fbpx
Cosas de la vida

Alexia Rivas se sincera

Alexia Rivas está a punto de cumplir 30 años -el 20 de enero- y quizá por ello o porque al final o principio de año se suele hacer balance de lo vivido, la periodista de Ponferrada ha compartido con sus seguidores reflexiones como que ella no es «nadie importante y dentro de 100 años, mi nombre quedará en el olvido. (Incluso antes)».

No obstante, ella quiere ser «completamente sincera, incluso a riesgo de mostrarme demasiado».

Recuerda que en junio de 2021, cuando fue expulsada de Supervivientes, salió siendo exactamente la persona que quiere ser. «Tolerante a la frustración, serena, fuerte, empática, en calma, con las ideas claras, amándome más que nunca aunque físicamente fuera un saco de huesos de menos de 40 kilos», escribe la periodista.

Por ello, «no estaba dispuesta a que nada ni nadie perturbara mi calma. O me aportaban, o me apartaba. Por desgracia, la vorágine de la ciudad, el capitalismo, el materialismo, no tardaron en envolverme de nuevo», matiza Alexia Riva.

La periodista ponferradina se sincera al decir que con esos momentos «vino de nuevo mi parte caprichosa (que detesto, pero no quiero ocultar, quiero corregirla), la frustración, el no aceptar perder, el que todo sea como yo quiero que sea, el dejar perturbar mi calma a un precio que antes no estaba dispuesta a pagar. Y esa no soy yo. Esa no es la Alexia que quiero enseñar al mundo. Pero sobretodo, esa no es la Alexia con la que quiero convivir yo misma», escribe.

Llevamos unos días del 2023, pero Alexia Rivas ya sabe que este año le ha enseñado demasiado rápido «lo que quiero y lo que no quiero. Y voy a hacerle caso. Por eso, mis propósitos son los más sencillos y a la vez los más complejos, pero sin duda son los que me van a convertir en quien quiero ser. Y ese quiero ser más íntimamente de la mano con La Paz y la serenidad mental».

Para llegar a ese estado, la periodista va a leer para encontrarse, «aceptar para aceptarme, estudiar para conocer, meditar para sanar, amar a quien lo merezca, y entregarme a quien también».

Concluye dando las gracias a los que la quieren «sin condiciones y sin peros».

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba