LocalPortada

La justicia anula la concesión del servicio de autobús de Salamanca

El equipo de Gobierno del PP favoreció a Salamanca de Transportes para que ganara un contrato de 142 millones de euros

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) ha anulado la licitación para la contratación del servicio público de transporte urbano de viajeros por autobús en Salamanca, por considerar que el equipo de gobierno del PP ha vulnerado los principios de libre competencia e igualdad de trato.

 

Globalia, el grupo de Juan José Hidalgo, que pretendía competir en 2013 con Salamanca de Transportes por dicho servicio, recurrió la adjudicación a Salamanca de Transportes. Alegó, entre otras cosas, que se había vulnerado el principio de la libre competencia y que no se había cumplido el trámite de publicidad en el ámbito de la UE la licitación (11,8 millones por doce años, unos 142 millones de euros en total). El Ayuntamiento de Salamanca se limitó a colocarlo en el perfil del contratante de su web, a publicarlo en el Boletín de la Provincia y a poner un anuncio en la prensa local (afín).

Y el Tribunal de Recursos Contractuales de Castilla y León (Tarccyl) le dio la razón en septiembre de 2016 diciendo que “la falta de publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea supone la vulneración de uno de los principios fundamentales de la contratación pública en la medida en que constituye el medio a través del cual es posible dar cumplimiento al principio de concurrencia”.

Existían fundadas sospechas de que las bases del pliego de condiciones para la concesión estaban dirigidas a favorecer a la empresa que ya prestaba el servicio.

Traje a medida

Concretamente, Globalia denunció el «traje a medida» hecho por el PP a Salamanca de Transportes (que presta el servicio desde 1987) que queda de manifiesto en las cláusulas correspondientes a la duración de dicho contrato, a la experiencia previa mínima exigida de cinco años en la prestación del servicio en ciudades de más de 150.000 habitantes y haber gestionado un servicio de bus urbano con más de 12 millones de usuarios en los tres años anteriores y, sobre todo, en el número o la cantidad de vehículos propulsados por gas exigidos en la flota de autobuses.

Globalia reconoce ante el TSJ que la experiencia previa exigida entran «dentro de la libertad de decisión del órgano que efectúa la licitación», pero no así los relativos al número de buses propulsados a gas y a la duración del contrato, que es donde el TSJCyL ha visto los motivos para anular la adjudicación.

La Sala de lo Contencioso del TSJCyL considera que la cláusula que obligaba a tener un determinado número de autobuses propulsados a gas «es innecesaria e injustificada para poder participar en la convocatoria». Afirma que al establecer esa cláusula «se atribuye una injustificada posición de ventaja a la anterior concesionaria, a la que se ajustan todos los requisitos exigidos para acreditar la solvencia técnica, especialmente en un momento en que todavía no se había extendido la prestación del servicio con este tipo de autobuses, vulnerando los principios de libre competencia e igualdad de trato«.

Globalia también recurrió la duración del contrato, fijada por el equipo de Gobierno del PP en doce años alegando para justificar ese aspecto que esa duración «está en concurrencia con la vida útil de los vehículos».

El TSJCyL también le da la razón en este caso a Globalia porque «no es lo mismo un plazo de 10 años más la prórroga, si se dan las condiciones que señala el precepto citado, que la fijación de un plazo inicial superior y no resulta debidamente justificado el establecimiento de un plazo superior, como pone de relieve el TARCYL, por la amortización de capital en relación con una inversión excepcional en infraestructuras, material rodante o vehículos». La ley de contratos de servicios públicos de autobús fija la duración máxima del mismo en diez años (prorrogables).

Por estos motivos, el TSJ declara » la nulidad del procedimiento de licitación para la contratación del servicio público de transporte urbano de viajeros por autobús en Salamanca» publicada en el Boletín Oficial de la Provincia en noviembre de 2013.



Noticias relacionadas

14 comentarios

  1. Pobrecito mañueco y su amiguito el gerente de Salamanca de transportes.
    Una vez más se demuestra el amiguismo entre ambos, y pobrecito secretario del comité de empresa como no vuelva a coger la concesión Salamanca de transportes ya que tiene que volver a empezar a venderse al nuevo gerente o empresa

  2. Me alegro un montón. Haber si hay suerte y lo coge otra empresa. Más de uno está tiritando ya. Ojalá uno que yo se termine en el mismo sitio donde a puesto el a más de uno, y de tras de el su séquito. Dicen que el karma existe. Este mamoneo tiene que terminar ya,tanto amiguismo y tanto chupa tintas.

  3. Cuánto tonto lameculos. Así les luce el pelo. Pa vosotros vais a tener se marche o se quede. ??? A seguir así que llegáis muy lejos.

      1. ??? vas apañado YO. No aciertas ni una. Y por lo que veo si que vais muy lejos pero a base de vender a tus » compañeros» por llamarlo de esa manera. Porque precisamente no hay compañerismo.

  4. Mañueco y Lanzarote!! pero que daño habéis hecho a Salamanca con vuestros amiguismos…

    Mañueco!! te suena algo sacar un real decreto para que no se abran salas de apuestas en el centro?? que daño hacen?? generan puestos de trabajo e impuestos….
    Te lo voy ha decir yo… beneficiar algún amiguito tuyo…

  5. Hola AV, secretario del comité, ya estas desprestigiando como siempre con tal de quedar bien con la empresa, una empresa quienes no hace mas que incumplir el pliego de condiciones de la concesión ayudado por el pp de Salamanca.

  6. Para di di
    Estas equivocado con A V, tenéis muchos enemigos así os vamos
    Todas las empresas tienen sus pros y contras para los trabajadores, pero que tengamos que aguantar tus venganzas y salpique a los demás, hay te confundes.
    Si es para mejorar cambiando de empresa mejor q mejor, ojalá…

Deja un comentario

Botón volver arriba