LocalSucesos

El mayor estafador de la historia de Salamanca, a juicio

Solicitó 113 préstamos por un valor total de 1,8 millones utilizando a los clientes de su concesionario en Alba

La Audiencia Provincial de Salamanca acogía en la mañana de este miércoles un juicio contra A.B.B, acusado por un delito continuado de estafa y otro de falsedad documental en el municipio de Alba de Tormes. El delincuente se ha declarado culpable y ha admitido los hechos, acogiéndose a su derecho a no declarar.

 

El acusado se dedicaba a solicitar préstamos bancarios a la entidad como intermediario entre los clientes de su concesionario de coches y el propio banco. Los clientes acudían a su establecimiento para adquirir un vehículo, el acusado les presentaba las ventajas de la financiación y posteriormente solicitaba un préstamo superior a la cantidad establecida, falsificando la documentación de los clientes.

Los hechos comenzaron a ser denunciados en verano de 2010. En la investigación de la Guardia Civil se pudo comprobar cómo A.B.B falsificaba la dirección, cortando la comunicación entre el banco y el cliente. También modificaba la fotocopia del DNI, donde cambiaba el año de nacimiento y los dígitos que aparecen en la parte posterior para hacerlos coincidir. Según las testificaciones de la propia Guardia Civil, el acusado posee un grado de especialización tan elevado que le permitía conocer por donde cometer la estafa.

La documentación falsificada llegaba al banco a través de dos direcciones de fax. Una de ellas desde el propio concesionario del acusado y también desde la correduría de seguros donde trabajaba su entonces mujer.

El director de BBVA Finanzia en Castilla y León por aquel entonces indica que han sido un total de 113 préstamos que ascienden a pérdidas de más de 1.800.000€ que ha tenido que asumir dicha entidad. Afirma que en cuanto tuvieron conocimiento de las irregularidades procedieron a darle de baja como colaborador para que no continuase con la estafa.

Por todo ello, la fiscalía solicita una pena para el acusado de 5 años y 3 meses de cárcel en total (3 años y 6 meses por el delito de estafa y 1 año y 9 meses por el delito de falsedad documental), además de una sanción económica de poco más de 1.000€. La defensa se adhiere a dicha valoración.

La pena que solicita la fiscalía se aleja mucho de la que solicita la entidad financiera. BBVA solicita como acusación particular una pena de 42 años de cárcel y el pago en concepto de responsabilidad civil de 1.800.000€ por las pérdidas ocasionadas a la entidad.

Tras varias discrepancias en la sala sobre la posibilidad de anular las actuaciones por parte del BBVA. Solicitan la nulidad de las actuaciones al haber un error, o discrepancias, en el auto de apertura del juicio oral. Dicho auto, calificado de farragoso, declaraba a la entidad bancaria como responsable civil subsidiario y ante la queja de la entidad en la que se declaran como afectados, se ha decidido no juzgarlo en este proceso.

Texto y foto: J.A.G.G.



Noticias relacionadas

2 comentarios

  1. Que manía de poner iniciales a los delincuentes. Este sinvergüenza se llama Andrés Barbarín Briñon y es reincidente, vamos que le da todo igual.

Deja un comentario

Botón volver arriba