Local

Piden un año por pegar a su mujer al volver de una fiesta

"Me vio bailar con otras mujeres y "se puso furiosa de celos", dice en el juicio

El fiscal pide un año de prisión y 3 años de orden de alejamiento para un individuo por un presunto delito de malos tratos en Villares de la Reina.

 

Una acalorada discusión entre una pareja acabó presuntamente en forma de golpes por parte del acusado a su pareja. La fiscalía pide para él el cumplimiento de un año de prisión, la retirada del permiso de armas durante tres años y el mismo tiempo de orden de alejamiento.

Los hechos tuvieron lugar en el municipio de Villares de la Reina el 29 de julio de 2018 a las cinco de la madrugada. Los protagonistas de este juicio que ha tenido lugar en la mañana de este martes en el Juzgado de lo Penal Nº2 de Salamanca son un matrimonio de origen peruano que se encontraba en una fiesta temática de su país de origen en un local del municipio.

El acusado F.S.P.L. en su interrogatorio explicó que había estado consumiendo alcohol durante la tarde en una reunión familiar y que posteriormente, durante la celebración de la fiesta, se puso a bailar con otras mujeres. Según él, su mujer se puso “furiosa de celos”.

Cuando la pareja llegó al domicilio familiar se produjo una fuerte discusión que alertó a las dos hijas menores del matrimonio. La mayor, de 12 años, fue la que avisó a la policía de los hechos.

La denunciante, A.U.C., no declaro en la vista de este martes, pero mantiene su declaración previa en la que afirmó que fruto de esa discusión recibió un empujón, un fuerte golpe en la frente y tres tortazos en la cara.

Estos golpes fueron admitidos por el acusado previamente en la fase de instrucción, pero en su declaración de este martes ante el juez los ha negado completamente porque “en ese momento estaba nervioso”.

Acudió como testigo un miembro de la Policía Nacional que acudió al domicilio en la fecha y hora de los hechos. Ratificó que al llegar al portal se encontró al acusado abandonando el lugar, por lo que lo detuvo allí mismo.

Cuando subieron a la vivienda les abrió la puerta una mujer que presentaba heridas con sangre en la boca y el oído izquierdo, además de magulladuras en la frente. También encontraron en el domicilio a las dos hijas del matrimonio, de 3 y 12 años con signos de nerviosismo y asustadas.

Quedando visto para sentencia, la fiscalía mantiene que se trata de un delito de malos tratos en el ámbito familiar, ya que el acusado realiza un cambio de versión de los hechos sin justificación alguna.

Las lesiones que presentaba la denunciante han sido ratificadas por el forense. Por ello piden el cumplimiento de 1 año de prisión, la retirada del permiso de armas de 3 años, una orden de alejamiento del mismo período y las costas del proceso.

Por parte de la defensa proponen la absolución del acusado ya que consideran que no existen pruebas de cargo suficientes.

Texto: J.A.G.G.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba