Local

La Unidad de Calidad de Vida mejora la relación del enfermo con sus familiares y profesionales

La iniciativa se ha desarrollado a través del ‘Espacio Transfronterizo sobre Emvejecimiento’

Las sociedades avanzadas cada vez son más longevas y se está produciendo un avance positivo acerca de lo que se considera un buen envejecer. Esto es, mejorar la calidad de vida de las personas, sus capacidades y su estado de salud. Pero también existe el riesgo de que al vivir más años se produzcan enfermedades como el Alzheimer y otras demencias.

La Fundación General de la Universidad de Salamanca, el Centro de Referencia Estatal de atención a personas con enfermedad de Alzheimer y otras demencias del Imserso en Salamanca y la Fundación Reina Sofía han estado trabajando casi medio año en un estudio para mejorar la calidad de vida del paciente, donde estaban implicados los enfermos, los familiares y los profesionales que los tratan.

La Unidad de Calidad de Vida traslada escenas cotidianas de la vida diaria, como hacerse el desayuno, lavar la ropa o socializarse a un especio, más o menos cotidiano, para ver como se desenvuelven en este área creada para favorecer la integración de los enfermos.

Cesar Antón saluda a enfermos que etaban participando en una terapia.

Lo novedoso del estudio es que las personas con demencia han participado en este recurso basado en el modelohan evidenciado mejoras contrastadas en diversos aspectos de su calidad de vida, en concreto, en su bienestar emocional, relaciones interpersonales, inclusión social, desarrollo personal, y autodeterminación, en sus capacidades funcionales”, explicó Lourdes Bemejo, investigadora de la Unidad de Calidad de Vida.

También han constatado que los familiares de las personas que han participado en el estudio de la Unidad de Calidad de Vida han experimentado mejoras en su capacidad para promocionar su autonomía e independencia así como para satisfacer las necesidades psicosociales y afectivas de los pacientes. Y los profesionales que han trabajado han demostrado un importante y profundo cambio en el modo de relacionarse y de ejercer el rol profesional y han incrementado su motivación y capacidad para este tipo de desempeño.

Javier Galán, César Antón, Óscar Gonzalez, José Luis Nogueira, Lourdes Bermeno e Isabel González Ingelmo.

En definitiva, hasta ahora se había hablado mucho de calidad de vida. “Ahora lo hemos contratado. Hemos mejorado la calidad de vida, el bienestar, a través de un modelo que se centra en la persona”, señaló Cesar Antón, director general del Imserso.

Y por último, con el estudio también han generado conocimiento. “La iniciativa aporta información valiosa sobre cómo diseñar un recurso de atención diurna. Expone cómo ha de trabajarse con las personas usuarias y cómo se puede ayudar a los familiares a compartir esta visión y a tomar un papel activo para favorecer para que puedan vivir lo mejor posible con su demencia sus familiares enfermos”, concluyó Bermejo.

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba