fbpx
LocalPortada

“Si incentivamos a los universitarios a empadronarse llegaríamos a 160.000 habitantes”

José Luis Mateos, portavoz del grupo municipal Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca

A primer vista José Luis Mateos parece tímido. Nada más lejos de la realidad. Quedamos con él para tener este charla debajo del reloj, -sí, es típico-. Hasta que llegamos al establecimiento donde nos sentamos, fueron muchas las personas que se acercaron para saludarlo y preguntarle qué tal estaba. A todos les regaló una sonrisa, una buena respuesta y un apretón de manos. La conversación es larga y está cargada de propuestas para mejorar Salamanca.
¿Dónde toma café?
Alrededor de la Plaza Mayor. No tengo un bar fijo.

¿Solo o acompañado?
Siempre acompañado.

¿Qué le dice el camarero o personas que también están la barra en ese momento?
Hay de todo. Durante la pandemia, había preocupación de cómo íbamos a salir; si lo haríamos mejores; si se iba a pasar pronto,… Hay temas recurrentes como la falta de oportunidades o trabajo que tiene Salamanca. Te dicen: ‘Mira a ver si podéis hacer algo para crear más empleo’. También hay cuestiones mundanas del tipo: Me he quedado sin agua o la calle no la arreglan.

¿Qué hace en esos casos?
Suelo coger el teléfono de la persona, informarme de lo que me ha preguntado y devolverle la llamada con lo que me han dicho.

¿Esto es lo bonito de la política?
Sí. Lo que más me gusta es el contacto con las personas. Si hay alguien que quiere ocupar una parte de su tiempo en política y no quiere el contacto con las personas, mejor que ni se lo piense. Lo más gratificante y lo más realista es hablar y escuchar a todo el mundo, porque hay cosas que no se hacen bien.

Además, se puede aprender algo…
Siempre se aprende. Lo mejor es seguir aprendiendo cada día y lo que te enseña es el contacto con las personas.

¿Qué cualidades cree usted que debe tener un gobierno municipal?
Empatía. Ponerse en el lugar del otro, sobre todo si lo está pasando mal, para ver si tú, desde tu acción de gobierno, estás logrando que esa persona encuentre una respuesta en la institución, en este caso en la municipal, para solucionarle el problema que tiene.

¿Cree que desde el Ayuntamiento se pueden resolver muchas cuestiones?
Sí. Más de las que se hacen. La administración más cercana son los Ayuntamientos. Es cierto que no tiene todas las competencias que nos gustaría, pero en muchas de ellas se puede influir o, por lo menos, intentarlo.

¿Qué ve cuándo camina por las calles de Salamanca?
Veo una ciudad que se ha anclado, que se ha quedado ahí. No ha evolucionado. Hay mucho por hacer. Cuando salgo de casa, pienso en la multitud de cuestiones que se pueden hacer todos los días.

Por ejemplo.
Desde las más básicas, como mejorar muchos espacios públicos que están degradados por la falta de cuidado y de interés del gobierno municipal de los últimos años -27- hasta proyectos muy interesantes que se pueden hacer en todas las zonas de la ciudad para dinamizarla. Salamanca es una ciudad moderna, pero nos lo tenemos que creer. A algunos les interesa que Salamanca no evolucione. A mí me gustaría que progresara y fuéramos a más, no a menos.

José Luis Mateos, portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Salamanca.
José Luis Mateos, portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Salamanca.

Teniendo en cuenta que hay casi 30.000 universitarios que vienen de otras ciudades. ¿Por qué cree que les damos la espalda?
Porque al gobierno municipal del PP no le interesa que estas personas jóvenes, que vienen con mucho dinamismo, ideas nuevas, frescas, de otros sitios y que nos pueden aportar tanto, se queden en la ciudad. Les interesa que estén de paso, que no se impliquen demasiado, que dejen el dinero justo para mantener a determinados sectores y, sin embargo, no contribuyan al crecimiento económico que necesitamos para el futuro.

¿Qué proponen ustedes?
No que lo propongamos, ya se lo hemos propuesto.

¿El qué?
Que haya campañas de empadronamiento para estudiantes durante su etapa formativa. No por el hecho de estar empadronados, precisamente para saber dónde están, dirigirnos a ellos, recabar su opinión, buscarles y sobre todo plantear iniciativas culturales en las zonas donde están. No lo han puesto en marcha.

Sería sencillo.
Absolutamente. Eso de un día para otro se puede hacer. Incentivar el empadronamiento de estas personas para conocer dónde están, qué se les puede ofrecer. Al gobierno del PP no le interesa.

¿Podíamos ser una ciudad mucho más grande en número de habitantes?
Sí. Ahora mismo tenemos unos 144.000 habitantes, lejos quedan los casi 160.000 de hace 20 años.

¿Con esa propuesta rebasaríamos los 160.000?
Claro. Pero, no solo eso. Habría que fomentar iniciativas empresariales o de emprendimiento entre las personas que se están formando aquí. Muchos de ellos te dicen que les gustaría quedarse en Salamanca, porque es una ciudad cómoda para vivir. Sin embargo, te comentan que no han tenido la oportunidad. No toda, pero sí que el Ayuntamiento tiene responsabilidad.

Volvamos al empadronamiento. ¿Esa gestión a las arcas municipales les supone un gran desembolso económico?
Nada. Al contrario, podría aportar un volumen de población y concurrir a convocatorias de todo tipo con más fuerza y una oportunidad de futuro impresionante.

¿Alguno se quedaría?
Estoy convencido que sí. Sobre todo si el empadronamiento lo acompañamos de medidas, de un proyecto laboral y de futuro. En Salamanca, si le ofrecemos esto, se quedarían muchos.

Ya hemos subido el padrón de la ciudad, adentrémonos en los barrios de Salamanca. ¿Qué potencial tiene Garrido?
Garrido concentra un tercio de la población de Salamanca ciudad. En esa zona faltan iniciativas municipales para dinamizar. Muchas personas que viven allí se tienen que bajar al centro, porque no tienen nada en Garrido.

Pero, sí que hay espacios.
Sí, de hecho tengo que decir que los responsables de la biblioteca Torrente Ballester tienen muchas iniciativas y lo hacen muy bien. Está el Sánchez Paraíso, el parque de Garrido, que está vacío de actividad; la plaza de la Concordia, la de Barcelona,… Este tipo de espacios que pueden tener actividades los viernes, los fines de semana,… con actividades culturales a pie de calle. El Julián Sánchez ‘El Charro’ llenarlo de propuestas de manera permanente, no solo de las asociaciones, que hay que fomentarlas, si no también iniciativas propias del Ayuntamiento.

Háblenos de alguna que proponen los socialistas.
La biblioteca Torrente Ballester tiene un teatro, incentivar a compañías de aficionados o semi profesionales que pongan en escena sus obras. Le estás dando a los jóvenes y mayores una alternativa de ocio saludable, integradora y cultural como puede ser la de formar un grupo de teatro y que representen en la Torrente Ballester sus obras.

O monólogos.
Sí.

O batallas de ‘Gallos’.
También. Eso atrae muchísimo público. Es verdad que aquí tenemos un invierno duro y las actividades en la calle no se pueden mantener todo el año, pero tienes espacio como El Charro, la Torrente Ballester, el Sánchez Paraíso,… Hay lugares, lo que falta es la capacidad de integrar a más personas de todas las edades. Garrido tiene una diversidad que hay que aprovechar. El Ayuntamiento no aporta nada para que los vecinos se sientan implicados con su zona.

José Luis Mateos, portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Salamanca.
José Luis Mateos, portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Salamanca.

Sigamos caminando. ¿Qué propone en Pizarrales?
Aquí está pendiente la construcción de la biblioteca que aportará mucho al barrio. Pero, parece que el Partido Popular está esperando a que lleguen las elecciones para hacerla. Pizarrales lo que necesita es mantenimiento especial en algunas zonas que están degradados. La mayor parte de los solares que están vallados son del Ayuntamiento, en esos espacios, aunque sean pequeños, se pueden crear áreas de esparcimiento, de convivencia, verdes, con bancos, vegetación,… con elementos que las personas les suponga un espacio no degradado, si no integrado en barrio. También hay problemas serios de accesibilidad, no solo en Pizarrales, también en El Carmen, el barrio Blanco…

¿Qué harían ustedes?
A estos barrios les hace falta una acción interesante que se está poniendo en marcha en Chinchibarra, pero a iniciativa de los vecinos, no del Ayuntamiento, que se podría extrapolar a San Bernardo, Pizarrales o El Carmen.

¿A qué se refiere?
La potenciación de áreas de rehabilitación urbanas para dotar a algunas viviendas, que carecen de ellas, de elementos de eficiencia energética, de aislamiento, de accesibilidad,… Esto es un nicho de empleo impresionante.

¿Qué puede ofrecer Pizarrales?
El activo fundamental de todos los barrios son sus vecinos. La idiosincrasia de Pizarrales es que es un barrio de cercanía. Todos se conocen y saben lo que necesita el vecino. Se puede crear una red de convivencia en la que los vecinos se apoyen.

Esa está.
Sí, pero informalmente. Se puede hacer más institucional y comunitaria. Al ser un barrio de cercanía, todas las iniciativas se pueden llevar a cabo muy fácilmente, porque todos tienen relación entre sí. Se les puede preguntar directamente: ¿Qué queréis que hagamos en la iglesia viaje, en la biblioteca cuando se haga? Se pueden hacer actividades para todas las edades.

En barrios más jóvenes como Huerta Otea o Vistahermosa…
Aquí faltan servicios. Son barrios que están concebidos como residenciales, no hay casi locales comerciales, no hay una piscina, que lo demandan los vecinos de Huerta Otea, tampoco escuelas infantiles, supermercado,…

¿Qué podría hacerse desde el Ayuntamiento?
Puedes dar ayuda a los que abran aquí un tipo de negocio que sirva a los vecinos. Además desincentivas el uso del coche que es necesario para ir a hacer la compra. Generas identidad de barrio. Es cierto que los locales comerciales son escasos en estas zonas, porque se concibió así…

En estos barrios no hay solares municipales…
Menos que en Pizarrales.

Se podría hacer una plaza comercial…
Sí, se podría hacer para incentivar comercio en esta zona que dieran servicios no solo a los vecinos del barrio, también a otras zonas. Esto es política urbanística, la de desarrollar la ciudad y el tipo de viviendas que permites construir. Sabemos que estas políticas se tomaron hace 20 años, sí, pero con una determinada dirección. Esto no puede seguir siendo así, porque tenemos que humanizar los barrios de las ciudades. Eso el PP no lo ha sabido hacer.

José Luis Mateos, portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Salamanca.
José Luis Mateos, portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Salamanca.

Hay otros barrios que también reclaman servicios…
Prosperidad y El Zurguén. Son barrios con distintas características, pero tienen cierta carencia de servicios como son los centros de salud, que los necesitan como el comer. No se puede concebir que desde hace más de una década, el Partido Popular y la Junta de Castilla y León, este despreciando a estos dos barrios. En El Zurguén se tienen que ir hasta San José, tienen un autobús, la línea 9, que no los conecta con los hospitales. En el caso de Prosperidad tienen que ir al de la Alamedilla, en el que hay 50.00 tarjetas sanitarias. Un tercio de la ciudad está concentrado ahí. La zona de Prosperidad tiene un elemento integrador que podía ser el río, que lo tienen al lado. Los vecinos te dicen que necesitan que el Tormes se integre en la ciudad como un espacio de convivencia como lo hay en otras ciudades. Esto no es nuevo.

Pero, si el alcalde tiene en la boca todo el día la palabra: ‘Tormes’.
El Tormes Plus no actúa en el río Tormes. Lo único que se ha hecho al lado del río, que no en el río, son los huertos urbanos; la pasarela que conecta Huerta Otea con los huertos; se iba a actuar en la fábrica de luz, pero al final no, sí que se ha hecho algo en la escalada de peces,… Lo que es en el río, como tal, no ha habido actuación.

Vivimos de espaldas a él.
Sí.

Como decía Unamuno, el Tormes transcurre lento, y nosotros también.
Las actuaciones en el Tormes son anecdóticas. La remolachera que se rehabilitó en Tejares…

Eso parece vacío…
Se financió con el Tormes Plus, pero no es el río.

Sigamos a este lado del Tormes. Adentrémonos en los barrios de La Vega y San José…
La Vega es un barrio precioso. Los jardines que han mantenido los vecinos son espacios de convivencia, eso no se puede perder.

Había un concurso para ver cuál era el jardín más bonito…
No lo sabía.

Había un centro municipal que daban cursos…
Sí. Eso era un centro para toda la ciudad cuando eran ‘Los colega de la Vega’. Esto se ha recuperado un poco por una iniciativa de los socialistas en la biblioteca; se ha logrado contener la dispersión, pero esa actividad cultural que había allí, hay que recuperarla, porque era para toda la ciudad.

Adentrémonos en San José.
Hacen falta intervenciones integrales en algunas edificaciones que se están degradando y que tienen uralita, amianto, es verdad que si no se manipula no es peligroso, pero puede caerse. Si se rehabilitan, puede que se evite que se queden vacías. ¿Quién se va a ir a un piso de 50 metros cuadrados, un cuarto sin ascensor y es ineficiente energéticamente? Esto tiene solución interviniendo, hay recursos para rehabilitar y potenciar estas viviendas.

José Luis Mateos, portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Salamanca.
José Luis Mateos, portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Salamanca.

Para finalizar, si nos damos un paseo con usted, ¿por dónde nos lleva?
Recorro toda la ciudad. Me gusta mucho caminar. Es cierto que no hago otro deporte. Me pueden ver por cualquier sitio de la ciudad. Así me paran por la calle y me suelen comentar lo que les ocurre. Bien es cierto que a mí me reconcilia mucho ir a determinadas zonas y reflexionar en soledad, como puede ser el Huerto de Calisto y Melibea…

Pues está muy deteriorado y es un lugar donde van los turistas…
Sí. Lo sé y lo he dicho. Hay que cuidarlo mejor.

Algún otro lugar más cuidado…
Sí. Me suelo sentar en el Arrabal y ver desde allí las catedrales, el Puente Romano. Sobre todo si tengo que pensar y estar solo.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba