Economía

La mitad de los parados salmantinos son de larga duración

El paro larga duración ha aumentado de forma espectacular en Salamanca durante la crisis y afecta ya a casi la mitad de los desempleados salmantinos, especialmente a los mayores de 45 años.

 

Se entra en la consideración de parado de larga duración cuando el desempleado lleva inscrito doce meses consecutivos o más en las oficinas del Ecyl como demandante de empleo.

En los albores de la crisis, cuando todavía no nos creíamos que estábamos en el pozo, este fenómeno era importante pero no de las proporciones que ha alcanzado en la actualidad.

En febrero de 2009 el 25,6% de los parados registrados eran de larga duración (7.138 personas), mientras que en febrero de este año esa tasa es del 48,5% debido a que 16.637 desempleados llevaban uno año o más en las listas del paro.

El año en que más creció el paro de larga duración fue 2012, cuando se fueron acumulando los de años precedentes con los de ese ejercicio y en un solo año el censo de parados de larga duración aumentó en 3.400 personas.

Desaceleración

El año pasado se estabilizaron las cifras, y el crecimiento fue de 400 personas.

Emilio Pérez, secretario provincial de CCO, asegura que “la esperanza es subsistir. Los mayores de 50 años forman una bolsa de parados abocados a llevar una vida esclavizada con un subsidio. Queremos que se incremente la renta garantizada de ciudadanía –la de inserción- para que sea permanente. Se ha expulsado del mercado de trabajo a los padres para coger a los hijos a mitad de precio. Esa gente está abocada a vivir en condiciones precarias”, advierte el líder sindical, quien añade que “se ve cómo aumentan los parados mayores de 45 años y esa gente no sale del desempleo”.

José Luis Hernández, secretario provincial de UGT, asegura, por su parte, que este colectivo “lo tiene muy mal. El contrato de emprendedores favorece la contratación de los parados con subsidio y los empresarios los prefieren con subsidio. Los mayores de 45 y 55 años tienen sumamente difícil colocarse y, además, sin derecho a subsidio, salvo si ya lo tenían antes de ser contratados”. Eso por un lado y por otro, los autónomos y las empleadas de hogar no pueden ir a la renta activa de inserción porque no tienen subsidio de paro previamente, que un requisito imprescindible.


Noticias relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba