Opinión

Escalera de gallinero

En esta ocasión mi “ocurrencia” es algo más corta. Pero la compensa su profundidad.

¿Recordáis qué es un coprolito? No es un excremento fósil o petrificado, ni tampoco exactamente un fósil de excrementos. Es un contramolde fosilizado de excremento.

Es decir, la hedionda materia se pudrió después de ser enterrada y el hueco que dejó fue ocupado por otra substancia mineral. Lo que sí se conserva es su primitiva forma, con todos sus rincones, curvas, arrugas, mordiscos de insectos o peces y, rarísimas veces, huellas de pisadas.

En esta transformación se distinguen, o separan, tres partes: la materia antigua (o sea, el excremento), que se pierde siempre; la forma; y la materia nueva, el mineral, que se conserva.

Tres partes o dos fases. ¿No será así nuestra existencia?

La actual, la que estamos viviendo, es la parte perecedera, la que se pudre. Me recuerda lo que decía un amigo, filósofo él, que comparaba la vida con la escalera de un palomar: corta… y llena de palomina. Bueno… en realidad no decía de palomar, sino de gallinero, pero lo he querido “suavizar” un poco.

[pull_quote_left]Sobre la materia perecedera, de carne y hueso, está el alma, que nos personaliza, que nos hace ser diferente a los demás. ¡Y no se pudre![/pull_quote_left]Y si la vida nuestra… es el excremento, y lo que viene después de la muerte es el coprolito, que no se pudre… ¿qué representa fa forma, es decir, el molde? Pues está claro: ¡el alma!

Y la muerte, entonces… ¿qué es? Pues es el proceso purificador, o mejor, sublimador, que no transforma, sino que conserva el alma, llenándola de perfecciones.

¿Qué os parece la “ocurrencia”? Da que pensar ¡A qué sí!

Claro que los coprolitos pueden también ser destruidos por la erosión. ¿Qué símil filosófico podemos dar a ésta? ¿…? ¡A pensar más!

Pero… ¿de dónde venimos? Antes de ser excremento, ¿éramos alimento? ¿Habremos vivido en la eternidad pasada?

Piensa… Piensa… ¿De dónde venimos? ¿Qué somos? ¿Cómo somos? ¿Qué seremos…?

Piénsalo…

¡¡Y confórmate con ser como eres ahora; no pretendas ser coprolito antes de tiempo!!

Recuerda que sobre la materia perecedera, de carne y hueso, está el alma, que nos personaliza, que nos hace ser diferente a los demás. ¡Y no se pudre!

— oOo —

 


2 comentarios

  1. Madre mía!! Hoy ha sido una «ocurrencia» que deja que pensar…… y yo añadiría que si parte de nosotros son los excrementos que dejamos, estos mismos excrementos ayudan a dar vida a los demás, gracias al abono, bien plantas u animales que se alimentan de ellos y sólo la suerte o la fortaleza te deja llegar a cropolito…
    Uffff!! El ciclo de la vida.

    Un Saludo y te seguimos leyendo todas las semanas.

    1. Muchas gracias, Arantxa. Me encanta dar que pensar y que haya personas, como tú, a las que les gusta hacerlo. ¿Por donde saldré la próxima semana? Espero que os siga entreteniendo y animando.
      Un abrazo a todos

Deja un comentario

Botón volver arriba