Economía

Pevención 10 para PYMES

Lucía Risueño es licenciada en Psicología Social y del Trabajo: mejorar la vida de las personas en su vida laboral – PRL y está preparando su tesis doctoral sobre “La Ergonomía Laboral Preventiva: más allá de la Ley de Prevención”, es técnico superior en Prevención de Riesgos Laborales y asesor de trabajadores y empresas

Como venimos viendo en las pasadas semanas, la necesidad de la gestión de la PRL es una realidad. Bien para procurar que no se produzcan accidentes de trabajo, bien para evitar que si nos visita un inspector de trabajo nos sancione. Como empresarios deberemos efectuar una serie de trámites para certificar que ejecutamos actuaciones preventivas con cierta frecuencia.

Ahora bien, la forma en la que podemos realizarlo es variada, si bien, actualmente, el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (organismo científico-técnico especializado del Ministerio de Empleo y Seguridad Social), facilita esta tarea, ya que ha diseñado una herramienta gratuita para que los mismos empresarios o alguno de sus trabajadores, pueda gestionarla con tan sólo tramitar unos cuantos documentos, a través de unos sencillos formularios. Para ello, necesitará contar con formación específica, que en caso de no contar con riesgos especialmente graves, es un pequeño curso de 30 horas de duración.

La herramienta de gestión se llama “Prevención 10”, y puede encontrarse en su web. Está diseñada ya, para 82 actividades diferentes, muchas del sector comercio, pero también del sector servicios, relacionadas con la educación, la sanidad, la hostelería, la tecnología, las reparaciones o el cuidado personal, entre otras. No obstante, si la actividad económica no está aún en este listado, no significa que no se pueda realizar una adaptación del mismo, aunque en este caso, podría aconsejarse el asesoramiento de un experto.

El método consta de un checklist específico para cada tipo de actividad, con el que poder realizar la gestión más importante: la evaluación de riesgos y la planificación de la actividad preventiva. A parte, dispone de formularios para el resto de trámites: el plan de prevención,  información, consulta y participación de los trabajadores, entrega de equipos de protección individual, actuación en caso de emergencias, revisión y mantenimiento de equipos de trabajo, investigación de accidentes o aceptación y rechazo de reconocimientos médicos. Todos ellos precedidos de las correspondientes instrucciones.

De esta manera, sólo quedan a parte dos cuestiones, fácilmente solucionables:

La formación de los trabajadores, que deberá ser proporcionada por personal capacitado, fácilmente localizable en entidades de formación o servicios de prevención acreditados. Siendo además esta, bonificable a través de la Fundación Tripartita, lo cual supondrá un importante ahorro para el empresario.

El concierto para la gestión de la parte correspondiente a la vigilancia de la salud, el cual, sólo puede ofrecerlo un servicio de prevención ajeno.

En estas dos cuestiones, el empresario necesitará ayuda, pero para el resto, quizás no, aunque de precisarla de forma puntual, puede, bien localizar un asesor en su zona, bien llamar al teléfono “Stop riesgos laborales”, que el propio INSHT a dispuesto, para resolver cualquier duda relacionada con la prevención de riesgos laborales.

De forma similar, la Unión Europea está diseñando otra herramienta denominada “OiRA”, si bien, en este caso, el número de actividades en castellano aún es muy limitado.

Así, la PRL, ya no es un coste, sino una actitud.

Para más información: Asesoría en Prevención de Riesgos Laborales

Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba