Opinión

Cambios, reformas y malas maneras

Hay un refrán que revolotea arrogante mi tierra de la Manchuela conquense: “Todo se pega menos la hermosura”. Víctima de tan hosco anuncio, me tomaré la licencia de ponerme a parecida altura de nuestros diputados; si no de todos, de un alto porcentaje. Hoy pienso saltarme el estilo, romperé una costumbre añeja, para hacer piña -cómo no- con sentencia popular y caterva política. Reconozco que mi empeño tiene poco o nada de sabio, pero el intento busca un reclamo a la sensatez glosando actitudes que debieran formar parte sustantiva del estercolero más inmundo. Ignoro qué objeto embarga a ciertos grupos cuando convierten el Parlamento en taberna pendenciera o, peor aún, casa pública (nunca mejor dicho) con todo respeto para estos lugares de esparcimiento y deleite pasajero.

Esta Cámara -llamada baja, hoy casi enana- empieza a desfigurarse con la impronta, los signos ortopédicos, de que hacen gala algunas siglas prestas al dicterio y la bufonada. Su prioridad está alejada del individuo porque hacen de la canonjía objetivo único. Protagonizan con harta frecuencia disonancias estruendosas, perfectamente orquestadas, para conseguir algún titular ante la indigencia programática exhibida. Como diría aquel, “corren bien cuando lo hacen fuera del camino”. Aportan a la vida social una praxis extravagante, conforman el ejemplo evidente, indiscutible, de aquello que no debemos consentir bajo ningún concepto. Nadie mejor que ellos tiene esa capacidad asombrosa de ocultar la mezquindad tras el dedo, ni nadie peor que nosotros para fijar la vista en él.

Veo bastantes políticos inclinados a realizar reformas constitucionales precisas, hechas con bisturí, para salir airosos del laberinto nacionalista. Omiten, sin embargo, argumentos sólidos, satisfactorios, para vertebrar tales iniciativas. Incluso memos con carnet advierten el inútil artificio que se propone: Constitución Federal Asimétrica (Cataluña no aceptaría otra distinta). El invento presenta tacha y media. La entera constituye una falta horrenda, grosera, de solidaridad entre regiones españolas sin obviar el maridaje no consumado entre federalismo y monarquía. He aquí la media tacha invalidante, junto a la primera, del Título Preliminar considerado su espina dorsal. Espero que con tanto inconveniente, aventura e inestabilidad, no haya acuerdo y menos ofrecer al consenso popular un cuerpo jurídico atroz, malformado, proclive a divergencias, a enfrentamientos sociales. Los cambios no siempre son afortunados ni solución esperanzadora.

[pull_quote_left]Veo bastantes políticos inclinados a realizar reformas constitucionales precisas, hechas con bisturí, para salir airosos del laberinto nacionalista[/pull_quote_left]Algunos padres de la patria (deduzco que putativos) quieren hacer tabla rasa de lo hasta ahora convenido. Deben pensar que lo fue a la corre prisa, quizás bajo coacciones ideológicas o financieras. Tan insensatas -asimismo antidemocráticas- fuentes, requieren la asepsia efectuada por quienes gozan de pulcritud genética y moral bendecida con el hisopo que aferran cinco millones de demócratas convictos y confesos, sobre todo confesos. No instauran, pues, una ruptura belicosa aunque incruenta, sino más bien la esterilización por el fuego purificador del entramado que levantaron, quiérase o no, terroríficos personajes. Era la casta primigenia, precaria, previa a esa metamorfosis que, al cabo del tiempo, dejó una nación invadida por vicios rastreros. Menos mal que, en buena hora, llegaron estas huestes letradas, impolutas, virtuosas, para librarnos (quien sabe si exorcizar) de ese demonio sosias de los cuatro jinetes del apocalipsis. Dios aprieta pero no ahoga.

Lo que mola o peta (voces que evocan a mi amigo filólogo, Ángel) es el frescor coloquial, no exento de desfachatez, de la bancada podemita. Se asemeja muy mucho, guardando las distancias, a la explosión casi espontánea, lasciva, del champiñón. Alojado en su bolsa amniótica hecha de paja putrefacta y micelio, rompe todas las previsiones que sobre él se presumen. Igual que los diputados de Podemos, sin paja y sin micelio pero imprevisibles. Posteriormente, exprimida la bolsa, dado ya su juego, a la postre, fundamenta un abono orgánico. Igualito que los diputados de Podemos. Pues bien, con el mismo adobo, con la misma inercia, Podemos ha convertido el Parlamento en una cueva de champiñón que tan bien conocemos en la Manchuela conquense. Hasta empieza a oler igual. Un hedor genuino, impropio -dicen- para mujeres embarazadas y para todo aquel que adueñe una pituitaria sensible. Las maneras o son buenas o engrosan espíritus chabacanos sin adscripción social. Remiten siempre a flojera intelectiva y nula capacidad de gestión. Atraen sin remedio oquedades, bufidos; en fin, payasadas, floresta húmeda que cala solo a quienes caminan la vida huérfanos de paraguas y chubasqueros valedores.

Sí, amigos, el hemiciclo -usualmente ayuno de apostura, de rigor- se ha transformado en una corrala ampulosa donde caseras y arrieros vociferan y gesticulan a la vez gestando un guirigay ensordecedor, histriónico, petulante. PP y PSOE, empapados de corrupción, desean limpiar la imagen con propuestas certeras, tal vez algo fantasiosas. Los nuevos, amparados en su ociosidad, en su lejanía del poder, blanden calificativos, recelos, acusaciones directas. Reparten estopa para ocultar las múltiples deficiencias que les caracterizan. Podemos, a falta de razones, pierde los papeles, las maneras, utilizando tan pobre táctica para protagonizar telediarios y debates. No dan para más, y no me extraña, pues ya lo dice el refrán afín a su estilo: “A la mejor puta se le escapa un pedo”. Ellos, además, se alejan de ser la mejor puta; carecen de fondo, de cuerpo, para ello.

— oOo —


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba