Local

Por no dejar a sus perros duerme en la calle

Se llama Angelillo, antes dormía en la calle Toro, pero le robaron y decidió trasladarse hasta una obra abandonada en Pizarrales

Historia de un sin techo en las calles de Salamanca. Angelillo duerme en la calle, porque prefiere hacerlo antes de dejar a su dos perros.

Angelillo dormía en la calle Toro, pero un día le quitaron el móvil y le entró miedo, por lo que decidió trasladarse hasta Pizarrales, en concreto al abrigo de una obra abandonada.

Angelillo ha tenido problemas con los policías municipales por dormir en la calle. Él es consciente de que podría hacerlo bajo techo, «pero a cambio de perder a los dos perros, los únicos seres queridos y de los que me siento responsable», explica.

Por esa razón, prefiere llevar la casa  acuestas. José Luis Blanco atendió a Angelillo en la calle porque lo vio enfermo y le preguntó qué le ocurría. Le contó que le dolía la cabeza y además le relató su historia.

Blanco se pregunta: «¿Puede una Capital Cultural, Patrimonio de la Humanidad y con la más antigua Universidad permitir que aquí existan personas sin techo, personas sin hogar?. Me gustaría que mis muchos miles de impuestos empiecen por arreglar estos problemas de lesa humanidad…y a partir de ahí, que cobren su merecido salario alcalde, concejales, congresistas y senadores…»


Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Las ONG que ayudan inmigrantes k les de una solución para el u sus mascotas es elas humano y responsable k muchos.. vergüenza ajena

Deja un comentario

Botón volver arriba