fbpx
CulturaPortada

Pancho Varona: “Voy a ser tan feliz o más que con Sabina”

El músico y compositor de un centenar de temas del jiennense actúa este sábado en Music Factory

Pancho Varona, músico y compositor que ha acompañado a Joaquín Sabina durante 40 años, dará un concierto en Salamanca este sábado, 14 de enero. En una conversación con La Crónica de Salamanca ha repasado su trayectoria y hablado de su futuro. Tampoco se ha olvidado de Sabina y su reciente salida de la banda, de la que reconoce, le gustaría seguir siendo miembro. 

El músico y compositor madrileño Pancho Varona ha sido parte importante de la composición musical de muchos de los éxitos más populares de Joaquín Sabina. Con él ha compartido vida, éxitos y giras, hasta 2020. El pasado 15 de noviembre Varona anunció a través de un comunicado la ruptura con Sabina, después de que este decidiese expulsarle de su banda de cara a su próxima gira ‘Contra todo pronóstico’.

Este sábado, 14 de enero, Pancho Varona dará un concierto en Salamanca dentro de su gira ‘Punto y seguido’, con la que recorrerá España y Latinoamérica. Su actuación en la cuidad del Tormes tendrá lugar en la sala Music Factory a las 22:00 y promete que quienes acudan, “saldrán con una sonrisa en la boca”.

Hace 40 años que está en esto de la música. Si le digo ‘Cuando era más joven…’ ¿Usted qué responde?

Cuando era más joven la vida era dura, distinta y feliz. Como dice la canción. (Risas)

Yo tuve la suerte de empezar en esto con 25 años. Ahora, 40 años después, con 65, tengo la suerte de estar tan joven como cuando tenía 25. Porque tengo como una especie de segunda juventud que me hace estar feliz, activo, muy viajero, lleno de planes… Mi cabeza no para ni un segundo. He tenido la suerte de haber vivido la juventud de los 25 y, ahora, la de los 65.

¿Cómo son sus giras ahora?

Para mí, muy bonitas. Porque son muy íntimas, con conciertos en los que yo hablo mucho y cuento muchas cosas. Me encanta hablar y recordar cosas al público, para que sepan más de esas canciones y se enteran de cosas que no sabían. También me gusta contar anécdotas de las canciones: de dónde vienen, por qué nacieron, para quién están hechas… Por ello, son conciertos muy bonitos y la gente se va a casa con una sonrisa. Son un éxito.

¿Y sus escenarios?

El escenario es mi casa, mi cuarto de estar. Tengo una relación maravillosa con los escenarios. No sé cuántos conciertos he podido dar en mi vida, calculo que pueden ser unos 4.000 a lo mejor. Entonces, los escenarios son mi casa. Los más grandes, que son más impersonales pero albergan multitudes de público enfervorecido, y los pequeñitos, que son sobre todo los que más me gustan, en los que ves la cara de la gente, ves cuando alguien sonríe, o ves cuando alguien canta una canción contigo… A mí ese contacto tan cercano con el público me vuelve loco.

También es productor. ¿En qué anda en estos momentos?

En nada. (Risas)

Esto va por épocas. Yo pasé una época muy enfervorizada en mi vida componiendo, en los años 90. Me volví loco con la composición, componía a todas horas, se me caían las canciones de los bolsillos. Luego de repente, ese afán se me pasó un poquito y empecé a meterme en estudios a producir, tanto para Sabina y Serrat, como para otros como Estopa, Amaral, Gabinete Caligari, etc. Entonces, pasé unos años prácticamente encerrado en un estudio. Pero también se me pasó la fiebre de la producción, y ahora solamente quiero viajar. Así que ahora compongo poco, produzco poco y viajo mucho. Es la tercera etapa de mi vida.

¿Qué podremos escuchar el día 14 en Salamanca?

Una especie de compendio de canciones que yo he compuesto o he grabado en mi carrera. Ya se sabe que mi repertorio es eminentemente sabinero, porque yo con Joaquín Sabina hice cien canciones, entonces lógicamente destaca el repertorio sabinero. Pero también dejaré caer alguna canción que hice, por ejemplo, con Quique González, o para Luz Casal, o para Manolo Tena… Algo de eso también habrá, pero el repertorio será eminentemente sabinero, por supuesto.

¿Podemos hablar de Joaquín Sabina?

Sí, podemos hablar, y cuando ya no quiera hablar diré ‘pasapalabra’. (Risas)

¿Hay vida después de Sabina?

Claro que hay vida después de Sabina, lo que pasa es que yo estaba acostumbrado a estar dos metros detrás de él y dos metros a su izquierda, y yo ahí era muy feliz. Pero también voy a ser muy feliz en mi concierto del sábado en Salamanca, por ejemplo. Yo he pasado una época maravillosa a su lado y ahora, si él no quiere que yo vaya, pasaré una época maravillosa sin él al lado. Y, de hecho, lo estoy haciendo. Por ejemplo, yo pasé un 2020 maravilloso, nada más acabar el confinamiento, mi mánager y yo salimos disparados a tocar donde podíamos y donde nos dejaban. El 2021 fue otro buen año, lleno de trabajo, y el 2022 ha sido el año en el que más he trabajado en mi vida.

¿Y cómo será esa vida?

Llena de canciones, llena de viajes… Mi vida va a cambiar poco. Es verdad que los escenarios serán más pequeños, porque él puede tocar en el WiZink Center y llenarlo, y yo me hago un Galileo. Me cambia un poco en ese aspecto, pero yo voy a ser tan feliz o más. Así que es un cambio, por supuesto significativo, pero lo que quiero que entienda la gente es que a mí la vida no me ha empeorado por esto. He perdido cosas, pero he ganado otras.

Hablaba de un centenar de canciones firmadas por Sabina y por usted. ¿Qué se siente al ser la banda sonora de una generación?

Esa frase me la dicen a veces y me asusta un poco, porque digo, ‘si yo solamente soy un músico que ha intentado poner la mejor música posible a esas letras maravillosas’. Ser la banda sonora de una generación, o de varias, me asusta, pero por supuesto que me halaga muchísimo. Yo agradezco mucho que me digan eso, pero es como si fuera un traje que me queda muy grande, porque nunca me he sentido banda sonora de una generación. He compuesto lo mejor que he podido. Entonces, que me digan eso me parece un piropo maravilloso, pero me asusta un poco porque nunca me he sentido eso.

¿Sabina eclipsa a Varona?

No. Sabina es una estrella con muchísima luz, y yo un humilde músico que ha trabajado con él 40 años y que ha sido muy feliz. Pero no me siento eclipsado por Joaquín, ni él pretende eclipsarme. No sé lo que verá la gente de esto, pero yo realmente no le llego a Sabina ni a la altura de los zapatos. Tampoco me puede eclipsar porque tenemos trabajos diferentes, yo era su director musical, su hombre de confianza, su compositor de confianza, su productor de confianza… y ahora no lo soy, pero no hay eclipse, simplemente hay etapas en la vida. Yo tengo mi carrera también, que es muy respetable. Entonces, yo ahora estoy metido en mi carrera, en mis conciertos… y a él le deseo toda la suerte en lo suyo.

O, por el contrario, ¿Varona tiene su sitio en la música en español?

Claro. Yo tengo mi carrera, de la que estoy muy orgulloso, y tengo mi sitio en la música española, un sitio pequeñito, pero lo tengo. De hecho, este tipo de conciertos, como el de Salamanca, están anunciados bajo mi nombre. Yo tengo mi humilde sitio en la música española como para que el público venga a verme sin el nombre de Joaquín Sabina. Ya sé que canto canciones que hemos hecho juntos, pero estaría bueno que no las pudiera cantar si las hemos hecho los dos.

¿Ha superado ya la ruptura?

Sí, totalmente. Además, me costó poco porque me pilló en México con Los Secretos. Entonces, qué mejor momento para que te pase eso que en México, siendo uno de Los Secretos y haciendo conciertos conjuntos con ellos. Tuve la suerte de que me pilló en un momento buenísimo. Yo mandé un comunicado, le deseé lo mejor posible, le agradecí las canciones y los discos que habíamos hecho y agradecí a los fans el cariño que me profesan. Él por un lado, y yo por otro, no pasa nada.

Hombre, es que lo despidió por mail, tras 40 años juntos compartiendo vida y éxito…

Yo no lo hubiera hecho por mail. Yo lo hubiera hecho de otra forma, porque tenemos un teléfono, porque se puede visitar a las personas y charlar, y las cosas se pueden hacer de otra manera, desde mi punto de vista. Pero bueno, Joaquín es Joaquín y yo soy yo. Y él es muy dueño de hacerlo como quiera.

¿Y él? ¿Lo ha superado?

Sí. Joaquín tiene muchas cosas en las que pensar. Yo era un peón más en el tablero. Entonces, creo que ha cambiado peón por peón y ya está. Sí que es verdad que no sé qué decir respecto a si de repente pueden empezar a preguntarle por mí. A lo mejor, le sienta mal que le pregunten por mí. En mitad de un concierto, puede que se dé un día, en una rueda de prensa, puede que se dé otro… Y yo estoy esperando a ver cómo responde Joaquín a eso. Espero que lo haga bien y con elegancia, igual que yo he intentado ser elegante en mi comunicado de despedida.

¿Y los seguidores de su música? Se han quedado huérfanos… 

Yo he recibido tanto cariño, tanto cariño, desde ese momento que no me queda vida para agradecerlo. Yo soy el primero que no ha querido que pase eso, a mí me gustaría seguir en la banda de Joaquín. No es por mí el que no hayamos seguido. Entonces, yo entiendo perfectamente a los fans, pero lo que quiero decir es que no ha sido por mí, yo hubiera seguido.

Pero he recibido muchísimo apoyo y muchísimo cariño, y eso no voy a ser capaz de agradecerlo en todo lo que me queda de vida, solamente intento darles tanto cariño como el que ellos me han dado a mí, responderles de la misma manera. Porque se han portado fenomenal conmigo, ha sido una avalancha de mensajes de apoyo, de cariño y de agradecimiento tanto en redes sociales, en conciertos… Así que yo agradezco mucho lo que me pasa con mi gente.

Es que todavía no sabemos lo que pasó.

No se sabe lo que pasó, ni siquiera lo sé yo al cien por cien. Ese mensaje que yo recibí, bajo mi punto de vista, no aclaraba nada el motivo por el que se me despedía. Entonces, yo también sigo sin saber cuál es el motivo real de que Joaquín no cuente conmigo.

Nunca había contado tantas cosas sobre el tema como en esta ocasión. (Risas)

¿Le molesta/incomoda que le preguntemos sobre el asunto?

No es mi tema de conversación preferido, la verdad. No es que me incomode, pero intento ser mínimamente discreto y elegante, pasando por encima del tema, rozándolo.

¿Qué echará más de menos usted?

Al público. A los 15.000 que mete en el WiZink Center, a los 10.000 que mete en el Auditorio de México, a los 10.000 del Movistar de Buenos Aires… Eso es lo que más echaré de menos, porque siempre que Joaquín me presentaba en esos conciertos yo me llevaba una ovación muy especial. Pero espero que nada más, porque esas canciones, que van a cantar sin mí ahora, yo las estoy cantando también en directo, entonces siguen ahí, lo que no siguen son tantas personas. Pero yo tengo mi gente y estoy muy orgulloso de ellos. Además, sé que muchos en los conciertos de Joaquín me van a echar de menos, y con eso me vale. Y mi agradecimiento por eso es eterno.

¿Cree que Sabina debería replantearse una nueva gira tras su caída en el escenario y como han ido las cosas?

Es un tema espinoso para mí, entonces de eso prefiero no opinar. Sus planes son sus planes, y los míos son los míos.

¿Y Pancho Varona, tiene mecha aún?

Muchísima. Tengo mucha mecha para rato todavía. Tengo proyectos este año, voy a visitar Argentina, México, Uruguay, Chile…También tengo planes por España, conciertos con Los Secretos… ¡Qué más se puede pedir! Tengo una vida, con perdón, envidiable.

Luego, cuando me canse de viajar, o la salud o lo que sea me lo impidan, volveré a los estudios para seguir componiendo y enseñando canciones, grabándolas e incluso produciéndolas. Así que, por suerte, tengo varios caminos abiertos y, por ahora estoy simplemente avanzando en el camino de del directo y de los viajes. Pero hay otros dos caminos esperándome para cuando no pueda seguir en este.

¿Superaremos esta invasión del reggaetón o es el apocalipsis?

(Risas) Yo creo que sí, que llegará un día en que habrá una música nueva e invada el planeta. Es un poco normal que pasen estas cosas. Pero al fin y al cabo son modas, y las modas van pasando. Es verdad que el reggaetón ha pegado muy fuerte, como anteriormente lo hicieron otras músicas, pero creo que también pasará de moda, espero que sí.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba