NacionalPortada

Ana Garrido: «No por ser miembros del PP son impunes e intocables»

 

Ana Garrido se ha ido a vivir a Mallorca. En Madrid ha estado un año viviendo en un piso de ocupa. Se va a dedicar a la artesanía y ha encontrado en la isla un lugar donde se siente bien. Fue la funcionaria del Ayuntamiento de Boadilla del Monte que destapó el caso Gürtel. Lleva casi una década viviendo de la solidaridad y ayuda de las «buenas personas, porque he topado con muchos mezquinos, pero también con personas maravillosas».

 

Hace año y medio Ana Garrido concedió una entrevista a La Crónica de Salamanca. Muchas cosas han cambiado en nuestro país en ese tiempo. También ella. Su voz ahora es cantarina y fuerte. Hace veinte meses era lacrimógena y débil. Está escribiendo un libro sobre su vida «con muchas cosas que no he contado». Busca editorial, ya que Planeta la buscó para que lo escribiera «pero, ahora resulta que le da miedo».

ana-garridoAna. Pregunta obligada: ¿Qué sientes al ver en el banquillo a los acusados por la Gürtel, la trama de corrupción más grande de nuestro país?
Es paradójico para mí. Por un lado, era un día que esperaba como agua de mayo. Tengo esa sensación de, aunque no conozcas aún la sentencia, pero después de siete años, ver a todas esas personas que he considerado presuntamente corruptas dando cuenta ante un Tribunal y un juez de todas sus fechorías. Para mí, fue una satisfacción, porque he visto que tanto esfuerzo y sacrificio por fin da sus frutos. Era una forma de hacerlo visible.

Cuando veía a los acusados del caso Malaya delante del juez, pensaba que no sabría si vería a los de la Gürtel algún día, y ha llegado. Ver a todas esas personas que conozco personalmente y a los otros me sé su vida como si hubiera leído su biografía después del trabajo de investigación. Observo sus estrategias, de qué manera intentan invalidar pruebas, pero están sentados dando cuentas de sus acciones políticas delante de un juez.

El PP reclama la nulidad de todo el caso Gürtel y alega «indefensión”
Estas personas están utilizando argumentos tan kafkianos, tan absurdos,… que da igual.

El Partido Popular alega que las urnas lo legitiman…
Sí, claro. (Risas) Y tienen derecho de pernada, a robar y a todo. Bastante que tenemos que tragar y transigir con el aforamiento. No por ser miembros del PP son impunes e intocables. Ni que tuvieran súperpoderes.

¿Qué le gustaría que pasara con el caso Gürtel?
Creo que lo que a todos los españoles, que se haga justicia, que no sea un circo y que realmente, teniendo en cuenta que la justicia no siempre es justa, en tanto en cuanto, desde que se cometieron los delitos hasta el día de hoy algunos han prescrito,… ha tardado mucho tiempo, lo cual no es justo. Espero que se actúe con rigor, que se haga justicia, que se apliquen las penas, se dicte la sentencia acorde a los delitos que haya cometido cada político, empresario,… eso es lo que espero.

Ana Garrido.
Ana Garrido.

¿Habrá un antes y un después de este juicio con respecto a la corrupción, que los empresarios o los políticos tendrán más miedo a comprar o dejarse comprar?
Creo que ya lo está habiendo. El tema de la corrupción en España no es novedoso, lo que sí lo es, es que se están destapando tramas y se estén denunciando, antes no pasaba nada. Ahora, tampoco pasa mucho, porque no es proporcional a lo que nos gustaría a los ciudadanos, pero en muchos casos se le inhabilita, que no es poco, porque al menos dejan de robar, pero todavía queda mucho por hacer. Las penas por corrupción en España son muy bajas, en Noruega son muy altas, por lo que se lo piensan dos veces, aquí tenemos otra cultura. Lo que tengo claro es que la corrupción no se va a erradicar de un día para otro, ellos irán cambiando el método.

Lo irán perfeccionando…
Creo que sí, habrá un tanto por ciento de personas que se lo piensen dos veces antes de aceptar, porque entrar en la cárcel no es plato de gusto, pero los que hayan entrado puede que haya una reinserción, pero no todos quieren reinsertarse. Tenemos el caso de Bárcenas que después de salir de la cárcel intentó desviar fondos a unas cuentas en Estados Unidos.

Y Mario Conde…
Conde igual. Esto es como el escorpión que lo llevan en su condición. Ellos han amasado un patrimonio durante esos años, no lo van a perder de la noche a la mañana, e intentarán conservarlo. Pienso que estas personas no están arrepentidas, ni mucho menos. Los nuevos políticos que ocupen cargos de poder se lo pensarán dos veces, pero no creo que todos estén libres de la tentación, de involucrarse en el enriquecimiento ilícito desde su puesto de poder.

¿Qué se debería de cambiar para que no hubiera tentaciones?
Las leyes contra la corrupción más severas, pero es verdad que lo tenemos difícil. Pienso que hemos empezado un proceso de cambio, porque no ocupan los puestos que ocupaban antes. Aun así, lo que percibe la ciudadanía es que viven impunemente, muchos casos prescriben y luego está la otra parte, que son las penas. Muchos entrarán en la cárcel y cuando salgan ya se las ingeniarán para disfrutar de las cuentas que no se hayan descubierto. Se ha descubierto y recuperado mucho patrimonio, pero muchos buscarán la fórmula para disfrutar del dinero que estará en paraísos fiscales.

Ana Garrido, el 26 de septiembre.
Ana Garrido, el 26 de septiembre.

¿Qué significó para usted el 26 de septiembre?
Ese día, la Fiscalía pedía el sobreseimiento de uno de los casos que se han abierto contra mí. Pero, no hay que correr, aunque es un gran paso. El 26 de septiembre tuve que escuchar toda la serie de acusaciones, mentiras y demás argumentos sobre mí que dicen los abogados y los medios de comunicación, que son siempre las mismas, para desacreditarme públicamente. Y de repente, comenzó a hablar la fiscal y vi que había fundamentado muy bien el porqué del sobreseimiento, me dieron ganas de levantarme y darle un abrazo, porque no estoy acostumbrada a que la justicia vaya a mi favor, lo fundamentó muy bien jurídicamente. La verdad es que la situación está en manos de la juez. Aún no se han dictado sentencias, eso será dentro de unas semanas, y es posible que se archive, pero ellos puede que recuran como han hecho otras veces y siempre con dinero público.

¿Por qué cree que continúan recurriendo?
Porque así pueden seguir diciendo que Ana Garrido está imputada. No dicen que estoy imputada por presunta prevaricación, para ellos utilizan la palabra investigado, para los demás imputados, y además, por infidelidad en la custodia de documentos, no por prevaricar, ni por cohecho, la fiscalía cree que no ha habido mala intención y que no había perjudicado a nadie. Ese 26 de septiembre para mí fue un subidón de energía positiva. Tenía muy claro que estaba allí por otros motivos, no porque hubiera cometido un delito. Fue un día muy alentador.

Después de casi diez años. ¿Está viendo la luz?
Pero una luz pequeña. A día de hoy, el acoso continúa, de otra forma. Ahora ha cambiado la metodología, antes era en el entorno laboral, ahora es un acoso que es más en mi vida, que ha consistido en un acoso emocional, de desprestigio,… En este último año, cuando decidí que tenía sentencia firme, aunque no descarto que recurran al Supremo o incluso, al Constitucional, que iba a cambiar y a buscar soluciones. No podía pagar mi casa, la alquilé y me fui de ocupa a un piso en Madrid. No tenía trabajo, me puse a hacer artesanía que vendía en los mercados. Sé que algunas personas me compraban por pena, que se lo agradezco porque así he podido comer, no quiero ir de víctima, pero he vivido en unas condiciones rozando la indigencia. Pero, pienso que en este momento, cuando he decidido alejarme de Madrid, voy a vivir Mallorca, donde hay una cultura de la artesanía muy buena, sé que van a boicotear mi trabajo, porque estoy acostumbra, me han intentado no dar la licencia en algunos Ayuntamientos del PP, por eso no le daba publicidad en las redes, para que no hubiera una llamada y me buscaran las vueltas y no pudiera hacer mi trabajo.

¡Por favor!
Estoy acostumbrada. En Mallorca voy a tener otras oportunidades, hay mucha cultura de la artesanía y el poder adquisitivo de aquí es bueno. Tengo un apartamento con una renta asequible y creo que podré vivir tranquila y remontar.

Ana Garrido se ha encontrado con muchas personas en estos años que la han apoyado, en este caso junto a Paola Ríos.
Ana Garrido se ha encontrado con muchas personas en estos años que la han apoyado, en este caso junto a Paola Ríos.

¿Cree que la dejarán en paz?
No descarto que me vuelvan a demandar por alguna tontería, como pasó el verano pasado que me iba a ir a trabajar a Canadá pero salieron una serie de acusaciones contra mí que me obligaron a quedarme en España. En este caso, lo podría estar manteniendo en el anonimato, que no me encuentren, pero ya no les tengo miedo, he aprendido a convivir con sus extorsiones veladas o no tan veladas, cada vez se cortan más. Ahora, es otro tipo de acoso, más de desgaste y de cerrarme puertas, pero no puedo quedarme de brazos cruzados. Estoy muy ilusionada con el nuevo proyecto de vida y si no lo consigo, pues siempre me quedará volver de ocupa al piso de Madrid. Estoy intentándolo. Tengo una web: Gotas de alma, con mis diseños que llevan una chapita con un mensaje que te sale del alma. Al principio, pensaba que me compraban los objetos por pena o solidaridad, pero he visto que gustan. Estoy muy agradecida a muchas personas que me han ayudado, a la Plataforma porque así puedo tener defensa jurídica, ya que aún me queda mucho trecho.

Durante estos años, le han hackeado su página de Facebook, pero se ríe cuando dice que ha aprendido a deshackearla. «He aprendido a vivir de otra manera. Necesito muy pocas cosas materiales. El apoyo tanto económico, moral y recursos de muchos ciudadanos de a pie me ha dado mucha fuerza en los momentos bajos. Hay muchas personas que me han traicionado como amigos, antiguos jefes o compañeros, pero en mi vida han aparecido personas maravillosas, que creía que no existía esa parte de bondad, porque he estado rodeada de mucha maldad, que rozaban la psicopatía. Hay veces que oyes decir que un político debería pasar las pruebas de formación y siempre digo: y un test psicológico. La perversidad es algo que he descubierto en muchos políticos, así como la psicopatía«, concluye Ana Garrido, mal que le pese a Esperanza Aguirre, ella sí que destapó el caso Gürtel.



Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Mientras no haya una separación real de «poderes» España será un País en el que la corrupción campeará a su antojo.

    Mientras los que gestionan (corresponde a los políticos) sean los mismos que administran (correspondería a los funcionarios de carrera)…España seguirá siendo un País en el que el cáncer de la corrupción se convertirá en «metástasis»…y el Estado correrá peligro real…y con el Estado…la mayoría de nosotros.

Deja un comentario

Botón volver arriba