, si no saliera con intención de hacer fotografía, viviría esas fechas de otra manera.

A la hora de decidir qué fotografías presento, tengo claro que el primer jurado debo ser yo. Aunque en algunos concursos se puedan presentar diez o más fotografías, me gusta escoger dos o tres, incluso una, como el año que gané el concurso de Semana Santa; de este modo me exijo un poco más.

Ahora ya toca cruzar los dedos esperando recibir la llamada del jurado en caso de haber sido seleccionado, pero en cualquier caso, volveré a concursar el próximo año, que siempre es un buen motivo para seguir haciendo fotografía.

El Blog de Pablo de la Peña, aquí.

Instagram Pablo de la Peña.

 

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba