PortadaSucesos

El Obispado pide perdón por los abusos de un cura en Salamanca

Un hombre de 43 años acaba de denunciar en un juzgado salmantino a un sacerdote, ahora jubilado, por los presuntos abusos sexuales de que presuntamente fue objeto hace veinte años en la iglesia de San Julián (junto a la Cámara de Comercio). El obispado de Salamanca pidió este lunes “de antemano perdón” a la víctima y le ofreció “la oración y el afecto maternal de la Iglesia, solícita de la reparación del daño espiritual que hubiera causado”.

En la denuncia, a la que ha tenido acceso www.publico.es la víctima afirma que no fue el único que presuntamente sufrió esos abusos por parte del sacerdote denunciado.

El Obispado dijo este lunes que “en consonancia con la moral católica y la disciplina de la Iglesia, manifestamos nuestra más firme condena de todo abuso sexual de menores; con mayor motivo si el abuso es cometido por un sacerdote”.

La Iglesia salmantina se muestra dispuesta “a prestar a la administración de Justicia la colaboración que sea necesaria para aclarar la verdad sobre el presunto delito denunciado”.

Presunción de inocencia

El Obispado asegura que “en el momento en que el Obispado de Salamanca disponga de los datos y valoraciones relativos a los hechos denunciados, tomará las medidas disciplinares a las que pudiera haber lugar, en consonancia con el Derecho de la Iglesia. Mientras tanto, el sacerdote goza del derecho de presunción de inocencia”.

El sacerdote acusado está en situación de jubilación canónica y no tiene encomendado ningún oficia eclesiástico. Para prevenir el posible escándalo de los fieles, de forma cautelar, mientras se esclarecen los hechos, el sacerdote afectado se abstendrá de ejercer en público el ministerio sacerdotal.

El cura insiste a Publico.es en su inocencia, pero reconoce haber participado en la organización de los campamentos de verano que orquesta la parroquia de San Julián, en los que Ledesma asegura haber sufrido los «tocamientos y masturbaciones» del párroco.

El sacerdote lo niega

El sacerdote de 73 años niega la veracidad de estas acusaciones y asegura no haber recibido ninguna notificación de los juzgados. «Es un caso de falso testimonio», denuncia. «No me ha llegado nada de los juzgados de Salamanca, pero sabía que andaba con alguna cosa de estas», reconoce el sacerdote. «Esto está bajo el obispo, hemos hablado», sostiene.

Isidro López Santos insiste en su inocencia, asegurando que la denuncia es totalmente «infundada» y «el motivo es sacar dinero». «Parece ser que quiere dinero, que busque el dinero», ha esgrimido, antes de asegurar que tiene «la conciencia tranquila», y defender que «si de los juzgados tiene que salir algo más, que salga».

«Tengo la conciencia muy tranquila, a nivel de periódicos ya sabrán ustedes la responsabilidad que tienen», responde, antes de pedir «cuidado con lo que se publica». «Cuidado con lo que se publica, es una difamación muy grave», ha afirmado, insistiendo en que «se atenga a las consecuencias, tanto él como ustedes [cuando] lo publiquen», y asegurando que esto «no era una amenaza».

 


Noticias relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba