fbpx
Castilla y LeónPortada

Lección de un bombero forestal de Castilla y León

Ignacio Villaverde explica punto por punto y con todo lujo de detalles cómo se apaga un fuego

Lección del bombero forestal, Ignacio Villaverde, donde explica a través de su cuenta de Twitter cómo se debe de apagar un incendio en los bosques.

Comienza explicando en su red social que en los operativos de extinción «modernos», las autobombas forestales suelen ser de cabina doble. “Es decir, en ella viajan entre cuatro y seis (según modelos) bomberos forestales. Es un equipo unido, se conocen bien, entrenan juntos y planifican las actuaciones y el rol de cada uno”.

Por ello, cuando hay lío, al punta de lanza nunca le va a faltar un escudero desde el primer momento. Y si tiene que descansar ya sabe a quién es mejor pasarle la lanza. “Él a su vez se puede quedar de escudero, o ir más atrás a realizar un trabajo menor”, puntualiza Ignacio Villaverde, bombero forestal que utiliza su cuenta de Twitter para divulgar su trabajo.

Villaverde explica que hay otros operativos donde la autobomba es de cabina simple. “Es decir, en ella solo viajan dos personas, que suele ser el conductor y un bombero. Estas autobombas siempre van acompañadas de una cuadrilla en una pick-up, siempre la misma. También se conocen bien, entrenan juntos, pasan las guardias juntos, etc. El resultado a la hora de una intervención es que acuden a ella juntos, por lo que vienen a funcionar igual que en el caso de una autobomba de cabina doble: es un equipo unido”.

Ahora, Villaverde cuenta cómo se hacen las cosas “en esta vergüenza de operativo que es el Infocal de Castilla y León. Las autobombas son de cabina sencilla. La mayoría hace las guardias en la cochera, si es que tienen, en una base de ‘helis’ cuando les dejan o en medio del monte o en cualquier lugar. Las cuadrillas de tierra (los Romeos) están currando en el monte, vete a saber dónde, muy lejos de donde está la autobomba. A lo mejor, solo están juntos una vez al mes durante una práctica. O en los incendios”.

Cuando hay incendio cada uno acude desde donde esté. Unos llegan antes y otros después. “De esta manera, mucha veces ocurre que el bombero de la autobomba se ve solo, pues el conductor no se puede mover del camión ya que está pendiente de la bomba de agua”, apunta el bombero forestal.

Mil veces, Villaverde se ha visto teniendo que pedir ayuda a los paisanos para tirar mangueras. “Mil. Pero claro, ellos no llevan EPI de incendios y no los puedo arrimar tanto a las llamas como lo hago yo. Esto nos expone mucho a los mangueristas”.

Prosigue: “Al rato, si alguien se acuerda de ti, te mandan de ayuda a un Romeo. Que puede ser el de tu zona, sí, pero puede ser otro al que apenas conozcas. Así que sin saben bien con quiénes trabajas, te sueles cortar de pasarle la lanza a otro. Y lo haces cuando no puedes más”.

Esto no es lo peor. Villaverde explicó cómo se desarrolla su trabajo en algunas ocasiones: “Pero, a ese Romeo igual lo mandan a otro lado y te mandan de ayuda a una ELIF. Y al rato los cambian y te mandan a otro Romeo; o a una BRIF; o a un Guardia Civil, que me ha pasado. No siempre la gente sabe actuar de escudero. También puede ocurrir que te dejan solo porque tienen otra cosa que hacer”.

Por esta razón, según matiza el bombero forestas, “muchas veces, los tendidos de manguera son un caos, porque ahora están unos, luego otros y luego Maroto el de la moto. Y cada uno que aparece tiene ideas distintas. Y así no se puede trabajar. Pero este sistema de cuadrilla + carroceta le ha dado muy buenos resultados siempre a la Junta. Resultados económicos me refiero, los que saca de subcontratar las cuadrillas (y las ELIF) a 21.000 empresas distintas mientras éstas tratan a sus trabajadores de manera vergonzosa. Les prohíben hablar de incendios forestales en redes sociales”.

También apunta a que si los bomberos forestales entran en un sindicato o se quejan, tienen que tener seguro que al año que viene no curran. “Eso sí, acabas la campaña. Así está el operativo, entre el miedo a abrasarse vivo en un incendio, el miedo a tener un accidente y el miedo a que te echen a la calle”.

Villaverde concluye: “Este es su ‘infalible y moderno’ operativo de extinción de incendios forestales señores Mañueco, Quiñones y Arranz. Vergüenza me daría…vergüenza…”

 

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba