Opinión

Estafadores

Según indica la semántica, estafa es un delito contra la propiedad o el patrimonio ocasionando serio perjuicio al estafado. Se juzga delito penal grave (sujeto a condenas considerables) o falta menor (sin apenas correctivo), en razón de la cantidad burlada. Considera también reos a quienes, mediante manipulación o artificio, indujeran a error en beneficio propio. Estimo aquella apropiación pecuniaria, por procedimientos sutiles, mucho más liviana que esta otra en que un “maestro del ardid” o varios se disfrazan de bienhechores ante una humanidad descarriada, quizás mezquina. Al mismo tiempo, es víctima propiciatoria siempre que ocultan su verdadera naturaleza bajo una máscara social amiga, sugerente. Acrecientan los vicios evidentes de sus rivales, sin aportar soluciones; mientras, difuminan incompetencias y catequizan -siembran incertidumbres- alterando prioridades del ciudadano, envuelto todo en  artificial e inacabable humareda. Recurren a una táctica que proporciona pingües beneficios y lamentables estragos.

Sí, amigos lectores, existen estafas con un grado de malignidad muy superior a las puramente prosaicas. Son aquellas cuyo objetivo persigue mentes ad hoc al servicio del sistema -a mayor gloria cuanto más putrefacto- inclusive en detrimento del propio interés personal. Ignoro qué brebaje mágico condimenta cuantas acciones realizan estos estafadores duchos en quinta esencia grupal. Manejan retóricas malhechoras, adulterinas. Saborean una impunidad plena pues las apropiaciones del entendimiento y de la voluntad todavía no tienen asiento en los códigos jurídicos; por tanto, quedan exentas de expiación. Es difícil medir el daño que ocasionan porque los efectos, a veces, tardan tiempo en hacerse visibles. Cuando se siembran dogmas y quimeras, la cosecha -amén de importuna- suele ser frustrante, infecta. Veamos diversos ejemplos.  

Empezaremos por el partido gobernante. Ana Pastor, presidenta del Parlamento, se aleja de ese hábito antidemocrático; raramente acude a la estafa y sus manifestaciones atesoran virtud, decencia. Sin que sirva de precedente -y casi seguro a su pesar- dijo con ocasión del anuncio de ETA sobre el desarme: “El PP está donde ha estado siempre, con el apoyo a las víctimas”. Doña Ana olvidaba malquerencias importantes como las de Francisco José Alcaraz u Ortega Lara a quienes, espero, no tache de inestables o antojadizos. Rajoy, acostumbrado a destrezas poco sublimes, a fuer de astutas, advirtió a ETA que aplicará la ley. Aparte de tan pomposa obviedad, rehusó especificar si lo hará igual, peor o mejor, que en Cataluña donde los políticos que apuntalan el ejecutivo, con algún munícipe espontáneo, toman al Constitucional (convertido en Tribunal de ida y vuelta) por el pito del sereno. Convivimos con estafas sibilinas, tácitas, cual conversaciones oscuras, insondables, o expresas con suficiente ambigüedad para alterar de forma precipitada el patrimonio democrático.

[pull_quote_left]La prensa, ese cuarto poder utópico, timorato, timador por excelencia. Ella personifica realmente -salvo excepciones- el genuino fariseísmo al servir de caja de resonancia, además de contar en sus filas con farsantes experimentados[/pull_quote_left]Hay un partido que ha hecho de la estafa su columna vertebral. Me refiero al PSOE. El enorme esfuerzo realizado para que se le adivine lejos del capitalismo forma parte sustantiva de su encarnadura. Aunque intente agazaparse bajo un ropaje menestral, sigue siendo la cara amable de aquel. Refiriéndonos al momento presente, existen hechos, prohombres, que atesoran una vena, un ADN, retorcidos cuyo objeto -consciente o no- constituye elemento clave en el aturdimiento general. Existen varios dignatarios empeñados en esta labor nada ejemplar. Tal vez Pedro Sánchez sea el mayor agente, el que haga méritos para alzarse con  el inicuo honor de someter al partido a intereses espurios generando dinámicas preocupantes. Susana le va a la zaga, próxima, en este trilerismo diluyente, erosivo, fragmentario. Asimismo, el espíritu del afiliado asemeja un aprendiz de brujo incómodo, rebelde; arrebatado por un hostigamiento divergente, perverso.

Existe, cómo no, un cabeza de turco que, inocente, torpe, da argumentos sólidos para, en su nombre, cometer pequeños escamoteos que raen con malicia el saldo democrático surgido tras la crisis bipartidista. Me refiero a Ciudadanos. Cierto es el vaivén que efectúa su equipo dirigente, pero es mayor la ansiedad exhibida por aumentar los decibelios. Algunos consiguen así transformar en ruido algo melódico, armonioso. Albert Rivera debería angustiarse menos por conseguir un lugar al sol, desechar tics veletas, vidriosos, y gestar proyectos sobrios, castos, benefactores. Abandonar pruritos y prisas, dejar de ser comparsa en la estafa, dará frutos a medio plazo abriendo brechas crediticias entre ellos y PP. He ahí el principio de la virtud, también del éxito pleno.

De Podemos citaré solo un botón de muestra. Hace días, Irene Montero -no sé si más pareja que portavoz- explicaba en una televisión amiga, colaboradora, en relación a la misa: “Pablo Iglesias no quiere quitar la misa, lo hace en nombre de cinco millones de votantes”. Pareciera que esa muchedumbre hubiese manifestado, alto y claro, repugnancia total a semejante muestra religiosa con dinero público. Torpe y atrevida argumentación, pues con igual justicia o justeza los diez millones de abstencionistas (entre los que me encuentro) podríamos exigir la retirada gratuita de toda propaganda partidaria en periodo electoral. Por doble motivo: porque no convencen estos políticos y porque se discrimina al ochenta por ciento de siglas cuyo derecho se ve conculcado.

Termino con un reproche a la prensa; ese cuarto poder utópico, timorato, timador por excelencia. Ella personifica realmente -salvo excepciones- el genuino fariseísmo al servir de caja de resonancia, además de contar en sus filas con farsantes experimentados que pasan desapercibidos por tratarse teóricamente de un poder compensador. El engaño, aquí, supera la indignidad para invadir el ámbito de la repugnante e inmunda felonía.

— oOo —


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba