Opinión

Atado y bien atado

Nos acercamos a una respuesta definitiva, a desentrañar cuánta inconsciencia existe entre quienes ponen en riesgo la placidez ciudadana. Mientras llega Cronos y desvela si hay motivos para tanta inquietud, el común atiende ansioso, debates, telediarios, hasta empaparse de información. Observa que aparecen sobre el horizonte patrio negros nubarrones de fanatismo. El espanto mortifica a individuos poco acostumbrados a leer, menos entre líneas. Un ¡ay! generalizado ocupa el espacio que unos y otros se encargan de emponzoñar imprudentemente. Tal vez sea este el único cabo suelto, el elemento incontrolable en la operación de laboratorio que están llevando a término. Integrar un catalizador social resulta explosivo porque es imposible precaver el comportamiento humano sometido a presiones extremas.

Venimos reparando de qué manera nuestros prohombres atizan el fuego. Manifestantes “espontáneos”, “pacíficos”, rodean a la Guardia Civil, queman sus coches y los vejan de forma inmisericorde; tal vez, por ser hombres de paz. El campo contrario se siembra de loas, de adioses épicos, de arengas, que superan cualquier prurito compensador. Y todo se manosea en las pantallas hasta tonificar sentimientos divergentes e irreductibles. El escenario queda dividido; una división programada, necia, para forzar comportamientos inciertos a la hora de mantener el orden y la convivencia. He aquí la rueda de molino con la que nos quieren hacer comulgar y van aliñando durante años. Huyen, haciendo guiños liberales, del “ordeno y mando”; precisan una sociedad de relleno, de excusa democrática. A la par, velan arbitrariedades, excesos, abusos, apropiaciones e ineptitudes sin fin. Quienes empiezan a vivir de la bicoca en que se ha convertido la política nacional, aprestan lengua, dientes y manos. Son artificios imprescindibles, necesarios.

Sí, amigos. El1-O cada cual cumplirá sus compromisos de forma sui géneris. El gobierno porfiará presionando para que la gente no vote. La horda independentista votará jugando al ratón y al gato, pero votará. Los medios ampliarán los esfuerzos de ambos ejecutivos para que el personal vea la realidad virtual acordada. Al final, la votación quedará en agua de borrajas, no habrá vencedores ni vencidos y se tomará la decisión de iniciar conversaciones “para evitar males mayores”. De repente, políticos “irreflexivos”, “irresponsables”, entrarán en lucidez -amén de inspiración sacra- propiciando conciertos imposibles hoy. Cuán liviana es a veces la voluntad y con qué sacrificio retorna a fin de conseguir convivencia y paz sociales. Constituye su excelsa contribución de gobernantes juiciosos, dicen. Cínicos.

Que… ¿cuáles son mis argumentos? Los procedentes de un sentido común “trabajado”. Weber opinaba que poder y dominación eran sinónimos. Robert Michels aseguraba que todo poder queda supeditado al control de grupos reducidos, políticos o financieros. Demasiado condescendiente con los políticos, sabía que el poder sustantivo, imperecedero, es patrimonio del mundo capitalista. Este dominio solo puede mantenerse mediante farsa o violencia. Al político le corresponde el indigno papel de encarnar la farsa. Pueden soslayarse así, dentro de lo posible, reparaciones violentas. No obstante, debiéramos recelar de quien se confiesa pacífico y persona de orden. Así lo constataba Diderot: “Cuidado con el hombre que habla de poner las cosas en orden. Poner las cosas en orden siempre significa poner las cosas bajo su control”.

[pull_quote_left]Como siempre ocurre, se impone la quimera de los vencidos, sin sentir que todos somos derrotados[/pull_quote_left]Un presidente, por torpe que parezca, está sometido a designios, a planes, que escapan al contribuyente. Especulamos que Puigdemont, verbigracia, es medio simple si cree que Cataluña seguirá en la CEE y que el PIB catalán, junto a la renta per cápita, aumentará notablemente con la independencia. Sabe que no es cierto, y en el supuesto improbable de que no lo supiera se lo harían saber. La independencia trae como obligada compañera de viaje la ruina del Barcelona Club de Fútbol, el empobrecimiento de cientos o miles de empresas cuyos propietarios no lanzarán cantos a su tejado, la indigencia política de tanto abrazafarolas y la miseria de una sociedad que tardaría meses en gestar graves revueltas.. ¿A quién le interesa, pues, una Cataluña independiente? A nadie. Miento; le interesa a cualquier español harto de la insolidaridad y egoísmo catalán, fruto del adoctrinamiento mezquino reiterado en anteriores artículos. Realizan ejercicios de distracción porque ese éxtasis identitario, fabricado durante cuarenta años de evangelio educativo, ha sobrepasado las líneas trazadas generosamente por el conjunto político-judicial.

“Del fanatismo a la barbarie no hay más que un paso” mantenía un enciclopedista francés. Políticos y financieros, todos, se han asustado de su propio monstruo, creado al objeto de ocultar corrupciones excesivas; reviviendo, al paso, entusiasmos interesados. Aquella avalancha social que hace tres años, en la Diada, superó a la vanguardia política que servía de freno, les metió el miedo en el cuerpo. ¿Qué hacer? ¿Retroceder? Sí, pero de modo que pareciera avanzar. Luego vendrán sugerencias de todo tipo para componer el dislate. De momento, el plan les saldrá redondo mientras la sociedad castellana, extremeña, valenciana, etc. continúen alimentando una indolencia onerosa y delatora. ¿Saben cuánto nos va a costar Cataluña? Aparte daños morales, miles de millones en el acatamiento e incontables más para “convencerlos” de que España los quiere. Somos, sin ningún género de duda, su gallina de los huevos de oro.

Entre tanto CUP y Podemos bajo todas sus siglas, de forma vergonzante, quieren obtener buena pesca de este río revuelto al que los medios agitan las aguas, de por sí bravas. Lo malo, asimismo, no es que ambicionen pescar, lo hediondo es que intenten convencernos de que su caña, a fuer de democrática y honrada, es la mejor. Como siempre ocurre, se impone la quimera de los vencidos, sin sentir que todos somos derrotados; de los que quieren demoler lo imposible y se niegan a levantar lo deseable. Cabe mi tesis o todos nos hemos vuelto locos.

Una vez más -permítanme el inciso porque viene a cuento- rememoro que lo ocurrido al Banco Popular fue un robo con nocturnidad y alevosía. Los intentos del Banco de Santander, único privilegiado y cómplice necesario, no permiten ninguna solución aceptable. Yo no quiero bonos de fidelización, quiero mis acciones dentro del circuito de valores. Caso contrario, prefiero mantener viva la evidencia del requiso que haré expreso de vez en cuando. Espero manifestarme en nombre de miles y miles de accionistas burlados.

— oOo —


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba