Cultura

Espacios, artistas y obras: guía para ver Luz y Vanguardias

La segunda edición de Luz y Vanguardias, que vuelve a Salamanca con el apoyo del Ayuntamiento y la implicación activa de Iberdrola, añade dos nuevos espacios hasta sumar un total de siete. El espectáculo se puede visitar entre las 22.45 y la una de la madrugada el jueves y domingo, y hasta las dos de la madrugada el viernes y sábado.

 

La ubicación central vuelve a ser la fachada del Ayuntamiento, en la Plaza Mayor, que acoge el concurso internacional en el que compiten nueve propuestas procedentes de España, Francia, México, Honduras y Rusia.

La Casa de las Conchas sirve, como en la edición anterior, de lienzo para la muestra de jóvenes talentos. Ésta multiplica el número de obras presentadas hasta las 34, realizadas por 41 estudiantes tanto de la Universidad de Salamanca como de la Universidad Pontificia de Salamanca que se incorpora este año al festival.

El resto de los espacios históricos acogen las obras de los artistas invitados. El mexicano Rafael Lozano-Hemmer presenta en el Convento de San Esteban su Conjunto redundante, obra  en la que el artista capta rostros de los espectadores y los transforma para convertirlos en la pieza que se proyecta sobre la espectacular fachada de la iglesia.

Uno de los nuevos espacios de esta edición, el Patio Barroco de la Universidad Pontificia, alberga la obra de la francesa Félicie d’Estienne d’Orves, Monolithe en la que la iluminación de un gran monolito suspendido se combina con el acompañamiento sonoro en directo de su compatriota Frédéric Nogray.

La Plaza de Anaya, junto a la Catedral Nueva, es el escenario de la instalación Narrow del dúo franco-japonés Nonotak. La pieza mide 36 metros y forma un pasillo de luces y sonidos secuenciados de tal manera que producen una sensación de movimiento en el espectador.

Dos nombres de referencia en el arte español de vanguardia, José María Cruz Novillo y Juan Gomila, comparten alternativamente la fachada del Patio de Escuelas, en el edificio histórico de la Universidad de Salamanca. Cruz Novillo presenta su obra Diafragma dodecafónico, opus 14. Esta pieza, que combina tiempo, color y sonido tiene una duración prevista de 3.392.732 años tras los cuales, según afirma el artista, “se servirá un cóctel”.

Por su parte, Juan Gomila, proyecta Presencias, una sucesión de obras interrelacionadas por el protagonismo de siluetas antropomórficas con las que el autor transita entre la abstracción de sus texturas pictóricas y la figuración de sus formas.

Por último, la Plaza de Colón se incorpora al festival de la mano del Ayuntamiento que ha comisionado a los ganadores del premio del jurado 2016, Slidemedia, la obra ? (Pi): Reloaded con la que el público podrá interactuar.

FOTOS, FESTIVAL LUZ Y VANGUARDIAS


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba